SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

Albert Rivera certifica que el acuerdo con el PSOE “está cerca” pero presiona con una reforma constitucional exprés

Una mayonesa. El pacto de Gobierno que ultiman PSOE y Ciudadanos es como una mayonesa. Se hace paso a paso, con esmero, paciencia, y con cuidado de que pese a que esté perfecta los grumos no la corten en el último momento. Así­ es la receta del acuerdo que este martes, en una reunión privada, trataron Pedro Sánchez y Albert Rivera. La tesis que maneja la formación emergente. El lí­der de Ciudadanos, en una comparecencia en el Congreso, ha querido jugar a la ambigüedad y escenificar un enfriamiento del pacto: “Estamos cerca, pero todaví­a no hay un acuerdo”. ¿Los grumos? Ciudadanos exige al PSOE una reforma de la Constitución exprés con cinco puntos para acometerse en los tres primeros meses de legislatura.

Una mayonesa. El pacto de Gobierno que ultiman PSOE y Ciudadanos es como una mayonesa. Se hace paso a paso, con esmero, paciencia, y con cuidado de que pese a que esté perfecta los grumos no la corten en el último momento. Así es la receta del acuerdo que este martes, en una reunión privada, trataron Pedro Sánchez y Albert Rivera. La tesis que maneja la formación emergente. El líder de Ciudadanos, en una comparecencia en el Congreso, ha querido jugar a la ambigüedad y escenificar un enfriamiento del pacto: “Estamos cerca, pero todavía no hay un acuerdo”. ¿Los grumos? Ciudadanos exige al PSOE una reforma de la Constitución exprés con cinco puntos para acometerse en los tres primeros meses de legislatura.

Los puntos de la reforma de la Constitución exprés que C’s exige al PSOE1. Supresión de los aforamientos, y que sólo queden limitados a la actividad parlamentaria. Que no protejan los casos de corrupción, como, por ejemplo, el caso de Rita Barberá. 2. Reforma de las Iniciativas Legislativas Populares, para rebajar de 500.000 a 250.000 las firmas necesarias para presentarlas 3. Despolitización de la Justicia. Separación de poderes para que los jueces no sean designados por los partidos políticos4. Supresión de las diputaciones. Reforma de la administración para suprimir duplicidades y evitar la necesidad de acometer recortes. Ciudadanos deja fuera las diputaciones forales y los cabildos insulares5. Limitar los mandatos del presidente del Gobierno a 8 años

Si el PSOE no acepta estos cinco puntos, Ciudadanos no rubricará el acuerdo. Considera que todos los demás aspectos pueden ser salvables, pero no están dispuestos a ceder en éstos.

Estos puntos se trataron en el cara a cara entre Sánchez y Rivera. Hay aproximación en casi todos los puntos, siendo la supresión de las diputaciones uno de los principales escollos, junto a la concreción de los aforamientos, según fuentes de la negociación. Ciudadanos quiere eliminarlas, el PSOE “redifinir su papel”. En cuanto a la despolitización de los órganos de control, ambas formaciones ya han pactado que la elección de los miembros del Tribunal Constitucional, del CGPJ, de la CNMV, el Tribunal de Cuentas, el Defensor del Pueblo se hará mediante una oferta pública, a la que no podrá concurrir quien haya sido un cargo público electo los dos últimos años. Un comité asesor de 10 personas elegido por sorteo (los cinco partidos con más votos proponen 10 miembros y por sorteo se eligen los 10). Los candidatos validados deberán comparecer ante la comisión parlamentaria correspondiente y después ser elegido por la mayoría reforzada necesaria en cada caso.

Mientras Rivera se ha esforzado por poner de relieve las discrepancias, con el objetivo de enfriar el pacto, en las dependencias del PSOE en el Congreso seguían las reuniones entre miembros de ambos equipos. Según ha podido constatar EL MUNDO, José Manuel Villegas y Miguel Gutiérrez, de Ciudadanos, mantenían una reunión con José Enrique Serrano, Jordi Sevilla (PSOE) y también estaban presentes César Luena y el propio Pedro Sánchez. “Estamos diseñando un Gobierno por áreas”, ha sentenciado el líder de Ciudadanos durante su comparecencia.

“Le pedimos al PSOE un esfuerzo en la negociación. Sé que no es fácil, pero no queda otra para contar con un partido que pide cambio y regeneración”, ha sido en mensaje de presión que Rivera ha querido mandar, cuando se supone que, ahora ya sí, entramos en las horas decisivas para saber si hay acuerdo. Este miércoles, 24 de febrero, debe saberse si lo firman o no. Parece cada vez más claro que habrá pacto.

Como ha venido informando este diario, los dos partidos ultiman un pacto de Gobierno, y el propio Rivera no descarta ya que si se trata de “un gran acuerdo” incorporarse a un Ejecutivo de Sánchez. Los líderes de ambos partidos mantuvieron este lunes una reunión privada y secreta en el Congreso, con esta negociación como telón de fondo, y los posibles tiempos de anuncio de la misma.

Con todo, los 130 escaños que sumarían PSOE y Ciudadanos seguirían siendo insuficientes para investir a Sánchez. Ambas formaciones necesitarían, como mínimo, la abstención del PP o de Podemos; y ambos han ratificado que su intención, en estos momentos, es votar en contra.

Las exigencias de Ciudadanos son, al mismo tiempo, una medida de presión al PP. Un mensaje anticipado al partido de Mariano Rajoy para que vaya analizando la posición que tomará. Ciudadanos y PP, como ha informado este diario, mantienen este martes una primera reunión de trabajo para abrir una vía de diálogo y negociación. “El PP debe decir si está de acuerdo en suprimir los aforamientos, las diputaciones, limitar los mandatos… En algunas cosas ya les he escuchado decir que están de acuerdo, pero ahora toca ponerse de acuerdo”, ha sido el dardo de Rivera.

Ciudadanos es consciente de la imprescindible participación del PP en el acuerdo para sacar adelante esta reforma de la Constitución exprés que propone. Se necesitaría los votos de 3/5 del Congreso y, además, los populares tienen mayoría absoluta en el Senado, y cuanta con la capacidad de parar cualquier reforma.

Deja una respuesta