Augustin Ndour, 2º Candidato por Granada de PUM+J en la coalición de Recortes Cero –M+J-GV

«África es rica. Bastaría con dejar de saquearla»

Entrevista a Augustin Ndour, 2º Candidato por Granada de PUM+J en la coalición de Recortes Cero – PUM+J – Grupo Verde, activista destacado de origen senegalés en la lucha por los derechos de las personas migrantes y refugiadas en España.

¿Qué valores aporta Por un Mundo + Justo a la candidatura conjunta Recortes Cero – PUM+J – Grupo Verde?

Un poco la diferencia. Que gente de fuera, de culturas distintas que ya llevamos aquí muchos años, nos veamos un poco implicados en política. Para así también lanzar un mensaje, que estamos aquí, que somos partícipes en el desarrollo y que la diversidad enriquece siempre. Ese es uno de los valores que podemos aportar.

Los días 22 y 23 de Noviembre se produjo un rescate masivo de 18 pateras en el Mar de Alborán, con casi millar y medio de migrantes rescatados, más de 70 desaparecidos y una mujer embarazada fallecida ¿Cómo valoras esta tragedia y por qué está pasando?

Con muchísima tristeza, porque estamos hablando de vidas humanas. Si ponemos el valor en la dignidad de todas las vidas, un valor que occidente siempre ha defendido y es referente en ello, entonces son cuestiones que hay que abordar. En el siglo que estamos, es inaceptable que esas cosas sigan sucediendo.

Mi temor y mi tristeza es que seguirán sucediendo. Porque no se está poniendo mucho interés en ver la solución humanitaria. Al fin y al cabo, la migración se está mercantilizando. Según las necesidades laborales que hay, dejamos que nos entren unos pocos.

Es lamentable porque seguirán llegando mientras no se aborde el problema de fondo. Un médico no puede curar sin hacer un buen diagnóstico. Y el diagnóstico es que estos países son empobrecidos, a pesar de ser muy ricos. Bastaría con empoderarlos un poco, y dejar de saquearles, y quizás podrían venir legalmente.

África es rica, sus países son ricos. Hay que renegociar los acuerdos comerciales, porque el que compra, si pone el precio, en realidad está atracando. Y la materia prima, que no es producto manufacturado, resulta super barata, casi regalada. Esos países tienen que poder manufacturar, trabajar sus propios recursos minerales. Los recursos humanos están ahí de sobra, de hecho son los que se fugan, lo que llamamos la fuga masiva de cerebros. Basta con empoderar un poco a esta gente, trabajar en el sentido de que no tengan que estar obligados a salir. Porque al fin y al cabo, el instinto de supervivencia del ser humano supera todos los miedos que pueda tener. Y vista las últimas evaluaciones de la ONU, el crecimiento demográfico en África es tremendo. Aunque África es el continente menos poblado, seguiremos creciendo. Y mientras crezcamos, si no hay medios, seguiremos saliendo.

Yo llevo quince años recorriendo los pueblos de España, hablando de migraciones y siempre insistía que frente a mil millones de pobres, no hay ni mar, ni valla, ni ejército que lo pueda detener. Porque el instinto de supervivencia es superior a toda cosa. Parecía que nadie lo oía, ahora somos más de mil millones y vamos a más.

Hay que tomar cartas en el asunto, aquí en Andalucía somos frontera sur y muchas de las propuestas tienen que partir de aquí. Hacia España, hacia el gobierno central y hacia la Unión Europea. Esta cuestión hay que tomarla muy en serio porque son vidas humanas. Porque parece que si son vidas negras, no nos importa. Pienso que si eso ocurriera a europeos, blancos de piel, se tomarían cartas en el asunto y se buscarían soluciones definitivas.

Cada vez que lo veo, me entristece mucho. Porque pienso en mí, en mis compatriotas, en la humanidad. Son vidas humanas, al fin y al cabo.

¿Qué responsabilidad tienen las instituciones españolas ante la migración, y qué alternativas consideras que se deberían defender?

La responsabilidad es hacer de poli malo de la UE. Con los CIES o militarizar las fronteras. Y sin buscar soluciones reales: vías seguras de migraciones, para que no tengamos que jugarnos la vida, procurar facilitar los visados, que puedan venir.

Pero para eso, hay que dejar que se desarrollen los países. En la historia, ningún pueblo ha desarrollado otro pueblo. El pueblo se desarrolla a sí mismo. A lo mejor como pueblo nos equivocaremos, pero asumiremos nuestra equivocación. Son como mucho 70 años la independencia que tienen esos países, y eso no es nada en la vida de un pueblo.

No queremos salir. El derecho a no tener que emigrar prevalece al derecho a tener que emigrar. El emigrar es un último recurso. Pero si no nos queda más remedio, que nos pongan al menos vías seguras, para poder llegar sin arriesgarnos la vida en el desierto o en el Mediterráneo. Hay que replantear la relación que tiene Europa con los países empobrecidos.

El 23 de Noviembre celebrasteis una concentración silenciosa contra las muertes de migrantes en el Mediterráneo ¿Cómo valoras la concentración, y más en general, la respuesta de la población andaluza ante este drama?

La concentración estuvo muy bien. Mereció la pena, aunque no tuvieramos un público desbordante.

Me quedé con una sensación agridulce. Ahí delante del Mediterráneo me venía siempre todos los llantos de los náufragos, y eso te encoge el corazón. Pero por otro lado, contento porque al final de la concentración, había muchísima gente en la playa, que no estaban convocados, no estaban en la concentración en sí misma, pero aun así aplaudieron. Sin estar realmente en la concentración, la gente que pasaba y que estaba sentada alrededor apoyó lo que estábamos diciendo.

Al final, la población andaluza es muy solidaria. La mayoría son muy solidarios con los inmigrantes y entienden que a ese drama hay que ponerle fin.

Un comentario sobre “«África es rica. Bastaría con dejar de saquearla»”

  • No estoy de acuerdo del todo… No se puede regresar en el tiempo. No es ya una cuestión sólo de dejar de expoliar, puesto que la historia imperialista ha bloqueado la historia de África. Por supuesto que hay que desarrollar África; no basta con dejarla en paz, aunque hay que dejarla en paz, claro que sí. Cualquier alternativa antiimperialista para África debe ser de desarrollo también, y Gaddafi lo demostró: no dijo simplemente «descontaminemos, des-imperialicemos», porque el imperialismo ya había creado un Vacío en dicho continente y Gaddafi produjo una alternativa moderna (y a la vez no «occidental»).

Deja una respuesta