El 27-S

Abstenerse es votar a Mas

El 27-S nadie debe quedar­se en casa. Ningún trabajador consciente, ningún demócrata, ninguna persona progresista o de izquierdas puede dejar de votar. Abstenerse el 27-S es lo mismo que darle tu voto a Mas y su po­lí­tica de recortes, división, en­frentamiento y fragmentación de España.

Artur Mas es perfectamente consciente de que esta política no es compartida mayoritariamente por el pueblo catalán. Y por eso pretende hacer un doble engaño.

Primero queriendo darle a las elecciones autonómicas un carác­ter plebiscitario, como si fueran un referéndum. Es una trampa. El 27-S los catalanes no vamos a votar, con una pregunta clara e inequívoca, sobre si queremos independencia o no. Vamos a elegir a nuestros representantes en el Parlament y decidir la po­lítica que se va a aplicar desde la Generalitat durante los próximos 4 años. Es decir, si continuarán o no los recortes salvajes y las privatizaciones, la intolerable corrupción y el sectarismo y el enfrentamiento de los gobiernos de Mas. “Abstenerse el 27-S es lo mismo que darle tu voto a Mas y su po­lítica de recortes, división, en­frentamiento y fragmentación de España”

Pero además, Artur Mas quiere que no contemos los vo­tos, sino los escaños que obtiene cada candidatura. Cuando todos sabemos que, en primer lugar, los votos de las grandes ciudades y del cinturón metropolitano de Barcelona -donde más oposición hay a su política- están comple­tamente infrarepresentados en el Parlament. Y que la distorsiones antidemocráticas de la ley electo­ral benefician a su coalición úni­ca y perjudican a las candidatu­ras restantes. Busca así presentar e imponer como mayoritaria una opción -la suya, la de la indepen­dencia, los recortes y la OTAN-que no lo es en absoluto.

Razones más que suficien­tes para que el 27-S nadie deje de votar. Mas ha calculado que mientras sus fuerzas están com­pletamente movilizadas, buena parte de los contrarios a su polí­tica están indecisos o creen que, como en otras ocasiones, en las autonómicas no se juega nada suyo importante. No es así. El 27-S nos jugamos mucho todos. Tanto los catalanes como el res­to de españoles. En esta ocasión, cada abstención, cada voto en blanco, cada voto nulo cuenta. Y cuenta a favor de Mas. En tus manos está el impedirlo.

Deja una respuesta