El nacimiento de la filosofí­a

¿Por qué Grecia es la cuna de la filosofí­a?

El desarrollo productivo, la complejización y agudización de la lucha de clases, y la aparición del Estado hace necesario dotar de un sustento teórico a la ideologí­a: es el nacimiento de la filosofí­a

4
13 votos
16-12-2009
La filosofí­a como cuerpo teórico abstracto surge en la antigua Grecia. Y no es en absoluto casual que nazca allí­. En Grecia encontramos lo que puede considerarse como el primer Estado esclavista completo, acabado podrí­amos decir. El nivel de desarrollo de las fuerzas productivas, el grado de complejización y agudización de la lucha de clases alcanza en Grecia su máxima expresión en el modo de producción esclavista.
 Platón y Arstóteles en "La escuela de Atenas" de Rafael
Platón y Arstóteles en "La escuela de Atenas" de Rafael
La filosofí­a como cuerpo teórico abstracto surge en la antigua Grecia. Y no es en absoluto casual que nazca allí­. En Grecia encontramos lo que puede considerarse como el primer Estado esclavista completo, acabado podrí­amos decir. El nivel de desarrollo de las fuerzas productivas, el grado de complejización y agudización de la lucha de clases alcanza en Grecia su máxima expresión en el modo de producción esclavista.
Por primera vez en la historia surge un Estado con una serie de características completamente nuevas que lo van a distinguir de todos los protoestados esclavistas que habían existido hasta entonces (sumerios, babilonios, egipcios,...) En primer lugar, y este es su aspecto fundamental, porque dado que se ha producido un proceso de concentración del poder político mediante la transferencia de la gestión de numerosos asuntos que hasta entonces estaban en manos exclusivamente de las entidades políticas tribales locales a una única Administración central residente en Atenas, este nuevo instrumento de dominio exige la existencia de una "fuerza pública". Un destacamento armado de tipo regular y profesional a su servicio, que a diferencia de la anterior organización militar del “pueblo (la reunión de las tribus) en armas” para defenderse de una agresión exterior (u organizar una agresión exterior), sea capaz de imponer mediante la coacción y la fuerza las leyes y las disposiciones del nuevo Estado al conjunto de la población (tanto a los esclavos como a los ciudadanos libres).

La constitución originaria de Atenas, atribuida a su legendario fundador, Teseo, dividía ya al pueblo ateniense en tres clases diferenciadas: los nobles, los agricultores y los artesanos. Es decir, una diferenciación por la ocupación que tenían. Pero siglos después, al iniciarse el siglo VI antes de Cristo, el reformador Solón procede a una nueva división de los ciudadanos atenienses en cuatro clases, esta vez ya con base, no en los oficios, sino con arreglo a la propiedad privada de la que disfrutaban, es decir, al tamaño de su propiedad territorial y al producto de ésta.
A partir de entonces sólo pudieron ocupar todos los oficios públicos de la Administración central de Atenas los individuos de las tres primeras clases (la cuarta clase era la de los que poseían menos tierra o carecían en absoluto de ella), y los puestos más importantes los de la primera nada más; la cuarta no tenía sino el derecho de tomar la palabra y votar en la asamblea.

Por debajo de ellos, los esclavos. En la época de mayor florecimiento de Atenas, en los siglos VI y V antes de nuestra era, en Atenas vivían 90.000 ciudadanos por 365.000 esclavos de ambos sexos. Es decir, el 80% de la población ateniense estaba formada por esclavos. Una acumulación tal de mano de obra esclava trajo consigo no sólo un florecimiento del comercio y de la industria sino una acumulación y concentración de riquezas, antes impensable, en unas cuantas manos. El pleno auge del modo de producción esclavista trae aparejada una nueva y mayor división del trabajo, lo que a su vez se traduce en un complejización social mucho mayor y, en consecuencia, una intensificación de la lucha de clases. Y fruto de esta mayor complejización y esta nueva división del trabajo se produce ya la ruptura irreversible entre el trabajo manual y el trabajo intelectual. Se han creado las condiciones para que aparezca un nuevo tipo de hombres cuyo único trabajo, del que viven, consiste en “pensar”.

Es sobre esta base de desarrollo de las fuerzas productivas, de complejización y agudización de la lucha de clases, de división social del trabajo y de aparición del Estado como tal que surge la necesidad (y la posibilidad) de dotar de un sustento teórico a la ideología: es el nacimiento de la filosofía.

Desde entonces, desde su aparición, la filosofía es el escenario donde se libra una aguda lucha de clases en el terreno de la teoría. Borrar la filosofía, hacer desaparecer la necesidad del materialismo dialéctico, como pretenden los revisionistas en nombre del “combate al dogmatismo”, “al manual”, es privar al proletariado de una de sus armas fundamentales para la revolución, entregando al proletariado atado de pies manos al pensamiento teórico dominante de la burguesía.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡Es la economí­a, estúpido!
Joan Arnau



COMENTARIOS

kenobi (invitado) 06-03-2017 00:26

Mira que he empezado veces "el origen de la familia,la propiedad privada y el Estado" de Engels y nunca me he aclarado.Éste artículo me ha hecho ver la luz,muchas gracias.En el documental siguiente se da la lucha de clases y clases en el Japón feudal(escoria samurái) donde la clase oprimida son los campesinos.Es el caso de "los extraños lobos marsupiales",pero que ya te da a entender cómo el materialismo histórico te explica incluso el caso de esa extraña civilización oriental https://www.youtube.com/watch?v=ZCRgcoswnHA