TEXTOS FUNDAMENTALES DE MARXISMO

Respuesta a John Lewis

5
4 votos
16-12-2009
Publicidad
La lucha del proletariado tiene necesidad de la filosofí­a. No sólo necesita la ciencia marxista de la historia (el materialismo histórico), sino también la filosofí­a marxista (el materialismo dialéctico). ¿Por qué? Séame permitido responder por medio de una fórmula que asumo el riesgo (personal) de escribir: porque la filosofí­a es, en última instancia, lucha de clases en la teorí­a.
 En nuestros dí­as no hay más “fí­sicos” aristotélicos, pero si; por ejemplo, hay “psicólogos” antifreudianos; hay filósofos de la historia antimarxistas, que hacen como si Marx no hubiera existido, no hubiera fundado nunca una ciencia, se trata de los efectos reales de su filosofí­a en las ciencias.
En nuestros dí­as no hay más “fí­sicos” aristotélicos, pero si; por ejemplo, hay “psicólogos” antifreudianos; hay filósofos de la historia antimarxistas, que hacen como si Marx no hubiera existido, no hubiera fundado nunca una ciencia, se trata de los efectos reales de su filosofí­a en las ciencias.
La lucha del proletariado tiene necesidad de la filosofí­a. No sólo necesita la ciencia marxista de la historia (el materialismo histórico), sino también la filosofí­a marxista (el materialismo dialéctico). ¿Por qué? Séame permitido responder por medio de una fórmula que asumo el riesgo (personal) de escribir: porque la filosofí­a es, en última instancia, lucha de clases en la teorí­a.

1) Por su abstracción, su racionalidad y su sistematicidad, la filosofía figura cabalmente “en” la teoría, en la vecindad de las ciencias, con la cual contiene relaciones específicas. Pero la filosofía no es (una) ciencia.

2) A diferencia de las ciencias, la filosofía mantiene una relación íntima con la tendencia de clase de las ideologías que, en última instancia, son prácticas y no pertenecen a la teoría (las “ideologías teóricas” serían en última instancia destacamentos de las ideologías prácticas en la teoría).

3) En todas estas formulaciones, la expresión “en última instancia” designa “la determinación en última instancia”, el aspecto principal, el “eslabón decisivo” de la determinación. Implica por lo tanto la existencia de uno o varios aspectos secundarios, subordinados, sobredeterminados y sobredeterminantes, en tanto que otros.

Así, la filosofía no es sólo lucha de clase en la teoría, y las ideologías no son sólo prácticas; pero sí lo son “en última instancia”. Quizá no siempre se ha aprehendido el alcance teórico de la tesis de Lenin sobre “el eslabón decisivo”. No se trata solamente de elegir, entre eslabones preexistentes y ya identificados, “el eslabón decisivo”; la cadena está hecha de tal manera que es necesario invertir la fórmula. Para poder reconocer e identificar los otros eslabones de la cadena, en su lugar, es necesario antes aprehenderla por “el eslabón decisivo” (...)

Sostengo que Tesis como las de John Lewis y de Jean–Paul Sartre tienen por cierto un efecto, un efecto negativo: “traban”, como lo decía Lenin de las filosofías idealistas de su época, el desarrollo del conocimiento científico existente. Tales Tesis obstaculizan el desarrollo del conocimiento. En vez de hacerlo avanzar, más bien lo hacen retroceder; más precisamente, lo hacen retroceder más acá de los descubrimientos y las adquisiciones científicas de Marx y Lenin. Nos devuelven a una “filosofía de la historia” precientífica.

No es la primera vez que esto se produce en la historia de la humanidad. Por ejemplo, cincuenta años después de Galileo, cincuenta años luego de la fundación de la ciencia física, ¡hubo filósofos que defendían todavía la “física” aristotélica! Luchaban contra los descubrimientos de Galileo y querían hacer volver el conocimiento de la naturaleza a su estado aristotélico precientífico. En nuestros días no hay más “físicos” aristotélicos, pero lo mismo se registra en otros lados; por ejemplo, hay “psicólogos” antifreudianos; hay filósofos de la historia antimarxistas, que hacen como si Marx no hubiera existido, no hubiera fundado nunca una ciencia, se trata de los efectos reales de su filosofía en las ciencias.

La filosofía “actúa” sobre las ciencias de esta manera: en el límite.; o bien las ayuda a producir nuevos conocimientos científicos o bien intenta borrarlas de la existencia para devolver a la humanidad a un estado en que tal o cual ciencia no existía. Por lo tanto, la filosofía actúa en las ciencias sea de manera progresista o de manera retrógrada. En el límite: tendencialmente -porque toda filosofía es siempre contradictoria-.

(Extracto de "Respuesta a John Lewis. Por una crítica de la práctica teórica" de Louis Althusser)

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La filosofí­a, arma de la Revolución
Lois Althusser



COMENTARIOS