La autonomí­a más endeudada de España

Despilfarro y saqueo en la Comunidad Valenciana

Al cierre de 2013, y a falta de los datos del último trimestre, la Comunidad Valenciana es la segunda comunidad autónoma más endeudada de España, con una deuda de 29.643 millones de euros, el 29,8% del PIB. Reflejo del auténtico robo que estamos sufriendo los ciudadanos de la comunidad, un saqueo planificado del dinero público que afecta al 95% de la población.

5
2 votos
31-12-2013
Publicidad
Nuestra comunidad es la más endeudada en relación a su PIB, comparte el podio del endeudamiento, el despilfarro y la corrupción con Cataluña (que con 53.665 millones de euros, el 27,2% de su PIB, ocupa el primer puesto del podio) y con Madrid (22.459 millones de deuda, el 12% del PIB).
 

La Ciudad de las Ciencias y las Artes, cuyo presupuesto inicial fueron 175 millones de euros, acabó con un sobrecoste milmillonario y un coste final de 1.300 millones de euros.
La Ciudad de las Ciencias y las Artes, cuyo presupuesto inicial fueron 175 millones de euros, acabó con un sobrecoste milmillonario y un coste final de 1.300 millones de euros.
Nuestra comunidad es la más endeudada en relación a su PIB, comparte el podio del endeudamiento, el despilfarro y la corrupción con Cataluña (que con 53.665 millones de euros, el 27,2% de su PIB, ocupa el primer puesto del podio) y con Madrid (22.459 millones de deuda, el 12% del PIB).

Una deuda en gran parte ilegítima, que varios estudios estiman entre unos 3.000 y 5.000 millones de euros, generada en cubrir intereses por la mala gestión o en préstamos a terceros sin hacer nada para que se devuelvan o por efecto directo de la corrupción. Y que además va en aumento, ya que la CV es líder en el déficit público con un 3,5 % del PIB y gasta 15.000 millones de euros frente a los 10.000 que recauda.

Los grandes proyectos de construcción y eventos han supuesto un despilfarro multimillonario de los recursos de la Comunidad. La Ciudad de las Ciencias y las Artes, cuyo presupuesto inicial fueron 175 millones de euros, acabó con un sobrecoste milmillonario y un coste final de 1.300 millones de euros. Más de 377 millones (100 de sobrecoste) enterrados en Terra Mítica, 300 millones en la Ciudad de la Luz de Alicante, otros 211 millones gastados en la Fórmula 1 o los 170 gastados en el aeropuerto sin aviones de Castellón. Son la punta de un inmenso iceberg.

Pero el coste de los grandes proyectos explica solo el 12 % de la deuda según un informe encargado por la patronal AVE y realizado por el IVIE, instituto presidido por el conseller de hacienda, otra parte es el peso muerto de muchas empresas publicas gestionadas de forma deficitaria como Canal Nou, cerrado con una deuda de 1.200 millones.

A esto hay que sumar el coste de los casos de corrupción: Caso Brugal, 813,3 millones de euros por delitos de soborno y tráfico de influencias en la adjudicación  de contratos públicos en la provincia de Alicante; Caso Emarsa 200 millones de euros por malversación y estafa en la depuración de aguas; Caso Cooperación 40 millones de euros; Caso Taroncher 7 millones de euros, Caso Noos 4,5 millones de euros, etc... Julián López Milla, profesor titular en el Departamento de Análisis Económico Aplicado de la Universidad de Alicante cifra en 1.184 millones de euros, sólo en los tres últimos años, el “coste que supone la corrupción” en la región."No falta financiación, sobra despilfarro, corrupción y saqueo de los recursos públicos."

Las consecuencias del saqueo

¿Cuáles son las consecuencias del saqueo y la corrupción? ¿En qué se traduce la deuda? En los 51.000 expedientes pendientes de tramitación de ayudas a la vivienda, en los hospitales pendientes de terminar como el de Lliria que no abre por falta de financiación, en la línea 2 del metro casi acabada y paralizada mas de dos años por falta de financiación, en el recorte que van a sufrir un año mas las ayudas de dependencia, en los barracones escolares, en le cierre de servicios y plantas hospitalarias y la reducción de plantilla sanitaria empeorando el servicio público.

Parar esa sangría es posible con sólo aplicar medidas tan sencillas como las que proponemos en nuestro programa: la reducción de un 30 por ciento en los gastos innecesarios y las subvenciones monopolistas; la reforma del Código Penal para dar a la corrupción el mismo tratamiento que la ley reserva para el crimen organizado, estableciendo mecanismos para que devuelvan el dinero robado; y una reforma fiscal para que la banca, los monopolios y las grandes fortunas tributen al 50% de sus beneficios.

El gobierno del Partido Popular, que lleva más de 20 años ya, dice que el problema de la deuda está en la infrafinanciación de la Comunidad Valenciana frente a otras comunidades autónomas, en concreto que se debe a que los valencianos reciben 1.000 millones menos al año de lo que correspondería por su población y renta per capita, pero como acabamos de ver los hechos dicen todo lo contrario. No falta financiación, sobra despilfarro, corrupción y saqueo de los recursos públicos.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad