Otros 187.300 parados más en el último trimestre de 2012

La EPA de los 6 millones

Las imposiciones del FMI y Berlí­n, la polí­tica de recortes y subida de impuestos desploma el consumo de las familias, profundiza la recesión y alimenta el paro. Para 2013 anuncian más caí­da del PIB y paro muy por encima de los 6 millones. ¿Es posible detener esta espiral diabólica? ¿Con qué alternativa?

5
5 votos
30-01-2013
Publicidad
Según la última Encuesta de Población Activa (EPA) de 2012 el paro roza ya los 6 millones de parados, la cifra más alta de la historia reciente de nuestro paí­s, con una tasa de paro del 26,02%. Cuatro comunidades autónomas, Andalucí­a, Extremadura, Canarias y Castilla-La Mancha superan el 30%. Los colectivos de máximo riesgo siguen engordando, jóvenes, parados de larga duración y familias con todos sus miembros en paro. Y lo peor es que aún no hemos tocado fondo: las imposiciones del FMI y Berlí­n, la polí­tica de recortes y subida de impuestos desploma el consumo de las familias, profundiza la recesión y alimenta el paro. Para 2013 anuncian más caí­da del PIB y paro muy por encima de los 6 millones. ¿Es posible detener esta espiral diabólica? ¿Con qué alternativa?
 Hay recursos más que suficientes para generar nueva riqueza y empleo, hasta 1 millón de empleos cada año, el problema es que esos recursos están controlados por la banca, los grandes monopolios y multinacionales y grandes fortunas, y al servicio exclusivo de sus intereses.
Hay recursos más que suficientes para generar nueva riqueza y empleo, hasta 1 millón de empleos cada año, el problema es que esos recursos están controlados por la banca, los grandes monopolios y multinacionales y grandes fortunas, y al servicio exclusivo de sus intereses.
Según la última Encuesta de Población Activa (EPA) de 2012 el paro roza ya los 6 millones de parados, la cifra más alta de la historia reciente de nuestro paí­s, con una tasa de paro del 26,02%. Cuatro comunidades autónomas, Andalucí­a, Extremadura, Canarias y Castilla-La Mancha superan el 30%. Los colectivos de máximo riesgo siguen engordando, jóvenes, parados de larga duración y familias con todos sus miembros en paro. Y lo peor es que aún no hemos tocado fondo: las imposiciones del FMI y Berlí­n, la polí­tica de recortes y subida de impuestos desploma el consumo de las familias, profundiza la recesión y alimenta el paro. Para 2013 anuncian más caí­da del PIB y paro muy por encima de los 6 millones. ¿Es posible detener esta espiral diabólica? ¿Con qué alternativa?

Los datos con los que la EPA cierra 2012 no hacen más que confirmar la sangría del mercado laboral y la dramática situación de millones de parados y familias. En el último trimestre hubo otros 187.300 parados más, 691.700 en todo el año, para llegar a los 5.965.400 parados y superar la tasa de paro del 26%. Entre los inmigrantes la tasa es ya del 36,53%. "El crecimiento del paro no es fruto de ninguna "maldición bíblica", sino del saqueo e intervención de Washington y Berlín"

 


Ha sido 2012 el tercer año con más crecimiento del paro desde el inicio de la crisis. Y el año con mayor nivel de destrucción de empleo: se destruyeron 850.500 puestos de trabajo, frente a los 600.000 de 2011. Por primera vez el sector público, con 218.900 parados más, destruyó empleo a un ritmo superior al privado, el 7% frente al 4%. Y sigue cayendo la población activa, 158.700 personas en el conjunto del año.


Otros 213.800 parados pasaron a engrosar las filas del paro de larga duración en el último trimestre de 2012, 470.700 (un 20,3% más) en el conjunto del año. Casi la mitad de los parados (2,78 millones) llevan ya más de un año en el paro.


En 1.833.700 hogares ya no hay nadie que trabaje. En el último trimestre 95.000 familias -258.700 en el conjunto del año- pasaron a formar parte de la lista negra de las familias con todos sus miembros en el paro.
El desempleo juvenil, con una tasa del 55,1%, camina desbocado al millón de jóvenes parados. Uno de cada dos jóvenes, 930.200 menores de 25 años, ni tiene ni encuentra trabajo.


En 2012 ningún sector se libró de perder empleo, desde el 0,9 % en la agricultura al 17,6% en la construcción, pasando por el 3,3% de los servicios, el 4,9 en la industria y ese destacado 7% en el sector público.


También subió en 15 de las 17 comunidades autónomas, sólo bajó en La Rioja un 4% y en Baleares el 1,66%. En Asturias, Navarra, Extremadura, País Vasco, Castilla-La Mancha y Cantabria creció a un ritmo superior al 20% durante el año pasado. Pero las comunidades con más tasa de paro siguen siendo: Andalucía, con una tasa del 35,86%; Extremadura, 34,06%; Canarias, 32,96%; y Castilla-La Mancha con el 30,02%.

La ecuación maldita
Como venimos insistiendo desde estas páginas, la destrucción de empleo y el crecimiento imparable del paro no es fruto de ninguna maldición bíblica, sino que es producto del saqueo y la intervención por las grandes potencias Washington y Berlín, a que está sometido nuestro país. A más recortes, subida de impuestos (IVA, IRPF…) y precios de monopolio en los servicios básicos (luz, combustibles, transporte, agua…), exigidos por el FMI y Bruselas para pagar los intereses de la deuda (casi 100.000 millones de intereses en los últimos tres años) a la gran banca extranjera, menos capacidad adquisitiva para las familias, más recesión económica, más destrucción de empleo, más paro.


Esa es la auténtica ecuación maldita que mantiene la espiral del paro a la que nos siguen empujando las recetas de Merkel que ejecutan los ministros de Rajoy. Mientras el FMI anuncia más recesión para España, Merkel exige en el gran foro capitalista de Davos que continúen los recortes y las reformas para seguir “aumentando competitividad” a costa de seguir rebajando los salarios. Y al ministro de Economía De Guindos le ha faltado tiempo para anunciar que España hará aún más reformas para “flexibilizar” los salarios.


Todos los estudios demuestran que las políticas llamadas de “austeridad”, realmente de recortes y saqueo de la población, sólo consiguen intensificar el deterioro de la capacidad adquisitiva de las familias, el hundimiento del consumo interno y profundizar la recesión. Según el banco de España en 2012 el PIB ha caído 1,3 puntos; para 2013 casi todos los informes anuncian una caía del 1,6%. Si por cada punto del PIB se destruyen 531.000 empleos, significa que en 2013 estamos abocados a otros 850.000 parados más. Sólo un cambio radical de política puede acabar con esta espiral letal.

Sí se puede
Es mentira que las recetas “merkelianas” sean el único camino de salida. Existe otra alternativa para salir de la crisis en beneficio de la mayoría creando riqueza y empleo. Una alternativa basada en la redistribución de la riqueza y la defensa de la soberanía nacional, imprescindible para tener la capacidad de decidir como país los que más nos interesa por encima de las imposiciones del FMI y Bruselas.


Hay recursos más que suficientes para generar nueva riqueza y empleo, hasta 1 millón de empleos cada año, el problema es que esos recursos están controlados por la banca, los grandes monopolios y multinacionales y grandes fortunas, y al servicio exclusivo de sus intereses.


Bastaría con aplicar un programa de redistribución para crear nueva riqueza y empleo. Frente a los recortes la redistribución. Frente a los privilegios fiscales reforma integral progresiva. Frente al pago descabellado de intereses de la deuda y la entrega de los recursos públicos a la banca y monopolios, renegociación y recuperación del dinero público. Frente a la rebaja salarial y recorte de las pensiones, ningún salario ni pensión por debajo de 1.000 euros al mes… Este es el camino. ¡Sí se puede! Y está en nuestras manos.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Una emergencia económica y social
Economistas frente a la crisis



COMENTARIOS