El Observatorio

La Europa de los Pueblos

Los nacionalismos más excluyentes se presentan a las europeas con una candidatura que reproduce el nombre y el contenido de la Europa diseñada por el nazismo

5
11 votos
24-05-2009
Publicidad
Leo con absoluto estupor que se presenta a las elecciones europeas del 7 de junio una candidatura con el mismo nombre que tení­a el diseño europeo realizado en los años treinta del siglo pasado por las SS para la configuración de una Europa bajo el completo dominio de la Alemania Nazi: la llamada "Europa de los Pueblos". La candidatura está encabezada por Esquerra Republicana de Cataluña y cuenta con el apoyo del BNG, Eusko Alkartasuna, Aralar, la Chunta Aragonesista y Los Verdes.
  La Europa de los Pueblos
Leo con absoluto estupor que se presenta a las elecciones europeas del 7 de junio una candidatura con el mismo nombre que tení­a el diseño europeo realizado en los años treinta del siglo pasado por las SS para la configuración de una Europa bajo el completo dominio de la Alemania Nazi: la llamada "Europa de los Pueblos". La candidatura está encabezada por Esquerra Republicana de Cataluña y cuenta con el apoyo del BNG, Eusko Alkartasuna, Aralar, la Chunta Aragonesista y Los Verdes.
En los años treinta del pasado siglo XX, tras alcanzar el poder en Alemania y liberarse de los grilletes que le había impuesto el tratado de Versalles, el nazismo comenzó a diseñar su proyecto para una "Europa alemana". Un proyecto que, tras la guerra iniciada en todos los frentes a partir de 1939, debería conducir, con la victoria, a una nueva configuración y diseño del orden europeo, basado en los principios de la ideología nacionalsocialista y en la imposición de los intereses supremos de Alemania. Ese proyecto es el que las SS bautizaron con el nombre de "Europa de los Pueblos".

El diseño consistía básicamente en fragmentar toda Europa en una red de pequeños Estados siguiendo criterios esencialmente étnicos. De esta forma todo el continente quedaría reducido a un puzzle de pequeños planetas sin soberanía que girarían necesariamente en torno a la gran nación aria. El mapa resultante de ese "despiece" no dejaba en pie ninguna de las "viejas" naciones europeas: ni Francia, ni Gran Bretaña, ni España ni Italia: sólo Alemania quedaba incólume, después de "agrandarse" con la incorporación de Austria, Chequia, Alsacia, etc. Con ese diseño, El Tercer Reich aspiraba a dominar Europa los próximos mil años.

En lo que respecta a España, que dejaba de existir como tal, el mapa de "la Europa de los Pueblos" de las SS preveía la separación de Euskadi, Cataluña y Galicia, e incluso algunos "diseños" aún más fragmentadores, desgajaban también Andalucía.

Lo absolutamente tremendo del caso es que si miramos un momento ese diseño, y luego lo comparamos con el que propugna la candidatura de "la Europa de los Pueblos" de la que estamos hablando, resulta que es idéntico, que es prácticamente el mismo. No se trata por tanto sólo de una infeliz y desdichada coincidencia de nombres, sino que el mismo nombre corresponde en este caso a un proyecto similar, a la misma idea sobre la configuración de Europa. "La Europa de los Pueblos" que propugnan ERC y sus socios es pues el mismo diseño y la misma estructura de poder que la "Europa de los Pueblos" propugnada en su día por los nazis.

Claro que si hurgamos un poco más en la historia veremos que los nazis, a su vez, "copiaron" ese diseño de proyectos anteriores de la burguesía monopolista alemana, y que si vemos lo ocurrido en Europa en los últimos treinta años (aparición de casi una veintena de pequeños estados, la mayoría de base étnica, fruto de las desintegraciones de Yugoslavia y de la URSS) y el papel destacado jugado por Alemania en ese último diseño de Europa, no es difícil concluir que éste es un proyecto de "largo aliento" de la burguesía monopolista alemana, que ella misma va adecuando según las circunstancias y la correlación de fuerzas, pero que, de un modo o de otro, siempre está ahí. El proyecto de imponer una Europa bajo hegemonía alemana sobre la base de una Europa desintegrada y reducida a pequeñas regiones sin peso específico y sin verdadera soberanía: y esto es, en definitiva, lo que propugnan y a lo que aspiran los partidos que respaldan la candidatura de "la Europa de los Pueblos".
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad