Sáhara Occidental: 41 años invadidos

5
7 votos
17-11-2017
Publicidad
La ONU envía a un nuevo delegado, tras la dimisión de Cristopher Ross, para desbloquear la situación en el país saharaui. Un país abandonado por España, ocupado por Marruecos, un muro de alambre y minas anti-persona de 2700 km, un pueblo reprimido a sangre y fuego, y un referéndum que no llega tras 40 años.
 Sáhara Occidental: 41 años invadidos
La ONU envía a un nuevo delegado, tras la dimisión de Cristopher Ross, para desbloquear la situación en el país saharaui. Un país abandonado por España, ocupado por Marruecos, un muro de alambre y minas anti-persona de 2700 km, un pueblo reprimido a sangre y fuego, y un referéndum que no llega tras 40 años.

Horst Köhler es, desde agosto, el nuevo enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental, el último territorio “no autónomo” de África. Ha sido nombrado, por el secretario general António Guterres, tras la dimisión en abril del anterior enviado durante ocho años, el estadounidense Cristopher Ross, que estaba vetado por el gobierno de Marruecos. El objetivo de Köhler y la ONU es lograr una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable, que ofrezca la autodeterminación al pueblo del Sáhara Occidental», como recalcó el secretario general. Naciones Unidas estableció en 1991, con el alto el fuego entre Marruecos y el Frente Polisario, una misión en el Sáhara Occidental (MINURSO) con el fin de facilitar un referéndum sobre el estatus de la ex-colonia española.

Los resultados son nulos, después de 26 años de la creación de la MINURSO. El nuevo enviado, ha comenzado su trabajo con “pies de plomo” para no ganarse la animadversión del régimen alauí. Realizó una gira en octubre desde Rabat a los campos de refugiados de Tinduf, en Argelia, y los territorio del Sáhara Occidental, sin pasar por los territorios ocupados cómo El Aiún.

Los anhelos de libertad del pueblo saharaui, que una parte vive marginado y reprimido bajo la ocupación marroquí y otra parte está refugiada en los campamentos argelinos de Tinduf , chocan de frente con la posición del Estado marroquí, cuyo rey afirma que “el Sáhara será marroquí hasta el fin de los tiempos”. El gobierno de Marruecos mantiene una férrea posición, actuando constantemente con una represión salvaje y saltándose la carta de derechos humanos.

Historia de una traición

El Sáhara Occidental era la provincia número 53 de España. Como el resto de países de su entorno, tenía derecho a un proceso de des-colonización y un estado independiente, por mandato de la ONU. Sin embargo, el gobierno español cedió a las presiones y entregó el Sáhara a Hassan II. A la ocupación del Sáhara -con la Marcha Verde, orquestada y planificada desde Washington- le siguió la guerra, hasta que en 1991 se firmó una tregua con la promesa de un referéndum de autodeterminación auspiciado por la ONU.

Con la firma del Acuerdo Tripartito de Madrid en 1975 -España, Marruecos, Mauritania-, cómo explica J. Albacete, en el artículo de 2010 de este periódico, Sáhara: Historia de una traición: “el gobierno español (por activa) y el futuro rey -Juan Carlos- (por pasiva) cometieron una triple traición:

En primer lugar, traicionaron el compromiso de España con la ONU, es decir, con la comunidad internacional, compromiso que le avalaba como única potencia legítima administradora del Sáhara, y como garante de un proceso de autodeterminación que implicaba la organización y realización de un referéndum para que el pueblo saharaui pudiera decidir libremente su destino. España tenía ese compromiso ineludible y esa responsabilidad, y al firmar los "Acuerdos de Madrid", los rompió y los traicionó.

En segundo lugar, traicionó al pueblo saharaui, un pueblo colonizado, pero hermanado, que además era formalmente parte del pueblo español, al tener su nacionalidad, y cuyas aspiraciones a decidir libremente su futuro España estaba comprometida y obligada a defender. En cambio, con los acuerdos de Madrid, el gobierno español los convirtió en súbditos de su peor enemigo y en blanco de una represión y una política de exterminio que todavía hoy sigue vigente.

Y en tercer lugar, traicionó al pueblo español, que de forma prácticamente unánime simpatizaba con el pueblo saharaui, tan profundamente, que 35 años después sigue manteniendo vivo ese apoyo y ese reconocimiento, pese a la actitud claudicante y vergonzosa de casi todos los gobiernos democráticos españoles, que asumen el actual "status quo", por puro vasallaje a EEUU y Francia.”

Cómo cada año, este 11 de noviembre en torno al aniversario de la firma del Acuerdo de Madrid, la Coordinadora Estatal Asociaciones Solidarias con el Sáhara (CEAS Sáhara), ha realizado una manifestación en Madrid, reclamando el cumplimiento de los DDHH y la realización del referéndum.

Su lucha sigue hoy (y también es nuestra)

Este conflicto no puede entenderse sin partir de los intereses de las potencias imperialistas, y la situación de sumisión de nuestro país a los intereses de Francia y EEUU. Por el lugar estratégico del Sáhara y el expolio de sus enormes riquezas y recursos (minas de fosfatos, petróleo, minerales para desarrollo de tecnología, caladeros de pesca,..).

Debemos apoyar la lucha por la independencia de nuestros hermanos saharauis, cómo la nuestra propia, por poder avanzar hacia un futuro más democrático y de libertad para el pueblo para disponer y gestionar nuestros propios recursos y riqueza que generamos.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad


COMENTARIOS

green hornet (invitado) 20-11-2017 03:43

Hooooombreeeee,por fin,los Saharauis,que se merecen completamente la Independencia(de paso que se integren como Provincia española,pegados a Kuenka,que para eso son hispanos,jejeje)......no hombre,si,Catalunya es igualita,que según el retrasado de Tardá,el de ERC "España en 1714 invadió Cataluña".....joder,el subnormal,lo que no sabe,se lo inventa