¿Referéndum antidemocrático y secesionista? No, gracias. No al falso derecho a dividirnos

4
7 votos
14-07-2017
Publicidad
El Foro de las Izquierdas No Nacionalistas ha hecho público el manifiesto "¿Referéndum antidemocrático y secesionista? No, gracias".
 Este Foro se ha creado tras varios encuentros de entidades de izquierdas no nacionalistas y ciudadanos independientes. Actualmente forman parte esta plataforma las siguientes entidades: ACP (Alternativa Ciudadana Progresista), ASEC/ASIC (Assemblea Social de l’Ezquerra de Catalunya), dCIDE (Centro Izquierda de España), En Positivo, Pro-Federación Catalana PSOE y Recortes Cero.
Este Foro se ha creado tras varios encuentros de entidades de izquierdas no nacionalistas y ciudadanos independientes. Actualmente forman parte esta plataforma las siguientes entidades: ACP (Alternativa Ciudadana Progresista), ASEC/ASIC (Assemblea Social de l’Ezquerra de Catalunya), dCIDE (Centro Izquierda de España), En Positivo, Pro-Federación Catalana PSOE y Recortes Cero.
El Foro de las Izquierdas No Nacionalistas ha hecho público el manifiesto "¿Referéndum antidemocrático y secesionista? No, gracias".

El Foro de las Izquierdas No Nacionalistas ante la virtual convocatoria de un referéndum antidemocrático y secesionista en Cataluña quiere manifestar:

Que el denominado “derecho a decidir” es vacuo y que tal derecho no existe como tal en ningún lugar del mundo. Existe, eso sí, el derecho de autodeterminación, pero, como destacados juristas, intelectuales y políticos de distintos posicionamientos ideológicos, no han dejado de señalar, Cataluña no cumple las premisas que determinan el ejercicio de ese derecho, porque no estamos en una situación colonial, semicolonial o de opresión o persecución lingüística y cultural por parte de un Estado opresor.

Que el secesionismo perdió su apuesta electoral-plebiscitaria el pasado 27 de septiembre de 2015. Sólo una ley electoral no proporcional, que nunca desearon cambiar, les ha otorgado una exigua mayoría parlamentaria, que hace que un partido que se dice de izquierdas y republicano (ERC) y otro que se dice transformador, radical y socialista (CUP), nada menos, apoyen al partido más corrupto de la historia de Cataluña, un partido, el PDCat, la ex CDC, que ha llevado a cabo brutales recortes sociales.

Que el gobierno catalán no tiene legitimidad para convocarlo. Que sin urnas, sin censos, sin controles democráticos, hurtando el verdadero debate democrático, sin consenso social, con nocturnidad y alevosía, olvidándose de más de la mitad de la ciudadanía catalana… su pseudo-referéndum es una estafa a la democracia. Que insultando a los demás y descalificando sus posiciones como unionistas, españolistas, centralistas, antidemocráticas o neo-franquistas tan solo muestran su intolerancia y xenofobia.

Que el 2 de octubre seguiremos sufriendo los mismos problemas. Que en verdad el referéndum del próximo 1-O no es tal. Pretenden otra cosa. Un día de fuerte agitación nacionalista saltándose todas las leyes que sean necesarias y presentándose como víctimas si se intenta frenar sus planes descabellados e, insistimos, no democráticos.

La ciudadanía catalana no debe, no debemos rendirnos ante sus planes, no debemos caer en sus trampas ni en sus estrategias. Siguen reclamando una independencia que no es tal y que es, esencialmente, una lucha sin límites por conseguir mayor poder. El asunto real no son los derechos sino el poder, político y económico, de una élite que espera sacar ventaja de la ruptura no sólo del Estado, sino de la solidaridad del pueblo trabajador. Para el catalanismo secesionista todo vale y ningún procedimiento inadmisible le es ajeno.

No debemos participar en su farsa. Desde luego que no. Se trata de NO IR A VOTAR. Se trata de una enmienda a la totalidad. Nosotros no queremos participar en un montaje nacionalista, en otro día de agitación secesionista, que no sólo intenta construir un muro falsario de separación entre Cataluña y el resto de España, sino entre nosotros mismos.

Su Cataluña es una Cataluña sesgada, sectaria, falsamente uniforme, ficticiamente construida, que niega nuestra diversidad y nuestras verdaderas raíces. Una Cataluña de ricos y para ricos que aspira, displicentemente, a ser la Dinamarca del Mediterráneo, levantando un muro de separación entre ciudadanos hermanados desde hace siglos.

La nuestra, nuestra Cataluña, no es uniforme ni sectaria. Cabemos todos en ella. Nuestra Cataluña es abierta, diversa, tolerante, bilingüe, multilingüe e intercultural.

No a estrategias de separación y desunión. No al pseudo-referéndum del 1-O. No en nuestro nombre. No participaremos en su juego de división. No votaremos. Es la posición más democrática y más republicana.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS

Máximo (invitado) 20-07-2017 13:52

Ni voté el 9-N ni lo haré el 1-O. Pero admito que nos están ganando la batalla del lenguaje. ¿Desde cuando la izquierda ha tenido que precisar que no es nacionalista? Con ello se da a entender que partidos como la CUP o ERC son de "izquierdas y nacionalistas", como ellos se definen, lo cual es aberrante cuando uno les conoce. La xenofobia y supremacismo que destilan por todos sus poros no tienen nada de izquierdas sino que son rasgos propios de un sector de la burguesía catalana de siempre que ha entrado en fase de delirio.