José Luí­s Borau

No hay Verdad sin libertad de exresión. Y como este nuevo periódico implica una mayor cuota de libertad, hay que darle la bienvenida más cordial y esperanzada.

Deja una respuesta