Turquí­a: Desentierran gran cantidad de armas y explosivos de la Red Ergenekon

Ergenekon y el caballo de Troya

La trama del "Estado Profundo" turco pone de manifiesto la existencia de un Estado Mayor secreto, incrustado en las entrañas del poder y vinculado directamente a los centros de poder del hegemonismo

0
0 votos
10-01-2009
Publicidad
Una gran cantidad de armas, municiones y explosivos -hasta 30 tipos distintos- han sido desenterradas por la policí­a turca en un bosque a 25 kilómetros de Ankara, en las investigaciones sobre la trama golpista "Ergenekon". Este alijo ha sido incautado en el marco de una macrooperación en seis ciudades turcas, donde las fuerzas de seguridad otomanas han detenido esta semana a 40 personas -entre ellas tres militares de alta graduación, un ex-jefe de policí­a y dos catedráticos universitarios-, acusados de pertenecer a una trama clandestina que tendrí­a como objetivo desestabilizar al paí­s y preparar el clima necesario para que un golpe militar depusiera al gobierno islamista del AKP, del moderado de Recep Tayyip Erdogan.
 (Efe) Erdogan, presidente turco
(Efe) Erdogan, presidente turco
Una gran cantidad de armas, municiones y explosivos -hasta 30 tipos distintos- han sido desenterradas por la policí­a turca en un bosque a 25 kilómetros de Ankara, en las investigaciones sobre la trama golpista "Ergenekon". Este alijo ha sido incautado en el marco de una macrooperación en seis ciudades turcas, donde las fuerzas de seguridad otomanas han detenido esta semana a 40 personas -entre ellas tres militares de alta graduación, un ex-jefe de policí­a y dos catedráticos universitarios-, acusados de pertenecer a una trama clandestina que tendrí­a como objetivo desestabilizar al paí­s y preparar el clima necesario para que un golpe militar depusiera al gobierno islamista del AKP, del moderado de Recep Tayyip Erdogan.
Los agentes llegaron a ese lugar después de encontrar un plano con indicaciones en la casa de Ibrahim Sahin, un ex responsable del departamento de Operaciones Especiales de la Policía, detenido el miércoles pasado bajo sospecha de pertenecer a "Ergenekon".Entre los detenidos también se encuentra Yalcin Kucuk, un conocido profesor y autor de libros de gran popularidad, los generales retirados Erdal Sener y Kemal Yavuz, así como el general Tuncer Kilinc, antiguo secretario general del Estado Mayor.
 
En total, en lo que se conoce ya en Turquía como la trama del “Estado profundo”, han sido detenidas hasta ahora 200 personas, de las cuales 86 ya estan siendo enjuiciadas, en un sumario de 2500 folios. Las pruebas más consistentes parecen confirmar la participación de miembros de Ergenekon en el asesinato de un magistrado en 2006 o también planes para asesinar al Premio Novel Orpham Pamuk entre otros muchos. El objetivo era crear –mediante atentados “islamistas” de amplia resonancia- un enorme clima de opinión que justificara un golpe de las Fuerzas Armadas que restaurara el “laicismo” del Estado turco.
 
No son manías conspirativas. Los militares retirados estuvieron involucrados en lo que se conoce como el "golpe posmoderno" de febrero de 1997. El islamista Necmettin Erbakan, considerado como un peligro para el “orden laico”, dimitió como primer ministro por presiones militares, políticas, empresariales y judiciales. Diez años después, cuando otro gobierno islamista moderado llega al poder, las Fuerzas Armadas adviertieron en su página web de una eventual intervención por los ataques contra el laicismo de Erdogan. En julio de 2008, tras la polémica “ley del velo”, el Tribunal Constitucional absuelve de la ilegalización por un solo voto al AKP.
 
La ultraderecha nacionalista turca, supuesta abanderada de la herencia de Atatürk y enemiga mortal de los islamistas, defiende a los acusados como héroes al grito de "Traidores en el Parlamento y patriotas en la cárcel". No en vano “Ergenekon” hace referencia al lugar mítico de los Montes Altaï donde Bumin Khan reunió, bajo su mandato, a todos los pueblos turcos. Pero, como casi siempre, la apariencia no coincide con la esencia. La trama Ergenekon no acaba en los despachos del Estado Mayor del omnipresente Ejército Turco.
 
La trama del “Estado Profundo” turco pone de manifiesto la existencia de un Estado Mayor secreto, incrustado en las entrañas del poder. Hombres clave colocados en puestos estratégicos de los aparatos vitales del Estado –el ejército, la policía, los servicios secretos, los partidos políticos, los medios de comunicación, el mundo académico y cultural…-. Y vinculados directamente a los centros de poder del hegemonismo norteamericano, como lo estaban los miembros de la “Logia P2” que sembraron de terror los “años de plomo” de Italia, o lo están todas las oscuras tramas golpistas o secesionistas que ha sufrido (Chile, Argentina…) y sufre (Venezuela, Bolivia) América Latina.
 
El problema para Washington no es el “laicismo” del Estado, sino que Turquía –un país de la OTAN clasificado como “pivote geostratégico”) no se escape de la órbita del imperio. Un rumbo en el que, de la mano de Erdogan, el país Otomano avanza lentamente pero cada vez más aprisa.
 
Para impedirlo están dispuestos a reventar las entrañas del Asia Menor. Hace tiempo que el caballo está dentro de Troya.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Conspiranoias permitidas, conspiranoias prohibidas
David Bezoar