Planta de Acciona e informe de Greenpeace

Energí­a dependiente: no, gracias

La enorme dependencia de nuestro paí­s de fuentes energéticas externas -el petróleo y el gas, pero también la energí­a nuclear francesa- es uno de los lastres históricos de la economí­a española

0
0 votos
10-01-2009
Publicidad
La empresa española Acciona ha conectado a la red la mayor planta de energí­a solar fotovoltaica en el mundo, en la localidad portuguesa de Amareleja (Moura). La planta tiene una potencia de 46 Megavatios y producirá 93 millones de kilovatios/hora. En España está en marcha un proyecto de energí­a solar fotovoltaica aún mayor en Puertollano, que desarrolla la empresa Renovalia. La planta manchega producirá 47,6 Mw. En la localidad de Olmedilla de Alarcón también existe una instalación de 60Mw, dividida en 500 pequeñas instalaciones propiedad de numerosos pequeños accionistas. La empresa española Acciona ha conectado a la red la mayor planta de energí­a solar fotovoltaica en el mundo, en la localidad portuguesa de Amareleja (Moura). La planta tiene una potencia de 46 Megavatios y producirá 93 millones de kilovatios/hora. En España está en marcha un proyecto de energí­a solar fotovoltaica aún mayor en Puertollano, que desarrolla la empresa Renovalia. La planta manchega producirá 47,6 Mw. En la localidad de Olmedilla de Alarcón también existe una instalación de 60Mw, dividida en 500 pequeñas instalaciones propiedad de numerosos pequeños accionistas.
La enorme dependencia de nuestro país de fuentes energéticas externas –el petróleo y el gas, fundamentalmente, pero también la energía nuclear francesa– es uno de los lastres históricos de la economía española. Lastre agravado en los últimos años por el extraordinario encarecimiento del precio del petróleo. Limitar considerablemente –o poner fin– a esta dependencia energética es un objetivo estratégico y de largo alcance para la economía del país. Recursos hay para ello. El único problema es de decisión y voluntad política.
Un informe de Greenpeace, realizado en 2005, llegó a la conclusión de que la capacidad de generación de electricidad con fuentes renovables se alcanzaría un máximo de 15.798 TWh/año, equivalentes a 56,42 veces la demanda peninsular de electricidad proyectada en 2050. Los recursos renovables más abundantes son los asociados a la energía solar: se podría obtener energía equivalente a 8,32 veces la demanda energética total de la península en 2050, destacando la energía solar termoeléctrica, cuyo potencial de generación supone el 62,6% del total renovable.
La energía nuclear es otra de las posibles alternativas. Pero dada la desconfianza social que genera haría falta un amplio consenso nacional sobre ella. También la energía eólica, desarrollada en el modelo de Navarra, donde actualmente es el origen del 47% de la energía que consume la comunidad foral, aunque presenta distintos problemas. Los biocombustibles son otra, el ejemplo de Brasil, el mayor productor mundial de biocombustibles, está demostrando cómo es posible combinar autosuficiencia energética con reducción, al mismo tiempo, de la pobreza social. Estamos hablando, en definitiva, de la necesidad de reducir el consumo de energías fósiles –que representan un 15% del total de las importaciones españolas–, a través de un Plan Nacional que establezca tanto los objetivos de reducción a corto, medio y largo plazo, como los medios necesarios para ello.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad