La revolución de los omega-3

Puleva, me va, me va… pero no tanto

Tal ha sido el crecimiento en la producción de acidos grasos omega-3 de la planta de Puleva Biotech que proyectada en los próximos cuatro años producirí­a el equivalente al 15% del PIB español.

0
0 votos
07-01-2009
Publicidad
Si a principios de 2008 la empresa granadina Puleva Biotech anunciaba que iba a cuadruplicar su producción de ácidos omega-3, que comercializa enriqueciendo sus productos lácteos, los resultados, abriendo 2009 son poco menos que espectaculares. Sin embargo, también son espectaculares las cantidades de leche que habrí­a que tomar para que los omega-3 tuvieran el efecto saludable anunciado. Si a principios de 2008 la empresa granadina Puleva Biotech anunciaba que iba a cuadruplicar su producción de ácidos omega-3, que comercializa enriqueciendo sus productos lácteos, los resultados, abriendo 2009 son poco menos que espectaculares. Sin embargo, también son espectaculares las cantidades de leche que habrí­a que tomar para que los omega-3 tuvieran el efecto saludable anunciado.
Tras la extraordinaria inversión se esconde una apuesta en una línea de biotecnología alimentaria que convierte a España en líder mundial de este tipo de productos. Productos que por otro lado encierran un alto valor añadido dentro del campo de la alimentación. Un cartón de leche enriquecida con omega-3 suele valer un 25% más cara que uno sin.
Sin embargo, la publicidad para venderlos podría encerrar un engaño desde el punto de vista de la salud.
Los acidos grasos omega-3 son un factor de salud extraordinario puesto que ayudan a equilibrar el fino balance entre las hormonas pro-inflamatorias y anti-inflamatorias en nuestro cuerpo.
Su consumo es fundamental para prevenir las enfermedades que afloran tras un largo proceso de inflamación crónica silenciosa: cardiovasculares, diabetes, cáncer, alzheimer… no se trata únicamente de la enfermedad cardiovascular y el colesterol como nos muestran en los anuncios. Su efecto es sumamente beneficioso en el tratamiento y prevención de muchas enfermedades inflamatorias.
El consumo de pescado, podría cubrir si es abundante, las necesidades de unas grasas que el cuerpo es incapaz de producir. O sea, de grasas esenciales. Pero ingerir pescado en grandes cantidades no está exento de riesgos. La contaminación marina por mercurio es uno de ellos. Los peces, y especialmente los grandes peces depredadores como es el atún, que es la fuente habitual de obtención de estos ácidos grasos, acumulan en su interior cada vez mayores concentraciones de metales pesados.
Por tanto, cuando hablamos de omega-3 que provienen de aceite de pescado, es necesario obtener todas las garantías de que este aceite ha pasado un proceso de filtrado para eliminar todos los contaminantes marino. De lo contrario se viste un santo para desvestir otro.
Pero, lo más importante, si sacamos la calculadora y hacemos cuentas, ¿saben cuánta leche diaria deberían tomar para obtener efectos beneficiosos? Tomando como referencia los 2,5 gr diarios recomendados por muchos especialistas se debería uno beber unos 5 kilos de leche al día, puesto que 100 gr de leche contiene 47 mg de estos aceites.
Puleva biotech se ha convertido en una empresa líder mundial en la producción de leche desnatada enriquecida con omega-3, pero de ahí a que tenga una capacidad medicinal visto a nivel individual va todo un abismo.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad