Corresponsalí­a Asturias

Trabajadores Vesuvius contra el cierre

La valoración de los trabajadores es que esta medida de cierre no se corresponde con la falta de trabajo y aseguran que esta planta siempre ha dado beneficios

0
0 votos
17-06-2009
Publicidad
   Los trabajadores de Vesuvius siguen peleando para que no se cierre la planta asturiana de Langrea. Para hacernos una idea de la situación actual de esta multinacional dedicada a la fabricación de productos refractarios debemos mirar atrás a un año vista. El pasado verano la empresa estableció un quinto turno de trabajo para hacer frente a los pedidos que tenía comprometidos, sin embargo, seguidamente de la atención de estos encargos despidió a 24 trabajadores eventuales, este sería el comienzo de una batalla que llega al día de hoy con la intención por parte de la multinacional de echar el cerrojo en esta planta. Tras los despidos los turnos quedaron reducidos a tres, y un ERE dejó a los trabajadores del tercer turno en condiciones preocupantes  un expediente de regulación de empleo que afectó a medio centenar de trabajadores con un año de duración. Se trataba de abrir camino para terminar planteando el cierre de la planta asturiana.
 
   Las protestas de los trabajadores han sido diversas, y han recogido apoyos de todas las fuerzas políticas locales que esperan se dé una solución favorable a los trabajadores, Consejería de Industria se trabaja para intentar que la multinacional varíe su propuesta de cierre para el próximo 1 de setiembre , el principal argumento que demuestra lo innecesario de este cierre es que si se mantiene el cierre por razones de mercado se debería disminuir la producción en otras plantas, medida que la multinacional no se plantea. Los trabajadores luchan por mantener abierta esta fábrica y conservar sus puestos de trabajo. La última protesta fue ayer mismo, con un corte de carreteras que afectó a cinco de las entradas asturianas desde las 6 hasta las 8 de la mañana. Una medida de presión en la que reclaman a la multinacional que no siga adelante con el plan de cierre que dejaría en la calle a los 80 trabajadores que quedan en la factoría.
 
   La valoración de los trabajadores es que esta medida de cierre no se corresponde con la falta de trabajo y aseguran que esta planta siempre ha dado beneficios, y apuntan a intereses del accionariado, probablemente una deslocalización.  Otra de las constantes en las protestas son los paros de 24 horas que cada martes y jueves se realizan en la puesta de la planta y a los que acuden vecinos y comerciantes del lugar para acompañar y dar apoyo a estos trabajadores, que por su parte siguen esperando que la empresa se siente con ellos para poder negociar, y todo apunta que las medidas de presión den fruto y puedan verse las caras pasado mañana.
 
  
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad