Elecciones en Chile

Chile, la izquierda se une contra los pinochetistas

El pacto de ambas coaliciones incluye también el compromiso de presentar un proyecto de ley para reformar el sistema electoral, lo que hasta ahora la derecha ha rechazado.

0
0 votos
16-06-2009
Publicidad
En Chile, la última vez que los socialistas y los comunistas alcanzaron un acuerdo electoral fue para conformar el Frente Popular que dio origen al gobierno socialista de Salvador Allende (1970-1973). Ayer, por primera vez desde el retorno de la democracia en 1990, la Concertación, coalición gobernante de centroizquierda, y Juntos Podemos Más, la agrupación que encabeza el Partido Comunista (PC) sellaron un acuerdo electoral parlamentario de cara a las próximas elecciones generales de diciembre próximo que no sólo posibilitarí­a la vuelta del PC al Congreso sino que tiene un objetivo más grande: derrotar a la derecha en las urnas y conservar así­ el poder. En Chile, la última vez que los socialistas y los comunistas alcanzaron un acuerdo electoral fue para conformar el Frente Popular que dio origen al gobierno socialista de Salvador Allende (1970-1973). Ayer, por primera vez desde el retorno de la democracia en 1990, la Concertación, coalición gobernante de centroizquierda, y Juntos Podemos Más, la agrupación que encabeza el Partido Comunista (PC) sellaron un acuerdo electoral parlamentario de cara a las próximas elecciones generales de diciembre próximo que no sólo posibilitarí­a la vuelta del PC al Congreso sino que tiene un objetivo más grande: derrotar a la derecha en las urnas y conservar así­ el poder.
El acuerdo, que no implica unificar candidaturas presidenciales, consiste únicamente en unir las listas de candidatos a legisladores en unos 20 distritos electorales, lo que permitirí­a terminar con la exclusión en el Congreso de los polí­ticos de la denominada "izquierda extraparlamentaria", entre los que se encuentran los comunistas, quienes, a causa del sistema electoral binominal impuesto por el dictador Augusto Pinochet (1973-1990), no volvieron a poner un pie en el Poder Legislativo desde la caí­da de la dictadura. Sin embargo, diversos analistas locales estiman que los votos comunistas, más allá de la elección parlamentaria, deberí­an fortalecer la candidatura de Eduardo Frei Ruiz-Tagle, el candidato presidencial de la Concertación, frente a Sebastián Piñera, el candidato de la derecha que hasta ahora lidera las encuestas.

Aunque en democracia el PC no ha estado proscrito, como sí­ le ocurrió en la dictadura de Pinochet (1973- 1990), y sus votos han sido fundamentales para la Concertación en las últimas dos elecciones presidenciales, ambas definidas en segunda vuelta (Ricardo Lagos en 2000 y Michelle Bachelet en 2006), han permanecido fuera del Congreso, al no elegir diputados ni senadores debido al sistema electoral binominal, que excluye a las minorí­as.

El pacto de ambas coaliciones incluye también el compromiso de presentar un proyecto de ley para reformar el sistema electoral, lo que hasta ahora la derecha ha rechazado. Denominado binominal e implantado por la dictadura, este sistema es una de las claves que explica el tipo de transición a la democracia de este paí­s, al forzar a los partidos a agruparse en dos grandes coaliciones para lograr elegir parlamentarios. El binominal terminó la forma de proporcionalidad que existió hasta el golpe militar de 1973 y que permití­a la representación multipartidaria en el Congreso. Establece que en cada distrito y circunscripción se eligen dos parlamentarios, y que para elegir los dos diputados o dos senadores, la mayorí­a debe duplicar a la fuerza que sigue en segundo lugar. Esto se logra alcanzando el 66,7% de los votos, algo muy difí­cil de conseguir.

El sistema electoral binominal, básicamente, supone la elección de dos representantes por cada distrito o circunscripción, lo que obliga a las listas a conseguir el 66,1 por ciento de los votos para quedarse con los dos cargos en disputa. El método, por consiguiente, siempre tendió a fortalecer a los partidos grandes o a las coaliciones amplias capaces de alcanzar dicho porcentaje. El PC, como tantos otros partidos que no logran alcanzar esas cifras, se vio de esta manera sistemáticamente excluido de obtener una banca a pesar de lograr resultados cercanos al 10 por ciento de los votos.

Eduardo Frei, ex presidente chileno y nuevamente candidato de la Concertación, remarcó ayer la necesidad de asegurar una mayorí­a parlamentaria. "No basta con ganar la presidencia, tenemos que tener mayorí­a en el Parlamento", recalcó.
Con este acuerdo, la todaví­a izquierda parlamentaria llevará candidatos propios en listas conjuntas con el oficialismo en al menos siete distritos con posibilidades de ganar escaños en el Congreso.

Hace algunos meses, el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, afirmó que el regreso de los comunistas al Parlamento 36 años después del golpe militar de Augusto Pinochet serí­a el inicio de la verdadera transición en Chile. Todo parece indicar que en diciembre será el momento.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad