Software Libre

La licencia GNU GPL cumple veinte años

El 1 de abril de este año se cumplirán veinte años desde que en 1989 se liberará definitivamente el lanzamiento de la Licencia Pública General del proyecto GNU

0
0 votos
06-01-2009
Publicidad
La Licencia Pública General del proyecto GNU es una licencia con la que cualquier programa de ordenador podrá firmarse estableciendo toda una serie de libertades que la sitúan (como licencia) en las antí­podas del Copyright (y de ahí­ el sobrenombre de Copyleft). Celebrar esta efemérides nos obliga a hacer balance de lo conquistado y a mirar el futuro con otra perspectiva. La Licencia Pública General del proyecto GNU es una licencia con la que cualquier programa de ordenador podrá firmarse estableciendo toda una serie de libertades que la sitúan (como licencia) en las antí­podas del Copyright (y de ahí­ el sobrenombre de Copyleft). Celebrar esta efemérides nos obliga a hacer balance de lo conquistado y a mirar el futuro con otra perspectiva.











Desde entonces la Fundación para el Software Libre (o FSF) liderada por Richard Stallman creció, el proyecto GNU creció también en programas de ordenador y muchos otros programas fueron “liberados” con la GPL u otras licencias parecidas.
Con la posterior “liberación” del núcleo Linux hemos podido disfrutar dos décadas de sistemas operativos basados en distribuciones “GNU Linux”.
Visto con una mirada de largo alcance, los éxitos alcanzados en este movimiento son mucho más profundos que los logros que podemos  atribuir en exclusiva a la FSF.
Grandes monopolios y multinacionales del Software como Sun Microsystems tuvieron que adoptar otra mirada ante este fenómeno. Sobretodo con la aparición de las licencias de Código Abierto, aunque mucho menos ambiciosas que la revolucionaria GNU GPL, se dio la paradoja de que sólo Microsoft se resistía con uñas y dientes a cambiar ni un ápice las reglas del juego en lo que a la producción de la mercancía “software” se refiere.
Pero American OnLine “abrió” el código de Netscape, Red Hat revalorizó su cotización bursátil con su distribución de GNU Linux y la multinacional estadounidense Novell cogió más tarde el relevo comprando la alemana Suse para dar soporte a servidores con su versión de Suse Linux, la única con la que por fin Microsoft se “dignaría” a replantearse su “modelo de negocio”.
La existencia de la licencia GNU GPL había asistido una puñalada a las entrañas del “stablishment” de “fabricantes oficiales de programas de ordenador” obligándoles a dividirse.
Más recientemente una escisión de la impertérrita Debian fue asumida por el empresario sudafricano Mark Shuttleworth dando lugar a Ubuntu, una distribución de GNU Linux tan popularizada que muchos fabricantes de equipos se han “decidido” por fin a incluirla en las instalaciones originales de sus equipos.
Podría decirse que si consideramos 1989 el inicio de todo este proceso y a la licencia GNU GPL como la madre del mismo estamos en el mejor momento. Tenemos una madre de veinte años con una trayectoria de cosecha de éxitos indiscutible. Con “toda la vida por delante”. Un patrimonio de incalculable valor que pertenece al conjunto de la humanidad y no a “unos pocos”.
 
Marcelo Armengot es miembro asociado #5320 de la Fundación para el Software Libre
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad