Selección de prensa internacional

Crisis profunda en Irán

Aún más sorprendente que la abrumadora victoria del Presidente Mahmoud Ahmadinejad es la violenta protesta popular que estalló el sábado con el anuncio de los resultados

0
0 votos
15-06-2009
Publicidad
De forma un tanto sorprendente, Irán se ha convertido en el centro de la actualidad polí­tica internacional tras las elecciones del pasado viernes. Lo sorprendente del hecho no son tanto los resultados en sí­, como la amplia protesta que se han desencadenado a raí­z de ellas. Tanto la prensa occidental como la del régimen iraní­ están ofreciendo un tratamiento sesgado del asunto.
 Crisis profunda en Irán
De forma un tanto sorprendente, Irán se ha convertido en el centro de la actualidad polí­tica internacional tras las elecciones del pasado viernes. Lo sorprendente del hecho no son tanto los resultados en sí­, como la amplia protesta que se han desencadenado a raí­z de ellas. Tanto la prensa occidental como la del régimen iraní­ están ofreciendo un tratamiento sesgado del asunto.

Para los grandes diarios del mundo occidental –cuyo ejemplo es el editorial del New York Times que reproducimos– el asunto está claro: las protestas populares demuestran que ha habido fraude y el problema no está tanto en el triunfo de los conservadores o los reformistas, sino en el mismo régimen iraní. Para la prensa oficial iraní, por su parte, los resultados son –como afirma el Tehran Times en su portada de hoy– fruto de “la milagrosa mano de Dios”.
 
Hemos de acudir, por el contrario, al diario libanés L’Orient Le Jour para encontrar un análisis más real de lo que está ocurriendo en Irán en estos instantes. Para el diario libanés, tanto los resultados como las protestas populares obedecen, en realidad, a una profunda división en el seno de la clase dominante iraní y de su propio régimen político. El inusual hecho de que el dirigente máximo del país, el ayatolah Jameini, haya dado su respaldo público a Ahmadinejad –cuando teóricamente, dada su posición en la jefatura del Estado debería ser un hombre fuera de los debates y divisiones políticas internas del régimen –sería, según los expertos consultados por el diario libanés, el mejor indicador de la profundidad de las divisiones internas.
 
Unas divisiones que no guardan exactamente relación, como le gusta interpretar a gran parte de la prensa mundial, con sectores más o menos cercanos a las posiciones occidentales –por ejemplo, no tienen diferencias sobre la naturaleza islámica del régimen o sobre el programa nuclear–, sino que obedecen a la necesidad de proceder a profundas reformas internas capaces de colocar a Irán en la órbita de los países emergentes del Tercer Mundo, aprovechando su potencial energético, y dando con ello satisfacción a amplios sectores sociales –sobre todo la juventud, las mujeres y los estudiantes– que difícilmente encuentran su lugar en la versión “dura” del régimen islámico. Reformas internas que a su vez exigen una colocación más flexible de Irán en el orden mundial, buscando aprovechar las potencialmente favorables condiciones de la nueva coyuntura internacional creada por la nueva línea de Obama.
 
Desde luego, tanto la naturaleza de las reivindicaciones de las protestas de estos días –nada más y nada menos que el cuestionamiento de los resultados electorales– así como su profundidad y amplitud, ponen de manifiesto que el apoyo a la línea reformista en el seno del régimen y su alta jerarquía clerical es mucho mayor de lo que nadie podía sospechar.
 
 
 
 
Líbano. L’Orient-Le Jour
UNA CRISIS POLÍTICA PROFUNDA SE PERFILA EN IRÁN
Rania Massoud
 
Las elecciones en Irán son famosos por su "imprevisibilidad". Las presidenciales de 2009 no serán ninguna excepción. Aún más sorprendente que la abrumadora victoria del Presidente Mahmoud Ahmadinejad es la violenta protesta popular que estalló el sábado con el anuncio de los resultados. Los manifestantes acusan al presidente saliente de permanecer en el poder a través del fraude y de haber "robado" la victoria a su rival reformista, Mir Hossein Moussavi. Los disturbios que tuvieron lugar durante los últimos dos días en Teherán son los más graves desde la revuelta estudiantil de 1999.

Lo otro destacado de esta elección es la posición del guía supremo, el Ayatola Ali Khamenei, en favor de Ahmadinejad. "Es mejor elegir a alguien que entiende los problemas de la gente porque viene del pueblo", dijo el líder del régimen islámico, exactamente un mes antes de las elecciones. Vocabulario y fórmulas bien conocidas de los iraníes, ya que son comúnmente utilizados por el propio Mahmoud Ahmadinejad. En 2005, éste hizo campaña destacando sus humildes comienzos y la promesa de "poner los ingresos del petróleo en la mesa de todos los iraníes". El sábado, después del anuncio de la victoria de su protegido, el ayatolá Khamenei no ha dudado en hablar de "verdadera fiesta".
 
"El poco velado apoyo a Ahmadinejad del guía supremo es realmente inusual, ya que su papel es también el de suscitar un cierto consenso, explicó a L'Orient-Le Jour Karim Bitar, un investigador en el Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas (IRIS). Pero para el especialista del Oriente Medio, la privilegiada relación entre el ayatolá Jamenei y Mahmoud Ahmadinejad, data de antes incluso de la elección para el cargo de alcalde de Teherán. "Para el guía supremo, el presidente saliente es una garantía de fidelidad a la política revolucionaria de 1979", dice Bitar. Su apoyo es un medio de proteger al régimen islámico en contra de sus oponentes, incluida la élite apoyada por los occidentales que quieren desencadenar una especie de ‘revolución de terciopelo’ en el país”. 

Para Karim Pakzad, también investigador en el IRIS, "la elección presidencial de 2009 va a marcar de manera significativa el liderazgo en Irán, ya que ha puesto de relieve la gravedad de las divisiones en el seno del régimen islámico". "Ahmadinejad se ha convertido en el candidato oficial del Líder Supremo y no en el de todos los miembros del clero que, en gran parte, han apoyado a su rival Moussavi", dice el Dr. Pakzad. Los dignatarios de los clérigos chiítas están claramente divididos en su apoyo a Ahmadinejad ya desde su elección a la Presidencia en 2005. El sábado, el desafortunado candidato Moussavi ha desafiado a los altos cargos del clero chiíta por su "silencio" que "será más perjudicial que la manipulación de los votos".

Además, las divisiones son visibles dentro de los conservadores. Unos días antes de la elección, el grupo conservador en el Parlamento ha demostrado su división sobre la conveniencia de apoyar al Presidente. Así, de 170 miembros del grupo, 80 han votado a favor y 75 en contra.
 
"El ayatola Khamenei debe sacar una conclusión importante de estas elecciones: las principales ciudades, incluida la capital, votaron a favor de Moussavi, lo que demuestra una clara posición en una gran parte de la población en favor de las reformas", dice Bitar. El Líder Supremo podría cambiar su posición y su política para apaciguar el descontento popular generado por los resultados de la votación", añade.

M. Pakzad, en tanto, cree que este "conflicto estará limitada a las manifestaciones y no se convertirá en un violento enfrentamiento entre el pueblo y el régimen". "En primer lugar, explica el investigador, los iraníes no quieren sostener con las autoridades una prueba de fuerza revolucionaria similar a la de la revolución islámica de 1979. En segundo lugar, el régimen de los mulás es muy fuerte en Irán, porque se basa en un aparato de represión ideológica muy potente, como los pasdaran”. Ayer, cientos de reformistas cercanos a Moussavi fueron detenidos después de los enfrentamientos con la policía en Teherán e Isfahán. El día de la elección, las autoridades también han utilizado tácticas destinadas a silenciar las voces liberales, corte de mensajerías personales y el bloqueo de sitios web de apoyo a Moussavi.

"La elección de Ahmadinejad y las divisiones en el Gobierno indican que una crisis se cierne sobre la República Islámica", añadió todavía el Sr. Pakzad. "Una cosa es segura, la crisis hoy está en el nivel de la legitimidad del régimen", dice por su lado el Sr. Bitar.

Si la elección de Ahmadinejad debería tener un impacto en el escenario nacional, ¿qué pasará con sus consecuencias sobre las relaciones entre Irán y la comunidad internacional? Hasta ahora, los Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Europea se han contentado con "tomar nota de los resultados tal como se han anunciado", al mismo tiempo que muestran preocupación por "supuestas irregularidades".

Varios dosieres "caliente" enfrentan a Irán con Occidente, como el controvertido programa nuclear. En este sentido, los expertos estiman que la reelección del ultraconservador Ahmadinejad no necesariamente afectará a unas negociaciones en punto muerto desde hace casi tres años. "La tensión es enorme en este tema, dice Pakzad, pero se espera que Irán suavizará su posición, especialmente con la apertura demostrada por el Presidente norteamericano Barack Obama”.

Por su parte, el Sr. Bitar señaló que la posición sobre la cuestión nuclear iraní no hubiera cambiado significativamente con la derrota del presidente. "Las diferencias entre los diversos candidatos presidenciales se encuentran en la forma y no en el fondo, dice. “Los reformistas y los conservadores moderados están todos por el enriquecimiento de uranio, pero rechazan la actitud provocadora de Ahmadinejad, que según ellos, ha debilitado al país. "Además, dice Bitar, los iraníes saben que Estados Unidos necesita su ayuda en varias cuestiones, entre ellas Irak, Afganistán y Pakistán. Pero, añade, el punto de controversia en el seno del régimen es cómo negociar y qué actitud adoptar”.

En realidad, el presidente iraní tiene una muy limitada influencia en la política exterior. Esto es particularmente cierto para el programa nuclear, que le ha valido a Irán varias resoluciones de la ONU y sanciones del Consejo de Seguridad. En un informe reciente de la Dotación Carnegie para la Paz Internacional, el analista político iraní Karim Sadjadpour decía que el presidente Ahmadinejad ha "extendido la influencia de su posición en su primer mandato, pero él es sólo la segunda figura más poderosa del Estado". Quien  verdaderamente posee la "toma de decisiones" del régimen es el guía supremo, al que la Constitución otorga el poder de "establecer las políticas generales del país". Así, por ejemplo, el Presidente Mohammad Khatami no pudo evitar la represión del movimiento estudiantil de 1999 o el cierre masivo de periódicos por los tribunales. Lo mismo ocurrió con respecto al restablecimiento de las relaciones con los Estados Unidos. El Sr. Sadjadpour, dice en su informe que el Líder Supremo "resistió" con éxito los deseos del presidente Akbar Hashemi Rafsanjani (1989-1997) "para llegar a un modus vivendi con Washington". En el marco de las eleccdiones presidenciales de 2009, cuando Mir Hossein Moussavi, con el apoyo de Khatami, adelantó su intención de revisar "todas las leyes consideradas discriminatorias e injustas para las mujeres", el reformista Mehdi Karoubi, uno de los cuatro candidatos, reconoció que este asunto “no forma parte de (sus) competencias ", sino de las del ayatolá Jamenei (...)
L’ORIENT-LE JOUR. 15-6-2009
 
 
 
 
 
 
 
EEUU. The New York Times
NI REAL NI LIBRE

No hay transparencia ni rendición de cuentas en Irán, por lo que nunca se podrá saber con certeza lo que pasó en la elección presidencial la semana pasada. Sin embargo, dada la reacción del gobierno aún más fanática de lo habitual, ciertamente parece un fraude.

A pesar de que se esperaba una segunda vuelta entre los dos principales candidatos más votados, apenas habían cerrado las urnas cuando las autoridades declararon la victoria de la línea dura del presidente, Mahmoud Ahmadinejad. Y de forma aplastante: 62,6% frente a poco menos de un 34% para el principal oponente, Mr. Hussein Moussavi.

Entendemos por qué tantos iraníes lo ha encontrado imposible de creer. El Sr. Moussavi había congregado entusiastas multitudes en sus mítines de campaña, las encuestas sugerían que la oposición, y no Ahmadinejad, sería la que se haría con el puesto de mando. De forma aún más improbable, y cínica, las autoridades alegaron que el Sr. Ahmadinejad venció a todos sus oponentes -entre ellos el Sr. Moussavi- por un gran margen.

Cuando los manifestantes se lanzaron a las calles en las manifestaciones más feroces de una década, la policía los golpearon con porras. El gobierno también cerró las universidades de Teherán, bloqueó móviles y mensajes de texto y cortó el acceso a sitios web.

El domingo, como continuación de las protestas, las autoridades detuvieron a más de 100 destacados miembros de la oposición y ordenó a algunos periodistas extranjeros abandonar el país. Según los informes de prensa, el Sr. Moussavi permaneció en su casa, pero estaba siendo observado de cerca. En una conferencia de prensa triunfalista, Ahmadinejad pareció amenazar su rival, declarando que el ex primer ministro "se saltó una luz roja, y consiguió una multa".

Si las elecciones son verdaderamente "real y libres" como insistió Ahmadinejad, los resultados serían aceptados por los votantes y el gobierno no tendría que recurrir a este tipo de represión.

Después de cuatro años de fracaso de las políticas económicas de Ahmadinejad y de incesantes enfrentamientos con occidente, muchos votantes de Irán acudieron claramente con un anhelo de cambio. El Sr. Moussavi no sólo se comprometió a este cambio, sino que también prometió una mayor libertad personal, en particular a las mujeres. Si Teherán se niega a reconocer el anhelo o respetar la voluntad de sus habitantes -la mayoría de los cuales son demasiado jóvenes para recordar la revolución islámica de 1979- el gobierno perderá aún más legitimidad.

Los muláhs han mantenido a Irán en un bloqueo estricto hasta ahora. Pero no debemos olvidar lo que pasó cuando el Sha perdió la confianza del pueblo.

Las elecciones son un potente recordatorio de que no puede haber ilusiones sobre el gobierno de Irán y sus malignas intenciones. Este es un hecho político duro.

Las centrifugadoras de Irán todavía siguen girando y su programa nuclear está avanzando a un ritmo alarmante. Esto es un hecho científico aún más duro.

Sabemos que algunos en este país y en Israel dicen que estas elecciones son la prueba de que no se puede tratar con Irán y que la acción militar es la única opción. Lo último que los Estados Unidos o Israel necesitan es una guerra con otro Estado musulmán. Un ataque que sólo alimentaría las ambiciones nucleares de Irán y lo estimularía a redoblar los esfuerzos por ocultar su programa.

La única opción es la negociación respaldada por incentivos creíbles y sanciones severas. Incluso aunque los mullahs hubieran permitido ganar al Sr. Moussavi.
THE NEW YORK TIMES. 14-6-2009
 
 
 
 
 
Irán. The Tehran Times
LA PARTICIPACIÓN SIN PRECEDENTES ES UN MILAGRO
 
El líder Supremo de la Revolución Islámica, el Ayatollah Seyyed Ali Khamenei ha dicho que la participación sin precedentes en la elección presidencial del viernes fue un milagro.

En esta gran epopeya, el pueblo consciente y vigilante de Irán mostró que todavía cree en los valores de la Revolución Islámica, dijo en Teherán el domingo en una ceremonia que marca el aniversario del nacimiento de Fátima (SA), la hija del Profeta Muhammad (S).

"A través de (su) amplia y enérgica participación en esta elección, el pueblo islámico de Irán ha demostrado que se preocupa por su orgullo nacional y mantiene la resistencia contra el acosos de los poderosos... como uno de sus principales valores", añadió el ayatolá Jamenei.

En el período previo a las elecciones presidenciales, los medios de comunicación extranjeros utilizaron la guerra psicológica para desalentar a las personas a votar, dijo.

Sin embargo, la "milagrosa mano de Dios" estaba detrás de la elección, porque en comparación con la más alta participación electoral en los últimos treinta años, diez millones más de personas emitieron sus votos, señaló.

El presidente saliente Mahmoud Ahmadinejad recibió 24.527.516 votos de los aproximadamente 39,1 millones de votos emitidos el viernes, ganando una victoria absoluta en la primera ronda de la elección. Su principal oponente, Mir-Hossein Mousavi, recibió 13.216.411 votos.
 
Para reparar las divisiones entre los partidarios de distintos candidatos, Ahmadinejad (...) dijo que es tiempo para la "amistad". "Las elecciones han terminado y ahora es el momento de la amistad y la cooperación", (...) dijo en una conferencia de prensa el domingo.

Añadiendo que en su segundo mandato como presidente se centrará en el desarrollo económico.

Sobre las informaciones de que sus rivales han puesto en duda la imparcialidad de las votaciones presidenciales, dijo que las elecciones en Irán se llevaron a cabo de una "manera transparente".

Agregó que está pidiendo a sus rivales por qué cuestionan el resultado de una elección en la que se determina el destino del país en los cuatro próximos años y unos 40 millones de personas participaron.

"Todavía no he visto el documento de sus reivindicaciones", declaró el presidente.

Mir-Hossein Mousavi, que ocupó el segundo lugar en las elecciones presidenciales, y Mahdi Karroubi han reclamado que hubo fraude electoral.

El hecho de que algunos hayan protestado los resultados de la elección es natural, ya que pusieron en marcha una intensa campaña y esperaban ser los ganadores, explicó el Presidente.

También dijo que los 24 millones de personas que votaron por él en las elecciones presidenciales del viernes dijeron "no" a las interferencias extranjeras.

Ahmadinejad continuó diciendo que su victoria en las elecciones presidenciales de 2005, fue celebrada por las  mismas personas que están protestando por los resultados de las elecciones (...)

El presidente Ahmadinejad dijo que el Consejo de Guardianes, un órgano independiente, está dispuesto a investigar seriamente las denuncias presentadas por los rivales.

Señaló que las diferencias en el número de votos que cada candidato ha recibido son tan grandes que no es cuestionable la imparcialidad de la elección.

En un discurso entre sus partidarios que se habían reunido en la Plaza de Vali-Asr, en Teherán para celebrar su victoria en las elecciones, Ahmadinejad también dijo que la principal demanda del pueblo al gobierno ahora es reducir la inflación, la aplicación de la justicia, y frenar la corrupción.
THE TEHRAN TIMES. 15-6-2009
 
 
 
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad