Nueva subida de la luz

El "Gran Tarifazo"

El goiberno, por un lado sube las tarifas a 25 millones de familias y pymes, y por otro regala más de 3,3 billones de las antiguas pesetas a la oligarquí­a eléctrica.

0
0 votos
06-01-2009
Publicidad
Comenzamos 2009, el que se anuncia como el año más duro de la crisis, con una nueva subida de la luz. El ministerio de Industria que dirige Miguel Sebastián ha pactado con las eléctricas una subida del recibo de la luz del 3,4% para 25 millones de consumidores y pequeñas y medianas empresas. Tres veces más del IPC previsto para final del año, con lo que Zapatero incumplirá una de sus promesas electorales "estrella" cuando insistí­a que la luz no subirí­a "más allá del IPC". Comenzamos 2009, el que se anuncia como el año más duro de la crisis, con una nueva subida de la luz. El ministerio de Industria que dirige Miguel Sebastián ha pactado con las eléctricas una subida del recibo de la luz del 3,4% para 25 millones de consumidores y pequeñas y medianas empresas. Tres veces más del IPC previsto para final del año, con lo que Zapatero incumplirá una de sus promesas electorales "estrella" cuando insistí­a que la luz no subirí­a "más allá del IPC".






Será la primera del año, pero, como ha pasado durante 2007, no será la última, ya que el gobierno la revisa cada tres meses. En el 2007 la luz ha subido dos veces: el 3,3% en enero pasado y otro 5,6% en julio. Es decir, una media global de casi el 9%. Es lo que volverán a hacer este año, para que como denuncian las asociaciones de consumidores acabemos pagando la luz en torno a un 10% más cara. Y así un año tras otro.
Pero si esta subida –sumada a las de otros servicios básicos como el tren, el transporte urbano, teléfonos, correos, Internet…- es ya un escándalo, lo que ya clama al cielo es la parte del acuerdo casi secreto con las eléctricas de lo que apenas se habla.
Resulta que el pacto con las eléctricas incluye el acuerdo para acabar a lo largo de esta legislatura con el famoso “déficit de tarifa” (*). Un invento que todos los gobiernos, incluidos los de Zapatero, han mantenido desde la época de Aznar, por el que se reconocen a las eléctricas unos costes de producción superiores a lo que se paga en los recibos y por el que llevan acumulados 16.216 millones de euros, más otros 6.800 millones que acumularán de 2008.
Sebastián habló de que las eléctricas asumirían una parte “sustancial” del déficit; pero según todos los indicios, apenas serían unos 2.000 euros, la tercera parte, del déficit acumulado este año. Lo que el ministro se calla es que las eléctricas si cobrarían íntegramente los 16.216 millones de euros acumulados, más el resto del acumulado de 2008. O lo que es lo mismo: el gobierno se habría comprometido con las eléctricas a entregarles por fin un regalo millonario de más de 20.000 millones de euros en los próximos tres años.
Ese es el “gran tarifazo” acordado por el gobierno con las eléctricas en plena crisis económica: por un lado suben las tarifas a 25 millones de familias y pymes, por otro regalan más de 3,3 billones de las antiguas pesetas a la oligarquía eléctrica.
 
(*)El “déficit tarifario” como justificación para nuevas subidas de la luz es denunciado por las asociaciones de consumidores como una auténtica estafa a la hora de fijar los costes de producción.
Por un lado, introducen como costes las primas que se pagan por verter al sistema eléctrico la producción de las energías renovables (eólica y solar) y que según las eléctricas suponen hasta un 42% en el “déficit tarifario”. Una mentira desmontada, entre otros por un trabajo publicado por dos científicos españoles, Gonzalo Saénz de la Universidad Autónoma de Madrid y Pablo del Río de la de Castilla La-Mancha, en la revista científica Energy Policy por el que entre enero de 2005 y mayo de 2007, la producción eólica no sólo no supuso un sobre coste para el sistema eléctrico español, sino que habría ahorrado unos 2.000 millones de euros, por ahorro de importaciones de petróleo, en ahorro por reducción de emisiones de CO2; amén de los 40.000 puestos de trabajo creados.
Por otro, al seguir manteniendo en el recibo de la luz compensaciones por las centrales nucleares y centrales hidroeléctricas varias veces amortizadas.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad