violencia doméstica

entrevista a Mari Cruz íƒlvarez Montalbá

psicóloga especialista en psicologí­a clí­nica y jurí­diica, perteneciente al dispositivo murciano de atención a las victimas de violencia domestica

0
0 votos
06-01-2009
Publicidad
El año 2008 se cierra con un balance tristemente muy parecido al anterior en victimas de violencia de genero.
¿Consideras una polí­tica acertada contra los malos tratos la que esta siguiendo el gobierno?
Ha avanzado mucho, con respecto a todo lo anteriormente conocido, donde los trapos sucios se lavaban en casa. Por desgracia solo conocemos la punta del iceberg, los casos que saltan a los medios de comunicación y estos son los menos. Actualmente, en la mayorí­a de las ocasiones aún se sigue actuando así­. Casi nadie sabe nada de lo que ocurre detrás de las puertas de una casa, en el seno de una familia y, quien lo sabe, no lo comunica por miedo a represalias, porque aún tienen ese concepto de no meterse en la intimidad de los otros, porque no creen que la cosa vaya a llegar a mayores.
La polí­tica del gobierno actual, a mi entender, no es acertada, si lo fuese, las victimas ya no existirí­an y los maltratadores tampoco.
Pero es que la violencia machista parte de la creencia que se pierde en la noche de los tiempo de que la mujer es propiedad del hombre y desde este prisma el hombre tiene todos los derechos sobre la mujer y ésta poco a poco se somete, no porque sea sumisa (que las hay), sino porque cuando se viene a dar cuenta ya se encuentra en un camino casi sin retorno, en una vor탡gine de promesas que su pareja apenas cumple dos o tres d탭as para volver a las mismas, al miedo insuperable, a la vergüenza del qué dirán, a la autoestima por los suelos. Cuando un dí­a la agresión es tan grande como para ir a un Centro Hospitalario ahí­se descubre todo. Afortunadamente los médicos que la atienden tienen la obligación de denunciar y a partir de aquí­ se abre una investigación que no se sabe como acabará. El hombre entra en la cárcel, sale, orden de alejamiento y...
¿En qué se ha avanzado?
Se ha avanzado en todo porque antes no habí­a absolutamente nada, se puede denunciar, ponerlo en conocimiento de las fuerzas de seguridad, Los Juzgados, los servicios sociales, equipos de médicos, abogados, asistentes sociales, psicólogos. Se conciencia a las personas sobre lo dramático del problema a través de la literatura, los medios de comunicación
Se han de cumplir las penas í­ntegras, es verdad y lo apoyo, pero se hace necesario concienciar. El Sistema no es el culpable de la actitud y agresiones machistas, es una cultura ancestral que muchos se niegan a asumir. A asumir que la mujer es un ser humano libre no subyugado a las órdenes de un hombre por el hecho de ser hombre y por tanto superior.

í‚¿Qué es lo que falta?
No tengo la fórmula mágica, no existe, si fuese así­ el problema ya estarí­a resuelto. Tal vez serí­a bueno hacer más campañas de concienciación, educar desde la más tierna infancia para eliminar las diferencias de género en las que no hubiese diferencia entre los roles masculino y femenino. Continuar con el tratamiento y educación de los maltratadores para que aprendan a controlar sus impulsos y apoyarles para que cambien su manera de pensar y ver a la mujer como objeto a su servicio.
En pleno siglo XXI, ¿Cuál es la base del maltrato en España?
Es el mismo que en cualquier lugar del mundo, un hombre que cree que la mujer es suya, que es celoso, que la aleja del trabajo para que no se comunique lo otras personas o que la obliga a trabajar para vivir a su costa, que la aleja de sus amistades y su familia, que la mantiene al margen de la economí­a familiar, que controla el dinero que le da para adquirir incluso los alimentos más primarios, que la insulta verbalmente, que la viola, que le propina palizas.
¿Cual es el camino a seguir socialmente para acabar contra estas agresiones de forma definitiva?
Educación, concienciación colectiva, cumplimiento de las penas y que estas favorezcan la reinserción social. Si un individuo es excarcelado y no ha sido rehabilitado, lo más probable es que continue en su actitud con su expareja o con futuras parejas o con otras mujeres. Siguen siendo un peligro. Pero la reinserción de estos individuos parece que no existe. En prisión tienen buen comportamiento ya que no hay objeto del maltrato, una vez fuera culpan a la de siempre: La Mujer.

¿Quieres añadir algo más que no te haya preguntado?
Que las mujeres ví­ctimas de la violencia machista no tienen la culpa de nada, es el maltratador el que maltrata. Que acudan a pedir ayuda, que no se avergüencen, que valen tanto como otras personas ni un pelí­­n menos, que se animen a coger sus hijos y sus cosas a salir corriendo en cuanto se descuide y no le dejen pistas de donde está. Tampoco olvidemos que, aunque con menor frecuencia, existen hombres maltratados por sus parejas.
Ánimo mujeres, luchando avanzamos.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad