Plataforma "Refinerí­a No"

Un negocio sin futuro

¿Por qué, cuando la economí­a del futuro se proyecta en términos de energí­as renovables, Extremadura apuesta por una refinerí­a de petróleo?

0
0 votos
14-06-2009
Publicidad
La Plataforma Ciudadana extremeña "Refinerí­a No" ha puesto, entre las variadas razones que les llevan a rechazar el proyecto de construcción de la refinerí­a de Balboa, el dedo en la llaga de un problema central en la fortaleza económica de España (y, por ende polí­tica): la dependencia energética de los derivados de los combustibles fósiles.
 concentración hoy en Madrid de la Plataforma (foto EFE)
concentración hoy en Madrid de la Plataforma (foto EFE)
La Plataforma Ciudadana extremeña "Refinerí­a No" ha puesto, entre las variadas razones que les llevan a rechazar el proyecto de construcción de la refinerí­a de Balboa, el dedo en la llaga de un problema central en la fortaleza económica de España (y, por ende polí­tica): la dependencia energética de los derivados de los combustibles fósiles.
¿Qué reivindica la Plataforma ciudadana "REFINERIA NO"?
Rechazan el proyecto de construcción de una refinerí¬a de petróleo en Extremadura, y exigen su paralización porque, primero, el desarrollo regional o local (Tierra de Barros) no pasa por ningún proyecto de industria pesada  ajeno a su “vocación de tierra, modo natural de vida y la realidad excepcional de la naturaleza extremeña” que debe ser protegido como fuente natural de ingresos de forma sostenible. Segundo, porque se ha querido engatusar a los extremeños con la bandera de puestos de trabajo y de que se trata de un centro de última generación, dando una información sesgada y manipulada sobre el impacto ambiental, sanitario, agropecuario, turístico y cultural que va a generar el “cambio atropellado de una zona agrícola a otra industrializada” que generará un paisaje sucio y residuos altamente contaminantes que provocarán cánceres, enfermedades bronquiales y dermatológicas especialmente entre la población infantil y los mayores. Tercero, En tanto y cuanto Tierra de Barros es una de las mejores tierras de cultivo de Extremadura, consideran “un graví¬simo error de gestión del territorio y una forma de violencia contra nuestro modo de vida la implantación de una refinería de petróleo por los efectos extremadamente perniciosos que tendrí¬an en la calidad de nuestros productos agropecuarios, en el valor de tasación de nuestras tierras y en el prestigio del buen nombre de los productos extremeños.”  En tercer lugar, el desarrollo turístico de Extremadura centrado en la Vía de la Plata quedaría arrasado por la refinería. “El albergue-almazara de Villafranca”, dicen, “inaugurado recientemente, queda a escasos metros del futuro monstruo”. El grupo constructor resulta ser el que preside las industrias más contaminantes de la región y que, además, es reacio a la contratación de mano de obra femenina. A esto se suma, en quinto lugar, que el petróleo es una materia prima con los días contados y la plataforma aboga, frente a una industria propia “del desarrollismo salvaje de los siglos XIX y XX”, un progreso basado en industrias limpias, sostenibles y con futuro, que respete la promoción de la Vía de la Plata y el fomento de los productos agroalimentarios extremeños.
Sus miembros se declaran “ciudadanos independientes” que quieren “ser activos, protagonistas” de su presente y celosos de su futuro. Quieren “disponer de un buen medio natural y cultural, no por capricho, sino porque es fundamental para vivir bien y no terminar siendo unos ignorantes que vendieron su futuro bajo el señuelo de unos cuantos puestos de trabajo”. Y, pedirán cuentas a los “responsables políticos y económicos que degraden, manipulen o hipotequen nuestro patrimonio natural y cultural”.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad