Corresponsalí­a Navarra

Encintan el parque de Vuelta del Castillo como protesta

Los vecinos siguen su lucha contra la construcción de la nueva carcel en este paisaje protegido, no están de acuerdo con construir nen este lugar

0
0 votos
14-06-2009
Publicidad
   Varios vecinos de Pamplona han encintado hoy parte del entorno del parque que es considerado como paisaje protegido forestal y paisajísticamente, como protesta por la construcción de la nueva cárcel que va proyectada en este lugar.
 
   Este entorno protegido dota de un paraje verde y natural a tanto ladrillo que hemos visto crecer y multiplicarse en estos años. Dejando de esta forma un entorno que de oxígeno y tranquilidad a los vecinos. El problema no es la cárcel, los vecinos aseguran que de lo que están en contra es de cualquier tipo de construcción que se pretenda ejecutar en este entorno. Incluso los vecinos de San Jorge constituidos en asociación recogieron dinero para poder presentar una denuncia, de la que el Tribunal Supremo aún no se ha pronunciado, para lo cual es necesario hacer un estudio sobre el impacto ambiental que sufriría este paraje con el proyecto.
 
   Las voces en contra son multitud, y llegan desde diversos entornos incluso 100 técnicos ambientales se han pronunciado en contra de toda construcción en este lugar. Sin embargo las excavadoras ya han dejado huella en el lugar, pasando por encima de la ausencia de permisos municipales y sin esperar pronunciación alguna del Tribunal Supremo, que el día 5 de mayo, con parte de la excavación de la obra realizada, dio su negativa a paralizar la obra. Toda una maniobra que ha avanzado en su ejecución antes de esta resolución que viene tarde y mal, ya que cuando hay que valorar una obra de carácter público a medio realizar,  reparar el daño causado dejando el paraje en su forma natural de origen resulta complicado y costoso.
 
   El gesto de protesta de hoy, ha tenido como objetivo, poner a la vista de todos los ciudadanos, un gesto que pone de manifiesto lo que supondría una construcción en medio del entorno, materializando de esta forma el trozo de parque que quedaría destruido, pudiendo así imaginar el impacto ambiental que supondría. En parajes como este, se comienza por una construcción única, pero es solo el primer problema que augura el destino al que se encadena al lugar.
 
   La asociación de vecinos apunta como responsables de este proyecto, que hasta el momento no tiene legalidad alguna al Gobierno Foral como elector del lugar donde construir la cárcel, así como por su silencio y pasividad. También responsabilizan al Gobierno central, como cómplice por el cual se gestiona el proyecto haciendo oídos sordos a las voces en contra. De esta forma, tanto UPN PSN y el Gobierno central guardan silencio.
 
   Pero los vecinos se niegan a derrotarse y seguirán manifestando su negativa y recogiendo apoyos.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad