El corrupto, con móvil y portátil, dirigí­a la trama

Capo con oficina en la cárcel

Que se lleve a cabo una investigación sistemática de todas las tramas de corrupción. Que haya penas ejemplares. Y que devuelvan todo lo robado. Son condiciones básicas para la regeneración democrática

0
0 votos
15-06-2009
Publicidad
Hemos analizado repetidamente los casos de corrupción que van sucesivamente descubriéndose a lo largo y ancho de toda España. La geografí­a de la corrupción manifiesta claramente que existe una grave epidemia descontrolada que se ha extendido de tal manera que carcome el sistema democrático español. Que la corrupción se extiende prácticamente por todos los ayuntamientos, que los implicados son de cualquier color polí­tico. Ser corrupto es fácil y liviano. Dimas Martí­n, fundador del Partido de Independientes de Lanzarote (PIL), tení­a su oficina en la celda, donde pasaba el tiempo liviano por una condena anterior. Una trama de supuesto cobro de comisiones ilegales en dos ayuntamientos de Lanzarote. Un capo en la isla del 10%.
 (EFE)
(EFE)
Hemos analizado repetidamente los casos de corrupción que van sucesivamente descubriéndose a lo largo y ancho de toda España. La geografí­a de la corrupción manifiesta claramente que existe una grave epidemia descontrolada que se ha extendido de tal manera que carcome el sistema democrático español. Que la corrupción se extiende prácticamente por todos los ayuntamientos, que los implicados son de cualquier color polí­tico. Ser corrupto es fácil y liviano. Dimas Martí­n, fundador del Partido de Independientes de Lanzarote (PIL), tení­a su oficina en la celda, donde pasaba el tiempo liviano por una condena anterior. Una trama de supuesto cobro de comisiones ilegales en dos ayuntamientos de Lanzarote. Un capo en la isla del 10%.
La operación ha sido desarrollada en la isla por la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil. Sabias voces ciudadanas desde el anonimato dicen que “esta operación no la acometería alguien que llevara algo de tiempo aquí; por eso hasta han traído a la Guardia Civil en aviones”. Pero todo el impresionante despliegue policial y el posterior e ingente trabajo judicial se diluyen como un azucarillo en las aguas penales y penitenciarias (¿puede cualquiera actuar así impunemente en la cárcel?). Todos los esfuerzos policiales y toda la actividad judicial sólo dan como fruto una condena leve para los corruptos. Por ello, las repetitivas y persistentes prácticas corruptas obtienen el beneficio de la levedad penal y la magnitud de la ganancia final.
Cuando la crisis está golpeando las conciencias, debe redoblarse la exigencia, que los ciudadanos de a pie necesitan y quieren, de que se ejerza un riguroso control del gasto público de todas las administraciones, desde los organismos centrales hasta los locales, pasando por los autonómicos. Que se lleve a cabo una investigación sistemática de todas las tramas de corrupción. Que haya penas ejemplares. Y que devuelvan todo lo robado. Son condiciones básicas para regenerar la democracia en España.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad