Música

Marí­a Berasarte: De Donosti a Oporto

"El fado dice todas las cosas, alegres o tristes, pero elevadas a la máxima belleza. Y luego, cantar a partir del silencio"

0
0 votos
14-06-2009
Publicidad
"Todas las horas son viejas" es el nuevo disco de Marí­a Berasarte; 11 fados tradicionales de Lisboa, cantados en español y acompañados de una guitarra clásica. El disco se presentó ayer en Lisboa, en el Castillo de Sao Jorge, enmarcado en las fiestas del dí­a de San Antonio, patrono de la capital. Un nuevo fado atrevido y valiente.
 Marí­a Berasarte: De Donosti a Oporto
"Todas las horas son viejas" es el nuevo disco de Marí­a Berasarte; 11 fados tradicionales de Lisboa, cantados en español y acompañados de una guitarra clásica. El disco se presentó ayer en Lisboa, en el Castillo de Sao Jorge, enmarcado en las fiestas del dí­a de San Antonio, patrono de la capital. Un nuevo fado atrevido y valiente.
"¿Arriesgado? En esta profesión todo es arriesgado. Yo fui al fado tradicional, donde las letras pueden ser cambiadas y fui siendo española, defendiendo mi realidad y mi manera de ser, mi verdad y mi idioma que es en el que voy a decir mejor las cosas. Es verdad que en español no suena igual, pero también era un reto."

El producto final es una dulzura, sin duda. La misma sensibilidad propia del fado, del espíritu luso que canta al mar, al desamor, la añoranza o la morriña. Además hay flamenco y jazz, que bailan integrados sin caer en un dispárate herético.

Nueve meses de embarazo y tres de parto portuense. José Peixoto puso la guitarra clásica, Tiago Torres da Silva las letras en español y María Berasarte la voz; además el contrabajo de Carlos Bica, el acordeón de Filipe Raposo y guitarra flamenca.

"Quería hacer un disco desde fuera, sin meterme en la parte más fadista, que se vea que era de otro sitio, dando la cara, de manera natural, pero trabajando con portugueses para que hubiera un filtro".

Carlos do Carmo ya ha manifestado su admiración por el disco, hasta el punto de apadrinarlo: "Le enseñé el disco, tardó un poco en contestar pero luego entendió lo que hice […] Cuando me di cuenta estaba cantando en el Pabellón Atlántico en el 45 aniversario de Carlos do Carmo".

"Mi madre es gallega y siempre he tenido mucho contacto con Portugal, tengo la sensación de que es una segunda casa […] Un día estaba viendo un reportaje de televisión y lo escuché. Era Amália, cantando “Estranha forma de vida” y de repente sentí algo […] Ya tenía todo el repertorio elegido cuando mi madre me dijo: 'María, yo creo que deberías hacer un disco de fados'. ¡No veas la discusión que fue aquello! Pero la verdad es que me dio donde más me dolía"

“El fado dice todas las cosas, alegres o tristes, pero elevadas a la máxima belleza. Y luego, cantar a partir del silencio, que eso es algo que el fado lo respeta mucho”

La cantante ha trabajado también con músicos como Niño Josele, Diego El Cigala, Javier Rubial, Ara Malikian, o, el también donostiarra, Iñaki Salvador.

El pasado agosto en los “Veranos de la Villa ´08” con la bailaora Selene Muñoz…

Una vasca cantando fados… Donosti - Oporto
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad