Corresponsalí­a Asturias

Hospital de Arriondas: De la mala gestón al derrumbe

Mientras no se soluciona la compra o reparación de aparatos médicos estropeados, Menéndez Prieto tiene una sala de juntas a todo lujo

0
0 votos
14-06-2009
Publicidad
   Los problemas y precariedad del hospital asturiano de Arriondas siguen sin solución, y mientras la gerencia del centro da vueltas sobre las alternativas, los que sufren las carencias son los pacientes. Hasta tal punto llega la situación que aún no se ha puesto solución ante el derrumbe que hace algún tiempo sucedió en dicho hospital, y el clamor de los vecinos que cada día se encuentran con unos servicios sanitarios concertados que quedan lejos de ser eficaces, piden al Principado la integración al Sistema de Sanidad Público del centro, ante una gestión nefasta que ha puesto al hospital en el punto donde está.
 
   En el pasado mes de abril, saltaba la liebre cuando la gerente del Hospital del Oriente de Asturias, María Dolores Menéndez Prieto ponía su cargo a disposición de José Ramón Riera, director general de Calidad e Innovación en Servicios Sanitarios y presidente del patronato de la Fundación Francisco Grande Covián, entidad que gestiona el centro sanitario tras hacerse pública una sentencia que anula la sanción que el pasado mes de febrero le impuso a la presidenta del comité de empresa del hospital, María Dolores Colunga. El motivo fue la falta de medios consecuente de la mala gestión de la gerente. Sin embargo, la sentencia fue favorable para la gerente del hospital, centrando la denuncia en la mera intención de perjudicar al centro, ya que en  ningún momento se había agotado la morfina.
 
   El caso, es que mientras Menéndez Prieto anuncia medidas para rectificar las carencias, el tiempo pasa sin que se ponga solución. Mientras no se soluciona la compra o reparación de aparatos médicos estropeados, Menéndez Prieto tiene una sala de juntas a todo lujo y con sillas carísimas en la que da las ruedas de prensa, una imagen pública de abundancia en medio de la miseria. Tanto es así, que se pide un hospital público y gestionado por la sanidad pública.
 
   Si la sanidad pública conlleva a rastras una serie de decadencias en las que no se orienta una sanidad al servicio de la gente, y la proletarización de los médicos ya es un hecho, las experiencias de los hospitales concertados para algunas zonas, nos da la dirección de hacia dónde vamos. Todo indica que la orientación se dirige a la privatización de la sanidad, y estas “subcontratas” de hospitales que dan un servicio público adjudicando la gestión de los mismos a empresas privadas, fundaciones, o como se las quiera llamar, en este caso se materializan en un negocio redondo, donde se cobra por el servicio que se presta para dar una atención decadente, no dar solución a los problemas y que exista un tejemaneje que desarma todavía más a médicos y pacientes.
 
   Ante los hechos, los ciudadanos piden el apoyo de todas las fuerzas políticas, PP e IU ya han manifestado estar de acuerdo con las reivindicaciones que se piden, mientras los ciudadanos esperan la contestación del PSOE, reclamando unidad en este tema tan importante y haciendo un llamamiento a que se dejen de batallas partidistas y se unan para dar solución al problema.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad