Mineros de Boliden se encierran en la catedral de Sevilla

"Chaves nos engañó"

Juan José Fernández, portavoz de los trabajadores: Manuel Cahves "nos engañó", garantizó la recolocación de 44 trabajadores en la Mina Las Cruces, pero esta empresa se niega a recolocarlos.

0
0 votos
14-06-2009
Publicidad
Unos 50 ex mineros de Boliden, empresa minera cerrada hace siete años, se encerraron en la catedral de Sevilla aprovechando el cortejo procesional durante la celebración del Corpus Christi. El portavoz, Juan José Fernández anuncia que el encierro será indefinido hasta que "se les garantice una solución al problema" y la Junta cumpla los acuerdos y las promesas que en su dí­a les hicieron, cuando todaví­a era presidente el actual vicepresidente tercero de Zapatero, Manuel Chaves. Unos 50 ex mineros de Boliden, empresa minera cerrada hace siete años, se encerraron en la catedral de Sevilla aprovechando el cortejo procesional durante la celebración del Corpus Christi. El portavoz, Juan José Fernández anuncia que el encierro será indefinido hasta que "se les garantice una solución al problema" y la Junta cumpla los acuerdos y las promesas que en su dí­a les hicieron, cuando todaví­a era presidente el actual vicepresidente tercero de Zapatero, Manuel Chaves.











Pese a que la Junta asegura que ha presentado varias ofertas de recolocación, los ex mineros denuncian que todo forma parte de una cadena de engaños y dilaciones ya que a la hora de la verdad todas las propuestas de la Junta no acaban de concretarse o son “falsas recolocaciones”. Denuncian, por ejemplo que los recolocados en la empresa pública Egmasa, empresa dependiente de la Consejería de Medio Ambiente, para tareas de limpieza de los vertidos de la mina de Aznalcóllar, fueron despedidos al poco tiempo.
 
Los trabajadores, que ya estuvieron encerrados en la catedral en 2007, abren así su tercer frente de lucha. Los otros dos son frente al Parlamento de Andalucía, donde llevan más de 110 días acampados y el campamento del teatro Duque. Anuncian que mantendrán abiertos los tres, no se fían hasta que las promesas se materialicen y amenazan con transformar el encierro de la catedral en una huelga de hambre.
 
El cierre de la mina de Boliden en Aznalcóllar (Sevilla) tras el accidente por los vertidos tóxicos en 2001, provocó el despido de 450 mineros y la destrucción de otros 1.000 empleos indirectos. Desde entonces los mineros están en lucha por un puesto de trabajo, tal y como se les ha prometido e incumplido reiteradamente por la Junta.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad