En tiempos de Crisis no hay como estar calentito en casa

El efecto ejemplarizante de Zapatero

Zapatero se remodela la calefacción de la Moncloa, mientras el paí­s está que arde con la crisis. A estas alturas nadie duda que el presidente del gobierno tiene talante. Pero, ¡qué talante!

0
0 votos
06-01-2009
Publicidad
. En plena crisis económica, cuando los trabajadores estamos sufriendo en nuestras carnes los rigores de la crisis, haciendo malabarismos con nuestra economí­a para ver cómo sobrevivimos este mes, a José Luis Rodrí­guez Zapatero no se le ocurre otra cosa que invertir del dinero público 650.000 euros -casi 110 millones de las antiguas pesetas- en climatizar el palacio de la Moncloa. Claro, como todos los españoles, debe pensar, no está la economí­a para salir mucho y mejor me quedo en casa viendo la tele. . En plena crisis económica, cuando los trabajadores estamos sufriendo en nuestras carnes los rigores de la crisis, haciendo malabarismos con nuestra economí­a para ver cómo sobrevivimos este mes, a José Luis Rodrí­guez Zapatero no se le ocurre otra cosa que invertir del dinero público 650.000 euros -casi 110 millones de las antiguas pesetas- en climatizar el palacio de la Moncloa. Claro, como todos los españoles, debe pensar, no está la economí­a para salir mucho y mejor me quedo en casa viendo la tele.











Previsor, como siempre, el pasado mes de Mayo, cuando aún no se había pronunciado la palabra “crisis”, Pedro Solbes envió una carta a todos los ministros para exigirles un mayor control del gasto. Desde entonces hasta ahora, las llamadas del gobierno a la contención han sido continuas. El 23 de Junio en la presentación del Informe  Económico de la Presidencia anunció un plan de austeridad para recortar los gastos de la Administración, en el que se recogían medidas como la congelación de los sueldos de los altos cargos. El 1 de Septiembre José Blanco, en un discurso ante la ejecutiva del PSOE hablo de que ante la difícil situación económica los socialistas deberían predicar con el ejemplo y anunció la elaboración de un nuevo plan de austeridad esta vez para todas las administraciones dirigidas por el PSOE.
Los trabajadores no tenemos más remedio que apretarnos el cinturón, queramos o no,  mientras el presidente del gobierno tiene la desfachatez de instalarse con nuestro dinero una calefacción por todo lo alto y renovar los baños instalando inodoros dotados de programación digital y dispensador de fragancias, esto último a través de una concesión a una empresa privada que costará 450.000 Euros anuales. Pero claro, no se trata de un despilfarro, el ejecutivo justifica este gasto como una inversión en “higiene en el trabajo”. Así de igual que se congelen el sueldo, si las reformas de la casa se las pagan con los presupuestos del Estado, no les hace falta ni pedir un crédito al banco. Señor Zapatero, si de verdad quiere dar ejemplo, haga como hacemos todos, cómprese una manta para el sofá y un radiador eléctrico del Carrefour para debajo de la mesa del despacho.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad