Energí­as Renovables

Neptuno nos lanza un guiño

Ayer en el BEC se celebró Congreso más importante de Europa sobre energí­as renovables. Euskadi pretende liderar el aprovechamiento de las olas como fuente renovable de energí­a

0
0 votos
12-06-2009
Publicidad
El Ente Vasco de Energí­a (EVE) está aunando la potencialidad de sectores económicos dinámicos que esperemos se consoliden y abran camino. En el Congreso celebrado ayer en el BEC lo han dejado claro. El Ente Vasco de Energí­a (EVE) está aunando la potencialidad de sectores económicos dinámicos que esperemos se consoliden y abran camino. En el Congreso celebrado ayer en el BEC lo han dejado claro.
En primer lugar colocan a Euskadi, así como al conjunto del país por la cantidad de regiones costeras que posee como península, en uno de los mercados potenciales más atractivos para el sector, debido sobretodo al potente oleaje.
 
“España tiene que buscar su propio modelo de desarrollo alternativo y económicamente competitivo. Apostando decididamente por mercados y sectores cualitativos del futuro, como el de las energías renovables, donde España dispone de potencialidades para jugar un papel destacado e independiente” (extracto del manifiesto publicado en “El mundo” y “El Público” por la candidatura De Verdad Contra la Crisis en el día 4 y 5 de junio respectivamente)
 
En segundo lugar, a que ese movimiento Euskadi puede ser un líder en todo este proceso. La tesis es que “desde el océano se puede abastecer hasta una décima parte del consumo eléctrico”, que es en lo que coinciden los expertos.
 
En este terreno, el EVE trabaja ya en dos proyectos pioneros de una inversión de unos 20 millones de euros.
 
El primero va a entrar en funcionamiento antes de que acabe el año. Esta será la primera central undimotriz de España y se ubicará en el puerto de Mutriku. Allí la idea es aprovechar el impacto de las olas contra el muelle para generar una potencia energética de de 300 kilovatios lo que equivale al consumo de entre 700 y 800 personas al año.
 
El segundo, denominado BIMEP, deberá esperar hasta el año 2011, pero será d una potencia mucho mayor alcanzará los 20 megavatios y sería el más grande de Europa. En este caso se situaría en mar abierto, frente a la costa de Armintza, para transformar en energía el movimiento que producen las olas con su vaivén.
 
Aunque su principal atractivo radicará en convertir el centro en un laboratorio de pruebas y centro de investigación.
 
Un proyecto ambicioso e innovador, donde las dudas que planean son respecto a su rentabilidad, pero como argumenta rápidamente Javier Marqués el responsable de energías renovables del EVE “Es lógico; tampoco la energía eólica parecía viable hace cinco años”. “El futuro pasa por la diversificación” de fuentes renovables y las de origen marino se presentan como un “atractivo mercado aún sin explotar”.
 
Un paso pionero, absolutamente a poyar y a seguirle la pista. Este y otros poryectos similrares han de ser el motor del cambio del modelo económico en España.
  
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad