Música

Bruce vive en los suburbios

En medio de la batalla se acabará forjando la mayor maquinaria de producir rock´n´roll que la historia ha conocido

0
0 votos
11-06-2009
Publicidad
Para este año se espera que Bruce Springsteen, como ya hizo con "Burn to Run" hace cuatro años, lance remasterizado "Darkness on the Edge of Town", con material en vivo de la época y en edición de lujo. Quizás podamos esperar más sorpresas como en el 2005, con concierto en video y otras lindezas, pero la propia reedición permite recordar y desbrozar en tiempo real algunas páginas memorables de la historia de la música que son borradas o "mal interpretadas"
 Bruce en el centro del escenario, y el mundo entero encima de él.
Bruce en el centro del escenario, y el mundo entero encima de él.
Para este año se espera que Bruce Springsteen, como ya hizo con "Burn to Run" hace cuatro años, lance remasterizado "Darkness on the Edge of Town", con material en vivo de la época y en edición de lujo. Quizás podamos esperar más sorpresas como en el 2005, con concierto en video y otras lindezas, pero la propia reedición permite recordar y desbrozar en tiempo real algunas páginas memorables de la historia de la música que son borradas o "mal interpretadas"
“American Madness”, es el libro que ha publicado Julio Valdeón Blanco sobre la época, el contexto y los entresijos de la creación de una de las obras maestras del rock. Con varias entrevistas a personajes como Jon Landau, manager del músico, Dave Marsh, periodista y biógrafo oficial, o fotógrafos de las sesiones del “Born To Run” y el “Darkness” como Eric Meola y Frank Stefanko. Además del testimonio de fans, coleccionistas y sanos freakies.

Publicado por la editorial Caelus Books, el libro se recrea en las imágenes del momento con material de archivo y con un conocimiento exhaustivo de la vida y obra del “Boss”, desmenuza el valor de “Darkness on the Edge of Town”

Un disco señalado por la crítica como una salida de las casillas de la “iluminación” de Springsteen que con las décadas ha pasado a ser un emblema de su discografía y el patito feo convertido en cisne blanco.

El disco contiene alguna de las mejores piezas jamás compuestas por Bruce como “Candy´s room” “Adam raised a Cain”, o “Badlands”.  Un ardor contenido recorre tema tras tema iluminando las caras de gente que comparte el mismo cielo, sufre las mismas cosas y, siendo millones, cada uno merece una atención diferente. Por todos ellos toca Springsteen como si los conociese.

Sin importarle lo que entra ni sale de la cuenta corriente, ni consumir las mismas drogas que todavía consolaban a una parte de los hijos de Vietnam, Springsteen es en 1978 un tipo obsesionado con el rock, que no para de escuchar la radio conduciendo de noche por interestatales mientras entra "en conexión con el resto de la raza humana a través de la música", como escribe Valdeón. Solo que ahora le ha visto los ojos a una bestia que antes solo imaginaba.

Después del tremendo éxito de “Burn to run”, y las traiciones de su manager, Apple, “The Boss” se lanza, casi sin tiempo a relamerse las heridas, contra una tormenta de asteroides sabiéndose poseedor de una fuerza infinita, la energía de la tradición popular norteamericana y las voces de los que le miran al subir al escenario, todavía con manchas de grasa en la cara.

En medio de la batalla se acabará forjando la mayor maquinaria de producir rock´n´roll que la historia ha conocido. Un torrente de música y verdades… justo en los suburbios de cualquier ciudad.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad