Un ex responsable de Exteriores "no recuerda" los vuelos a Guantánamo

Amnesia selectiva

Miquel Nadal, número dos de Josep Piqué cuando fue ministro de Exteriores del PP, adujo no recordar cuando el juez Ismael Moreno le preguntó por los vuelos con prisioneros destinados a Guantánamo.

0
0 votos
19-06-2009
Publicidad
Para no dar información falsa al juez pero tampoco dar falso testimonio, Nadal, alegó amnesia. "No digo que no me informaran, sólo digo que no lo recuerdo", declaró ante Moreno Nadal fue uno de los destinatarios del informe "muy secreto" en el se daba cuenta al Ejecutivo de la petición de EEUU de usar aeropuertos españoles. Ese informe fue lo primero que le mostró el juez a Nadal antes de iniciar con las preguntas. En el informe Aguirre de Cárcer le informó a Nadal y a Piqué el 10 de enero de 2002 de que EE UU iba a iniciar "vuelos para trasladar prisioneros talibanes y de Al Qaeda desde Afganistán hasta Guantánamo". En ese mismo papel se explicaba que el Ejecutivo de George Bush querí­a "disponer de autorización del Gobierno español para utilizar algún aeropuerto de nuestro paí­s". Para no dar información falsa al juez pero tampoco dar falso testimonio, Nadal, alegó amnesia. "No digo que no me informaran, sólo digo que no lo recuerdo", declaró ante Moreno Nadal fue uno de los destinatarios del informe "muy secreto" en el se daba cuenta al Ejecutivo de la petición de EEUU de usar aeropuertos españoles. Ese informe fue lo primero que le mostró el juez a Nadal antes de iniciar con las preguntas. En el informe Aguirre de Cárcer le informó a Nadal y a Piqué el 10 de enero de 2002 de que EE UU iba a iniciar "vuelos para trasladar prisioneros talibanes y de Al Qaeda desde Afganistán hasta Guantánamo". En ese mismo papel se explicaba que el Ejecutivo de George Bush querí­a "disponer de autorización del Gobierno español para utilizar algún aeropuerto de nuestro paí­s".
Los vuelos con prisioneros a Guantánamo con la autorización del Gobierno de José María Aznar son tan ciertos como la falsa amnesia de Miquel Nadal. La participación del gobierno de Zapatero en los vuelos ilegales es también evidente. Y el interés tanto del PP como del PSOE por que la investigación no vaya más allá, salta a la vista.

Pero el juicio por los vuelos ilegales es una farsa desde el primer momento, a pesar de los esfuerzos del juez Ismael Moreno de la Audiencia Nacional. Y no lo son por la rocambolesca amnesia selectiva y oportuna de Nadal.

Es una farsa porque el problema no reside en la implicación de una u otra fuerza política de nuestro país, sino en la existencia de las mismas bases norteamericanas en España, que es –justamente- lo que está sustraído de la investigación.

Como parte del juego político del PSOE y el PP se investigan los vuelos ilegales a Guantánamo ¿pero no se investiga el paso de los aviones norteamericanos cuando Bush invadió Irak? ¿Acaso no era esta, también, una guerra ilegal?

El juicio debería servir para saber el número de operaciones militares ilegales (contra el Líbano, Afganistán, países africanos) de EEUU que han pasado tristemente por las bases de Rota y Morón.

¿Qué están implicados los gobiernos de Aznar y Zapatero? Por supuesto ¿Pero para qué sino España cuenta con la principal base norteamericana fuera de sus fronteras?

A inicios del 2007 el gobierno de zapatero destinó 47,9 millones de euros de los Presupuestos del Estado para nuevas obras en la base de Rota. Los nuevos muelles suponen facilitar el atraque de buques con capacidad nuclear, vulnerando así la propia legislación española.

En Rota, la más grande base militar fuera de territorio norteamericano, está estratégicamente situada en el punto medio entre EEUU y Asia. Acoge a las unidades de la Sexta Flota USA en el Mediterráneo, al Comando Aéreo Móvil de la USAF en sus tránsitos desde Alemania hacia el Sudeste Asiático. Provee soporte para los buques de la OTAN, suministros, combustible y munición a las unidades en la región.

¿Se puede estar más anclado a las incursiones bélicas de Washington?

Si para algo debe servir el juicio por los vuelos de Guantánamo es para denunciar la dependencia de nuestro país a la política exterior de la Casa Blanca. La presencia de las bases militares en España son un atentado a la soberanía nacional, atacan el internacionalismo y la solidaridad con el conjunto de pueblos del mundo.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad