Central Nuclear de Garoña

Garoña si o no ¿Y de la gente qué?

Ante la polémica hay una realidad contundente, la seguridad de la nuclear y el futuro de los millares de trabajadores de la central en la comarca burgalesa.

0
0 votos
14-06-2009
Publicidad
Que España ha de apostar y puede hacerlo por el sector de la energí­a renovable y en concreto la eólica es radical. Pero hasta que este camino se desarrolle ha de asegurare el suministro de energí­a con las fuentes actuales. Que España ha de apostar y puede hacerlo por el sector de la energí­a renovable y en concreto la eólica es radical. Pero hasta que este camino se desarrolle ha de asegurare el suministro de energí­a con las fuentes actuales.
Por esa razón grupos ecologistas no pueden tampoco empeñarse en una posición cerrada de que la única posibilidad es el cierre inmediato de la planta nuclear, sin que se haya dado tiempo ha desarrollar el proyecto anterior y sin dar una alternativa concreta a la comarca en cuestión.
 
Frente a Zapatero guiado únicamente por objetivos electorales y por eso mismo absolutamente irresponsable en todas sus intervenciones creando un enfrentamiento entre la gente que no tiene porqué darse, el que más concentradamente a centrado la contradicción es un alcalde de su mismo partido.
 
“Si se cierra Garoña, entregaré mi carné de afiliado al PSOE y me borraré del partido. Soy socialista de toda la vida, pero no vivo de la política. Me debo a mi pueblo y por eso no entiendo que el presidente del Gobierno piense en cerrar la central sin contar con un plan alternativo para la zona”.
 
Palabras del alcalde socialista de Trespaderne, que recordó a su vez que si bien esto era una promesa electoral también lo era el “pleno empleo y el cierre de Garoña conllevaría para esta zona cero empleo”
 
No ha sido el único, otros alcaldes socialistas han hecho declaraciones en esa misma línea, apoyando la permanencia de la central y los dictámenes de los técnicos  del Consejo de Seguridad Nuclear que dieron el visto bueno a la seguridad de la planta.
 
A su vez los trabajadores de la planta se movilizaron a las puertas de la misma central exigiendo su continuidad y no descartan más movilizaciones. El comunicado era también contundente “El cierre sería un capricho político y no entendemos que por un capricho político se nos pueda mandar al paro a un millar de trabajadores” o “Esta empresa produce energía de forma segura y competitiva, contribuyendo con empleo de calidad al mantenimiento de la actividad económica de nuestro país” y que cuestiones estratégicas como el sistema energético se traten “como asuntos de estado”.
 
Incluso Felipe González ha tenido que intervenir en el debate de forma diplomática, afirmando que el Ejecutivo “puede decidir lo que quiera”, ya que el programa electoral del PSOE recoge con “precisión” el compromiso de cierre (pero sólo) cuando se agote la vida útil de las centrales mostrando su apoyo a que se mantenga diez años más.
 
Cómo han dicho los trabajadores de la central, tanto la seguridad ciudadana por la proximidad de una central nuclear como el trabajo de la gente, no pueden someterse a caprichos políticos y si a un claro plan energético serio y con soluciones.
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad