Elecciones europeas

Sigue avanzando el viento por la unidad

Todos los nacionalismos, bajan y en el caso de los que encabezan los planes disgregadores especialmente.

0
0 votos
10-06-2009
Publicidad
Estas elecciones son la tercera constatación de que el fuerte viento por la unidad del pueblo de las nacionalidades y regiones de España, para hacer frente de manera solidaria a los problemas y defender los intereses del conjunto de la nación, es la corriente principal de la lucha de clases en nuestro paí­s.
 (EFE)
(EFE)
Estas elecciones son la tercera constatación de que el fuerte viento por la unidad del pueblo de las nacionalidades y regiones de España, para hacer frente de manera solidaria a los problemas y defender los intereses del conjunto de la nación, es la corriente principal de la lucha de clases en nuestro paí­s.
El aspecto principal en que se manifiesta es en el avance de UPyD, la única fuerza que con una abstención superior en 25 puntos a las elecciones generales del 9-M 2008, avanza en votos (+ 145.000) y en porcentaje de votos (+ 47%). Aumentando en el conjunto del país de forma no exactamente homogénea pero sí general: pasa a ser la tercera fuerza en 23 capitales de provincia y no hay una sola comunidad o provincia donde no suba votos.
Pero también se manifiesta en el constante retroceso de las fuerzas disgregadoras. Todos los nacionalismos, bajan y en el caso de los que encabezan los planes disgregadores especialmente.

Las fuerzas nacionalistas en su conjunto bajan más de 182.000 votos desde las elecciones europeas de 2004, y en porcentaje de voto un 0,12% más en el último año (desde las generales de 2008 a las europeas).

El PNV de Ibarretxe pierde 42.000 votos respecto a las europeas y casi 10 puntos (9,55%) en porcentaje de voto respecto a las generales/2008.

ERC y BNG sufren un auténtico varapalo. ERC pierde 79.000 votos respecto a las europeas y BNG casi 40.000 votos y baja un 2,67% en porcentaje respecto a las generales de 2008.
UPD ha pasado a ser una nueva fuerza en presencia y a jugar un papel cada vez más importante en la sociedad española y en la lucha de clases en nuestro país. Es la cristalización en parte del fuerte viento por la unidad en torno a un elemento central de su mensaje y su programa: “lo que nos une”, la defensa de una España unida para afrontar todos los retos incluso el reto europeo.
Una cristalización cada vez con más arraigo y consistencia.
Apareció en las generales de 2008 con 303.000 votos y la entrada de Rosa Díez en el Parlamento. Una auténtica cuña en el sistema bipartidista PSOE-PP.

Avanzó en las elecciones autonómicas de Euskadi y Galicia, entrando también en el parlamento vasco. Y se ha ratificado este 7 de junio aumentado en casi un 50% sus votos –la única fuerza que aumenta en votos y porcentaje de voto- y llevando un nuevo diputado al parlamento europeo.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad