Selección de prensa internacional

El caso de la petrolera asesina

Si para Holanda el acuerdo significa una vuelta de página, para los familiares de las ví­ctimas es sólo un primer antecedente. "Sus acciones la perseguirán en cualquier parte del mundo"

0
0 votos
10-06-2009
Publicidad
Después de 9 años pleiteando ante la justicia norteamericana, los familiares de los 6 luchadores de los pueblos del Delta del Ní­ger, asesinados por la Junta Militar nigeriana a instancias de la petrolera anglo-holandesa Shell han conseguido una indemnización del 15 millones y medio. Todo un reconocimiento por parte de la petrolera de su implicación en la farsa de juicio contra Saro-Wiwa y sus cinco compañeros y su posterior asesinato legal.
 El caso de la petrolera asesina
Después de 9 años pleiteando ante la justicia norteamericana, los familiares de los 6 luchadores de los pueblos del Delta del Ní­ger, asesinados por la Junta Militar nigeriana a instancias de la petrolera anglo-holandesa Shell han conseguido una indemnización del 15 millones y medio. Todo un reconocimiento por parte de la petrolera de su implicación en la farsa de juicio contra Saro-Wiwa y sus cinco compañeros y su posterior asesinato legal.

En los años 90, los derrames sistemáticos, la contaminación del aire y de la tierra producida por la quema de los gases en los pozos petroleros de Shell habían dejado a los pueblos y comunidades del delta del Níger en la miseria. Sus medios tradicionales de vida, la agricultura y la pesca en el Delta, eran ya incapaces de proporcionarles el sustento necesario para vivir dado el grado de contaminación al que la incontrolada industria petrolera los había sometido. Organizados por Saro-Wiwa, un líder local, los pueblos del Delta empezaron a luchar por sus tierras y su derecho a la vida. la respuesta de las petroleras (Shell, junto a Exxon y Texaco son las mayores explotadoras del petróleo nigeriano) fue organizar grupos armados paramilitares para sembrar el terror y el caos entre la población indígena.
 
Apoyados por el corrupto gobierno nigeriano, el ejército del país se puso al servicio de los jefes de seguridad de Shell, quienes, como ha quedado demostrado en el juicio, planificaron redadas y detenciones contra las comunidades locales cada vez que éstas se movilizaban. Saro-Wiwa, junto a otros cinco dirigentes de la rebelión fueron acusado de complot y traición, y tras una farsa de juicio fueron ahorcados.
 
Tras su asesinato, la represión y la miseria precipitaron finalmente la aparición de una organización armada guerrillera de los pueblos del Delta del Níger, que desde entonces provoca la continua paralización con sus ataques y sabotajes de la producción petrolera, habiendo obligado a la Shell y las otras compañías a mantener un auténtico ejército privado –provisto de tanques y helicópteros– para proteger sus explotaciones.
 
 
 
 
 
 
Argentina. Página 12
SHELL PAGA Y EVITA EL JUICIO
 
Shell aceptó pagar 15 millones y medio de dólares para evitar un juicio por violaciones a los derechos humanos en el principal país productor de crudo de Africa, Nigeria. Durante los últimos nueve años, los familiares de las víctimas presentaron ante una corte federal neoyorquina pruebas de cómo la petrolera holandesa financió y organizó grupos de soldados nigerianos para reprimir las protestas de las comunidades indígenas del delta del Níger. Sin embargo, el batallón de abogados de la petrolera de la corona de Holanda logró retrasar el inicio de un juicio. “Si hubiésemos ido a juicio y lo hubiésemos ganado, los demandantes padecerían años de apelaciones. Por lo menos las familias serán compensadas por los abusos a los derechos humanos que sufrieron”, explicó Paul Hoffman, uno de los abogados querellantes.
 
En el año 2000, Ken Saro-Wiwa se acercó con otros compañeros a una corte federal de Nueva York. Hacía cinco años la dictadura nigeriana que gobernaba entonces había ahorcado a su padre, Saro-Wiwa, y a otros cinco militantes ambientalistas después de inventar un juicio por el supuesto asesinato de cuatro dirigentes políticos. Los militares se habían negado a escuchar los reclamos de Ken Saro-Wiwa y, a pesar de sus esperanzas, lo mismo sucedió con el nuevo gobierno democrático que asumió en 1999. Frustrado, el hijo de uno de los fundadores del movimiento ambientalista del delta del Níger cruzó el océano y probó suerte en Estados Unidos.
 
Utilizando una vieja ley, aprobada en el siglo XVIII para juzgar piratas, una corte federal de la gran manzana aceptó el caso. Además de involucrar a la subsidiaria de Shell en Nigeria en el fraudulento juicio contra los seis ambientalistas, los familiares de las víctimas denunciaron que la petrolera holandesa armó, dio apoyo logístico y hasta dirigió algunas redadas del ejército nigeriano contra las manifestaciones de las comunidades locales.
 
Según contó en los últimos años Ken Saro-Wiwa, en el delta del Níger, el sudoeste nigeriano donde se concentran sus reservas petroleras, Shell es amo y señor. La empresa holandesa controla un poco más de la mitad del negocio del crudo en el país, mientras que el resto se lo reparten dos competidoras norteamericanas, Exxon Mobil y Chevron Texaco. Los más de un millón de barriles diarios que extrae en el país africano representan el 10 por ciento de su producción mundial.
 
Por eso cuando el padre de Ken Saro-Wiwa y sus compañeros se unieron en el primer frente ambientalista y denunciaron los derrames sistemáticos y la contaminación del aire y la tierra producida por la quema de los gases en los pozos petroleras, Shell vio peligrar uno de sus bastiones. La represión que terminó con el ahorcamiento público de los seis líderes del movimiento ecologista logró acallar por un tiempo esas reivindicaciones. Como una olla a vapor, la pobreza, las enfermedades y las ansias de poder del gobierno local explotaron cuando la llegada de la democracia en 1999 no trajo consigo justicia, trabajo y una participación de los ingresos petroleros. Durante la última década los atentados y secuestros a empresarios e ingenieros extranjeros se volvieron moneda corriente, al punto de que en 2007 Shell levantó campamento en la zona oeste del delta, la más conflictiva. Perdieron medio millón de barriles diarios durante más de un año, hasta que negociaron con las comunidades indígenas más puestos de trabajo, inversiones en infraestructura, educación y salud.
 
El lunes en Nueva York hicieron una concesión similar, 15 millones de dólares –más o menos lo que le cuesta el alquiler anual de un carguero para exportar crudo desde Nigeria– a cambio de limpiar su nombre. “Aunque la empresa no tomó parte en la violencia ocurrida, sí reconoce que los demandantes y otras personas sufrieron”, concluyó uno de los directores de Shell que siguieron el caso, Malcolm Brinded.
 
Pero aunque para la corona holandesa el acuerdo significa una vuelta de página, para los familiares de las víctimas fue apenas un primer antecedente. “Al menos reconocieron que sus acciones la perseguirán en cualquier parte del mundo”, destacó Ken Saro-Wiwa.
PÁGINA 12. 10-6-2009
 
 
 
 
China. Diario del Pueblo
EL DIÁLOGO TRIPARTITO TRATARÁ CUESTIONES CLAVE
 
Las tres mayores economías del mundo, Estados Unidos, Japón y China celebrarán conversaciones tripartitas sin precedentes el próximo mes para encontrar soluciones a los problemas de interés común.

El primer diálogo trilateral de carácter político tendrá lugar en Washington en julio, informó la agencia de noticias japonesa Kyoto citando fuentes diplomáticas, en vísperas de una importante reunión económica chino-japonesa de alto nivel que concluyó el domingo 7 de junio.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China no ha respondido el 7 de junio a una pregunta sobre el diálogo trilateral. Sin embargo, una fuente segura dijo a China Daily que el diálogo, cuyo nivel se ha elevado varias veces en los últimos años, tendrá lugar el mes próximo.

Kyodo News ha calificado el marco del nuevo diálogo como un " importante foro multilateral" de Asia del Este para el futuro.

Medios de comunicación japoneses informaron que Tokio estará representado por Koro Bessho, viceministro de Relaciones Exteriores y Director General de la Oficina de Política Exterior del Japón del Ministerio de Asuntos Exteriores, y los Estados Unidos serán representados por Anne-Marie Masacre, directora de planificación política del Departamento de Estado. Un diplomático de rango similar de Pekín, estará presente en el diálogo.

Entre los temas de la agenda de este diálogo está la situación de Asia y cuestiones mundiales como el cambio climático y la energía, según el informe. "Creo que este primer diálogo, los funcionarios estarán más atentos de lo que va a empezar, pero el diálogo disipará las preocupaciones de Japón sobre la cooperación chino-americana y también las preocupaciones de China sobre el impacto del acercamiento entre Estados Unidos y Japón", dijo el Profesor Zhu Feng, un investigador en estudios de Asia Oriental de la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad de Beijing.

"Con la crisis financiera y el espinoso problema de la península de Corea, que plantea problemas de seguridad, los países de la región no tienen duda de que necesitan una estrategia a largo plazo, a través de la discusión", dijo Pang Zhongying, un experto en relaciones internacionales de la Universidad Popular de China.

El Sr. Zhu agregó que una reunión trilateral similar también debería tener lugar entre Estados Unidos, China y la República de Corea en un futuro próximo, habida cuenta de los estrechos vínculos entre los países de Asia oriental.
DIARIO DEL PUEBLO. 8-6-2009
 
 
 
 
 
 
 
Francia. Les Echos
¿UNA CRISIS PARA NADA?
 
Este mes de junio, flota como un extraño perfume de irrealidad. A medida que el mundo se enfrenta a una profunda recesión, tras haber recogido un enorme impacto financiero, es como si se hubiera vuelto ya la página. Los mercados financieros se entusiasman por los brotes verdes que toman como el signo de la primavera. En los Estados Unidos, los bancos ya no quieren más al Estado. Se pelean por devolver el dinero público y salir de su embarazosa tutela. Las decenas de instancias de regulación financiera, sin duda, seguirán trabajando en el aislamiento, evitando así una visión sistémica del mercado. Y el equipo de Obama tendrá más y más difícil aprobar nuevas normas en materia de primas, que han funcionado como un incentivo para tomar riesgos demasiado grandes. Los financieros quieren creer que la crisis ha terminado, mientras que el Congreso está empezando a actuar. El tiempo de las finanzas es infinitamente más rápido que el tiempo del legislador.

En Europa, no es mejor. En el Reino Unido, algunas voces se elevan para explicar cómo normas financieras más severas afectarían seriamente el futuro de la City, el pulmón económico del país. En Francia, Patrick Devedjian, que cree haberse elevado a un gran Departamento de Recuperación, presenta hoy un informe sobre el plan francés de apoyo a la actividad en la más perfecta indiferencia. Y a escala de la UE, los grandes financieros apenas están comenzando a considerar la posibilidad de avanzar en la propuesta de un regulador único, idea cruelmente fallida en los últimos meses. Es probable que seguiremos hablando de ella en los próximos diez años.

Y sin embargo ... Si bien sería más agradable declarar que la crisis ha terminado, es evidente que sólo está comenzando. La deuda hace boquetes por todas partes, en las cuentas de las empresas, de los individuos, de los Estados. Nos comportamos como un paciente que saliera del hospital después de haber sobrevivido a un infarto, sin haber cambiado su dieta o su estilo de vida, sin haberse hecho siquiera las pruebas necesarias para verificar que no tiene más riesgos a corto plazo. No hemos aprendido las lecciones de la crisis. Al coste de sufrir un choque aún mayor con mucha más rapidez.
LES ECHOS. 10-6-2009
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad