Asesinato de David Carradine

El ovillo tailandés

Tal como ocurriera en el caso de Madelaine en Portugal, cada tesis sobre su muerte remueve todo un ovillo de intereses particulares y de estado

0
0 votos
10-06-2009
Publicidad
El cadáver de Carradine fue hallado el pasado jueves en un hotel de Bangkok desnudo y con una cuerda atada alrededor de su cuello y genitales, por lo que las autoridades locales sospechan que la causa del fallecimiento estuvo relacionada con una peculiar técnica de masturbación basada en la asfixia controlada para aumentar la excitación.
 Fotografí­a de este 5 de junio de 2009 en la que se observa una estatua a la entrada del hotel de cinco estrellas Swissotel Nai Lert Park en Bangkok (Tailandia), en el que los reporteros tailandeses informan que se encontró en un guardaropa de un cuarto el cuerpo del actor estadounidense David Carradine, de 72 años de edad. El artista, famoso por su interpretación en la serie "Kung Fu", apareció ahorcado este jueves 4 de junio con una cuerda de nailon que podrí­a pertenecer a las cortinas, en el interior del armario de la habitación del complejo hotelero donde se hospedaba.
Fotografí­a de este 5 de junio de 2009 en la que se observa una estatua a la entrada del hotel de cinco estrellas Swissotel Nai Lert Park en Bangkok (Tailandia), en el que los reporteros tailandeses informan que se encontró en un guardaropa de un cuarto el cuerpo del actor estadounidense David Carradine, de 72 años de edad. El artista, famoso por su interpretación en la serie "Kung Fu", apareció ahorcado este jueves 4 de junio con una cuerda de nailon que podrí­a pertenecer a las cortinas, en el interior del armario de la habitación del complejo hotelero donde se hospedaba.
El cadáver de Carradine fue hallado el pasado jueves en un hotel de Bangkok desnudo y con una cuerda atada alrededor de su cuello y genitales, por lo que las autoridades locales sospechan que la causa del fallecimiento estuvo relacionada con una peculiar técnica de masturbación basada en la asfixia controlada para aumentar la excitación.
En el caso de David Carradine se mezclan unos ingredientes que hace difícil la buena marcha de la investigación. Una figura pública norteamericana, no es sólo el buen nombre de la familia lo que corre riesgo de verse manchado, sino el de un actor conocido en todo el mundo. De origen norteamericano, con la familia pidiendo al FBI lleve a cabo la investigación, en un país, como Tailandia, utilizado como destino turístico-sexual cuya policía ya ha anunciado que no permitirá intromisiones de la policía norteamericana.

Además de llevar a juicio al diario tailandés que ha publicado las últimas fotos del cadáver de Carradine colgando, cabeza abajo, de la barra del armario de su hotel, y de amenazar con hacer lo mismo al periódico norteamericano que ose publicarlas, la familia de David Carradine asegura que ha sido asesinado por una secta, un “grupo clandestino de asiduos a las artes marciales” que decidieron ejecutarle cuando entendieron que el actor iba a hacer públicas "sus indagaciones sobre estas sociedades secretas".

Después de que la familia pidiera ayuda al FBI, la Policía de Tailandia afirmó ayer que la Oficina Federal de Investigaciones de EE.UU. (FBI) podrá observar la investigación de la muerte de David Carradine pero no dirigir la investigación, y siempre que no se entrometa en las pesquisas. Tal como ocurriera en el caso de Madelaine en Portugal donde la condición de súbditos ingleses de los padres de la niña puso a la policía lusa bajo la presión del estado británico, las tesis sobre la muerte que se barajen van a estar sometidas a la lupa del estado norteamericano. No es lo mismo la muerte de un actor americano fruto de sus propios deseos sexuales que a mano de un grupo delictivo tailandés. No es lo mismo la muerte de alguien anónimo que la de un actor de renombre con una familia influyente...

A la espera del resultado de la autopsia, el caso empieza a coger carrerilla para convertirse en un auténtico ovillo de intereses.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad