Fiestas

La Cabalgata más antigua de España

La pequeña ciudad de Alcoy celebra su 114 cabalgata de reyes

0
0 votos
06-01-2009
Publicidad
        En la época en la que el “marketing” y los patrocinadores se adueñan en las capitales de un evento eminentemente popular, las tradición más arraigada persiste en el desfile navideño más antiguo de los que se tiene constancia.
 
         Una localidad alicantina de apenas 64.000 habitantes ostenta con orgullo el emblema de su Cabalgata  de Reyes. Danzas populares, calesas cargadas con productos típicos y Reyes en su tradicional camello son los elementos que protagonizan un desfile que más de un siglo después se sustenta en sus características más populares. Canal 9, la televisión pública valenciana, transmite desde hace años la manifestación más clara de que los espectáculos con calado popular son los mejor aceptados por el público.
 
         No sólo se obvian las grandes carrozas “esponsorizadas” y la fantasía “de pega”, la Cabalgata de Alcoy tiene muchos más elementos que sustentan su carácter de Interés Turístico Nacional. Decenas de pajes trepan por sus escaleras de madera, depositando los regalos en las casas de los afortunados niños que contemplan absortos el pasacalle.
 
         Una espectacular culminación, como es la adoración en el pesebre, marca el ecuador de este espectáculo, manteniendo así su carácter y respetando la tradición popular que lo justifica. Los “negres” trepan a las casas mientras los Reyes besan a los extasiados niños, el público infantil se convierte en protagonista del evento. Las grandes marcas comerciales y las carrozas sobre dosificadas de tecnología no tienen cabida en esta manifestación de cultura popular que resiste al paso del tiempo con entereza.
 
             Melchor, Gaspar y Baltasar tienen pues el privilegio de pasearse por las calles del modernismo industrial que caracteriza esta ciudad. Los absortos espectadores observan desde muy cerca a sus eventuales ídolos con los ojos de par en par. Se demuestra así que el mayor espectáculo no siempre es el que cuenta con más adornos superficiales. Sino el que guarda la esencia de la ilusión como su más preciado tesoro a través de los siglos.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad