Literatura

Noticias del Imperio

La obra de Fernando del Paso nos adentra en las entrañas de ese apasionante laberinto llamado "México"

0
0 votos
09-06-2009
Publicidad
En el último Congreso de la Lengua española, celebrado en Cartagena de Indias, en Colombia, un grupo amplio de crí­ticos y escritores eligió las "diez mejores novelas" de los últimos 25 años: entre ellas habí­a obras de Garcí­a Márquez, de Vargas Llosa, de Bolaño, de Javier Marí­as, de Vila-Matas... y allí­ estaba, también, "Noticias del Imperio", la obra cumbre de Fernando del Paso, culminación de una enorme trilogí­a narrativa sobre México, publicada en 1987. En 2007, Fernando del Paso recibió el Premio FIL de la Feria del Libro de Guadalaja (el antiguo Juan Rulfo), como reconocimiento a su trayectoria literaria. En el último Congreso de la Lengua española, celebrado en Cartagena de Indias, en Colombia, un grupo amplio de crí­ticos y escritores eligió las "diez mejores novelas" de los últimos 25 años: entre ellas habí­a obras de Garcí­a Márquez, de Vargas Llosa, de Bolaño, de Javier Marí­as, de Vila-Matas... y allí­ estaba, también, "Noticias del Imperio", la obra cumbre de Fernando del Paso, culminación de una enorme trilogí­a narrativa sobre México, publicada en 1987. En 2007, Fernando del Paso recibió el Premio FIL de la Feria del Libro de Guadalaja (el antiguo Juan Rulfo), como reconocimiento a su trayectoria literaria.
Fernando del Paso nació en Ciudad de México el 1 de abril de 1935, por lo que cuenta en la actualidad 74 años. Inicialmente se sintió atraído por el dibujo. Era zurdo para dibujar y diestro para escribir. Intentó desarrollar una carrera pictórica pero fracasó. También abandonó pronto los estudios de medicina, que cambió por los de ciencias económicas. Inspirado por la lectura de “El rayo que no cesa”, de Miguel Hernández, que le impresionó vivamente, compuso su primer libro de poesías: “Sonetos de lo diario”, que editó FCE en 1958.

Posteriormente, Fernando del Paso comenzaría a internarse mucho más por los universos narrativos de autores como Faulkner, Joyce o Lewis Carroll, o por los más próximos de Juan Rulfo y Lezama Lima, con los que acabó identificándose plenamente. De ellos y de su propia experiencia, de su honda visión de México y de lo mexicano, nacería su propio mundo literario, un universo monumental, babélico, aupado sólidamente sobre tres grandes columnas, sus tres grandes novelas canónicas, que elaboró y publicó  con una frecuencia de diez años, una cifra que simboliza el enorme trabajo, de investigación y de creación, que se esconde detrás de cada una de las obras de Fernando del Paso, un escritor tan marcado por la minuciosidad y la exhuberancia como por la voluntad de excelencia narrativa.

Su primera novela, “José Trigo”, se publicó en 1966 y con ella obtuvo el premio Xavier Villaurrutia, un galardón muy importante de las letras mexicanas. Vasto homenaje al lenguaje popular y novela de ardua experimentación lingüística, Del Paso la considera, incluso hoy, su “obra más inaccesible”.

Diez años después –muchos de los cuales Del Paso los vivió en Londres– se publicó “Palinuro de México” (1977) –”mi obra favorita”–, un relato fuertemente autobiográfico que es a la vez una vasta indagación del México contemporáneo. El personaje de Palinuro –nombre que Del Paso toma del timonel de la nave de “La Eneida” de Virgilio– es un estudiante de medicina, cuya historia se inicia a orillas del Danubio en 1918 y finaliza trágicamente, cincuenta años después, en el Zócalo de la Ciudad de México, donde Palinuro muere a causa de los golpes que recibe de la policía en el histórico mitin de la Plaza de las Tres Culturas el 2 de octubre de 1968. “Palinuro de México” recibió en 1982 el Premio Rómulo Gallegos y en 1985, su traducción francesa, le valió el reconocimiento de la crítica internacional.

Tras vivir 14 años en Londres, en 1985 Fernando del Paso se trasladó a Francia, donde ejerció como agregado cultural de la Embajada de México en París y después como Cónsul General de México en Francia. En esos años trabajó además como guionista y productor de programas en Radio France Internacional, pero sobre todo culminó la obra de más larga concepción y más profundo aliento de toda su narrativa: “Noticias del Imperio”, publicada en 1987.

“Noticias del Imperio” es un inmenso fresco histórico que narra la trágica aventura mexicana de Maximiliano de Austria y Carlota de Habsburgo, efímeros “Emperadores de México”, impuestos por la voluntad (y las armas) de Napoleón III y Eugenia de Montijo,  en el breve lapso que va de 1864 a 1867, año en que “el emperador” es ajusticiado en el Cerro de las Campanas.

La novela –monumental, compleja y exhaustivamente documentada– está articulada en tres relatos que discurren paralelamente: por un lado, el impresionante monólogo interior de “la emperatriz” Carlota –loca y encerrada en un castillo–, quien a sus 87 años, y a una distancia de 60 años de los hechos, rememora con abrumadora lucidez aquella trágica y maravillosa “aventura”; por otro, la crónica histórica propiamente dicha, que recorre, a veces con acento irónico, a veces con acento crítico, la tremenda complejidad de unos hechos, de un conflicto, a ratos macabro y a ratos surrealista; y por otro, en fin, la novela propiamente dicha, que cruza y entreteje las vidas de Benito Juárez con las de los emperadores, y las ambiciones de México con las de Francia. Una gran reconstrucción histórica, pero sobre todo una extraordinaria novela, que da voz y vida a decenas de personajes y pone en juego innumerables recursos literarios.

“Noticias del Imperio” fue elegida por críticos, escritores y especialistas –en el pasado Congreso de la Lengua de Cartagena de Indias– como una de las diez mejores obras de la narrativa en lengua española de los últimos 25 años.

En 1992 Del Paso volvió a México y allí se ocupa desde entonces y hasta hoy de la dirección de la Biblioteca Iberoamericana “Octavio Paz” de la Universidad de Guadalajara. En 1955 publicó una novela policíaca: “Linda 67”.

Además de sus novelas, Del Paso es autor de una amplia obra poética, ensayística y teatral. En 1998 llevó a los escenarios “La muerte se va a Granada”, una obra basada en el asesinato de García Lorca. Ha sido, asimismo, un colaborador asiduo de las revistas culturales y literarias hispanoamericanas. Y logró hacer revivir su interés por el dibujo, creando una obra gráfica que ha sido expuesta en galerías de Nueva York, París, Madrid  y México. Una de sus últimas exposiciones versa sobre “Las mujeres sin cara de Ciudad Juárez”, homenaje a los cientos de víctimas impunes de ese agujero del Mal.

El Premio FIL (obtenido en 2007) culminó pues el reconocimiento de un autor y una obra ambiciosa, que nos acerca como pocas a las entrañas de ese apasionante laberinto llamado “México”.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad