Corresponsalia Asturias

Acerlor y el puerto del Musel: Pareja histórica de baile en crisis

La reducción de la producción por tanto, de los expedientes de regulación y descenso productor, no solo afectan a los trabajadores directos, lo peor les toca a la industria dependiente

0
0 votos
09-06-2009
Publicidad
   La drástica bajada de la producción de Arcelor Mittal agravó la situación el pasado mayo la situación hasta límites insospechados. Un movimiento total de 636.451 toneladas, aproximadamente la tercera parte del registrado en el mismo mes de 2008.
 
   Esta pareja de baile viven históricamente unidos. Acerlor fue en su momento el motor que impulsó el puerto del Musel, y que ha nutrido de la mayor parte de mercancías transportadas de esta empresa del metal, tan revuelta en esta crisis.
 
   La reducción de la producción por tanto, de los expedientes de regulación y descenso productor, no solo afectan a los trabajadores directos, el sector que indirectamente se nutre con trabajos secundarios de servicios, mantenimientos y manufacturación intermedia se llevan también una de las partes más duras en esta crisis. Las multinacionales y grandes empresas ajustan su producción para el conjunto de los países a los que venden, despiden de aquí, recortan de allí, y cuando han sacado el pringue de un sitio, se van a otro a explotar a un precio menor a los trabajadores. Sin embargo, las multinacionales ajustan a costa de los trabajadores, pero también a costa de las pequeñas empresas que se quedan con el culo al aire, dependientes del trabajo que realizan para las grandes productoras, y que sin ellas, dejan una cadena de despidos y cierres que suponen una gran destrucción de capital, que no es capaz de aguantar el tirón de esta crisis.
 
   Por otra parte tenemos el puerto del Musel, que no se puede entender, el empeño sobre la financiación de la gran reforma y ampliación cuando la actividad portuaria va a la baja y se prevé que esta tendencia sigua cayendo, ya que Acerolor no piensa de momento aumentar su producción. Se trata de un proyecto por tanto el del puerto del Musel, que en este momento debilita cuando los políticos se empeñan en sacar la financiación de donde sea y como sea, debilita porque es una obra en este momento innecesaria que supone un gasto de inversión en un puerto donde la actividad baja cada mes, porque cuando se centran en proyectos como este basados en el ladrillo, solo reproducen el modelo que nos ha traído hasta aquí. Porque se centra la atención y los fondos en la inversión en ladrillo olvidándose de la producción, de los expedientes de regulación de empleo y los despidos y cierres de empresas, que deben estar en esta crisis los primeros de la lista para dar soluciones efectivas que generen riqueza y empleo.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad