Se consolida frente a las fuerzas étnicas

Avance democrático en el Paí­s Vasco

Es verdad. Se ha producido otro fracaso electoral de los representantes de treinta años de régimen étnico. Se consolida el avance de las fuerzas democráticas y de su necesaria unidad, sin conciliación

0
0 votos
09-06-2009
Publicidad
No por conocido deja de causar asombro la intencionada distorsión de la realidad cambiante que atraviesa el Paí­s Vasco. Nos permitimos transcribir el párrafo de un artí­culo publicado en el diario nacional "progresista, por excelencia". Dice que: "la consolidación al alza del voto de la izquierda abertzale en ausencia de violencia y el triunfo del PSE-EE en 10 de los 12 municipios más importantes del Paí­s Vasco han empañado la apurada victoria del PNV en las elecciones europeas del pasado domingo (…)". Medias verdades distorsionan la realidad. Es verdad que se ha producido otro fracaso electoral de los representantes de treinta años de régimen étnico. El PSE se ha quedado a menos de 7.000 votos del PNV. Se consolida el avance de las fuerzas democráticas y de su necesaria unidad. Este es el aspecto principal de los resultados electorales. No por conocido deja de causar asombro la intencionada distorsión de la realidad cambiante que atraviesa el Paí­s Vasco. Nos permitimos transcribir el párrafo de un artí­culo publicado en el diario nacional "progresista, por excelencia". Dice que: "la consolidación al alza del voto de la izquierda abertzale en ausencia de violencia y el triunfo del PSE-EE en 10 de los 12 municipios más importantes del Paí­s Vasco han empañado la apurada victoria del PNV en las elecciones europeas del pasado domingo (…)". Medias verdades distorsionan la realidad. Es verdad que se ha producido otro fracaso electoral de los representantes de treinta años de régimen étnico. El PSE se ha quedado a menos de 7.000 votos del PNV. Se consolida el avance de las fuerzas democráticas y de su necesaria unidad. Este es el aspecto principal de los resultados electorales.
Pero no es verdad que los representantes políticos de ETA hayan avanzado. Pero la conciliación con las ideas nacionalistas excluyentes, que existe en el seno de los mismos partidos democráticos que se consideran progresistas, se expresa en la importancia que se da a los votos de apoyo a ETA y a su política de terror, y se expresa en la utilización de sus mismas falsas palabras como “izquierda abertzale” y “ausencia de violencia”. No han subido tanto. Según sus propias estimaciones en las autonómicas pasadas, unos 100.000 votos nulos que se adjudicaron entonces a 115.281 ahora. Y hay que tener en cuenta que se disfrazaron de I. Internacionalista y de lista anticapitalista aprovechando la necesidad, especialmente en sectores trabajadores, de expresar su deseo de luchar contra la crisis y los que se benefician de ella.
            Lo que también está claro es que hay que llevar adelante, ya, firme y persistentemente, el proceso democrático de desnazificación del País Vasco. Más de un centenar de miles de votos exponen la profunda inoculación ideológica y política del veneno étnico en las mentes de un sector de la población vasca.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad