Selección de prensa internacional

Tristeza socialdemócrata

Si el viento gira a la derecha, la izquierda en Francia, Alemania e Inglaterra está K.O. Es una noche triste para la socialdemocracia europea reconoció el presidente del Grupo Socialista Europeo

0
0 votos
08-06-2009
Publicidad
La derecha ha ganado las elecciones europeas, constata el lunes 8 de junio, después de las elecciones, el Financial Times. Los principales paí­ses de la UE -Alemania, Francia, Inglaterra, Italia y España- son enví­an grandes contingentes de parlamentarios conservadores al Parlamento y permiten a "la derecha ganar terreno", como titula El Paí­s
 Tristeza socialdemócrata
La derecha ha ganado las elecciones europeas, constata el lunes 8 de junio, después de las elecciones, el Financial Times. Los principales paí­ses de la UE -Alemania, Francia, Inglaterra, Italia y España- son enví­an grandes contingentes de parlamentarios conservadores al Parlamento y permiten a "la derecha ganar terreno", como titula El Paí­s

Europa está ahora bajo la presión de un "preocupante aumento de la extrema derecha nacionalista (...) con el telón de fondo de una retórica nacionalista, abiertamente xenófoba, a veces islamófoba y siempre hostil a la posible entrada de Turquía en la UE".
 
Por primera vez desde las elecciones europeas por sufragio universal en 1979, los europeos se sienten muy poco inclinados a acudir a las urnas a votar. "¿Quién es el culpable?", se pregunta el alemán Der Spiegel.
 
Además de los partidos conservadores, en los comicios ganaron los euroescépticos, la extrema derecha y los políticos críticos al proyecto de integración europea. Ejemplo de ello fue Austria, donde el partido del euroescéptico Hans Peter Martin, obtuvo el 18% de los votos. En Holanda, el ultraderechista Partido de la Libertad obtuvo el 17 por ciento de los sufragios. La extrema derecha tendrá una mayor representación en la Eurocámara gracias a los apoyos recibidos en Austria, Holanda, Hungría, Finlandia, Dinamarca y Eslovaquia.
 
 
 
 
 
Francia. Le Monde
LA NOCHE TRISTE DE LA SOCIALDEMOCRACIA
 
La derecha ha ganado las elecciones europeas, constata el lunes 8 de junio, después de las elecciones, el Financial Times. Los principales países de la UE -Alemania, Francia, Inglaterra, Italia y España- son envían grandes contingentes de parlamentarios conservadores al Parlamento y permiten a "la derecha ganar terreno”, como titula El País. El PPE (Partido Popular Europeo), la mayoría en el Parlamento saliente, por lo tanto, fortalece su posición en la próxima legislatura.

La lección de esta elección es simple: los votantes de los principales países de la UE prefieren los partidos del centro-derecha al centro-izquierda en estos tiempos de grave recesión", dice el diario británico de referencia. “En Alemania, dice, cuatro meses antes de las elecciones parlamentarias, los votantes apoyaron a la Canciller Angela Merkel”. En España, "es una victoria sin apelación del Partido Popular ", editorializa ABC: "Con una diferencia de tres puntos y medio o más de 500 000 votos y dos escaños, es una pérdida significativa de la confianza la que los votantes han expresado sobre el Primer Ministro español, un año después del comienzo de su segundo mandato”. En Italia, “es un plebiscito para el Presidente del Consejo, Silvio Berlusconi”, dice La Repubblica, a pesar de los recientes reveses del Primer Ministro italiano. "Sí, el Conducator ha ganado, pero no su partido, el Partido de la Libertad. Y su rival, Dario Franceschini ha perdido, pero no el Partido Demócrata", valora el diario italiano. 

"Si el viento gira a la derecha, la izquierda en Francia, Alemania e Inglaterra está K.O.", dice La Repubblica. En Gran Bretaña, los conservadores ganaron las elecciones a pesar del escándalo de las listas de gastos, dice The Independent: Liam Fox, el secretario de Defensa del "gabinete en la sombra", dice que el mensaje más claro de estas elecciones es que “el Partido Laborista en el poder está desparecido en cualquier lugar del país. El partido [los conservadores] ganó las elecciones en el País de Gales, que ha estado dominado durante casi un siglo por el Partido Laborista”. En Londres, "es un desastre para el Nuevo Partido Laborista", editorializa The Guardian: "Este es el día del juicio para el primer ministro Gordon Brown" resalta en primera plana el cotidiano inglés. "La opinión pública está claramente por unas elecciones generales, no porque sienta un fuerte entusiasmo por la oposición, sino porque los votantes creen que este Parlamento no tiene más legitimidad", prosigue el periódico izquierdista.

Europa se dirige a la derecha, títula La Libre Belgique: "Si tuviéramos que mantener una imagen de la final de la noche de las elecciones sería el rostro sombrío de Martin Schulz, presidente del Grupo Socialista Europeo, alejándose de una de las pantallas de la Cámara, en el momento en que los distintos dirigentes políticos del Parlamento Europeo comentaban los resultados (...) "Es sin duda una noche triste para la socialdemocracia europea", reconoció el bullicioso eurodiputado alemán. “Es lo menos que podemos decir”.

"En medio de la recesión económica, los partidos de derecha ganan las elecciones paneuropeas", escribe la edición europea de The Wall Street Journal. Pero los europeos han castigado en todas partes a los gobiernos, continua: “De Alemania a Irlanda, escribe, los partidos gobernantes han perdido escaños en el Parlamento en beneficio de los partidos conservadores y la extrema derecha”. Pero, atención, escribe Le Temps, Europa está ahora bajo la presión de un "preocupante aumento de la extrema derecha nacionalista (...) con el telón de fondo de una retórica nacionalista, abiertamente xenófoba, a veces islamófoba y siempre hostil a la posible entrada de Turquía en la UE". Entre ellos los Países Bajos, con el fuerte crecimiento del partido de Geert Wildersn y Austria, con el FPÖ, que reclama la "defensa del Occidente cristiano". Se observan avances en varios otros países europeos: "El partido de 'Los verdaderos finlandeses’, en Finlandia, el Gran Partido de Rumania en Bucarest, y un húngaro partido ultranacionalista", dice el periódico suizo. Sombrías perspectivas para el periódico neerlandés NRC Handesblad para el que "la victoria de Wilders socava el peso de los Países Bajos en Bruselas."

Sin embargo, toda la prensa destaca la falta de entusiasmo por estas elecciones. El índice de abstención es excepcionalmente alto en la mayoría de los países de la UE. Un record, señalan los observadores: por primera vez desde las elecciones europeas por sufragio universal en 1979, los europeos se sienten muy poco inclinados a acudir a las urnas a votar. "¿Quién es el culpable?", se pregunta el alemán Der Spiegel.
LE MONDE. 8-6-2009
 
 
 
 
 
Alemania. Deutsche Welle
LA CRISIS IMPULSA A LOS CONSERVADORES EUROPEOS
 
La participación electoral de la población europea fue menor que en las elecciones hace cinco años cuando había sido alcanzado un mínimo histórico, esta tendencia ya se veía en las encuestas previas a la elección en los distintos países. A los comicios realizados en los 27 países miembro a lo largo de cuatro días, fueron convocados unos 388 millones de ciudadanos para elegir a los 736 diputados del nuevo Parlamento. Analistas adjudicaban los resultados obtenidos a las distintas respuestas de los partidos políticos a la crisis económica. El Partido Popular Europeo (PPE) volverá a ser la primera fuerza política en Estrasburgo, con unos 273 escaños, aventajando a la segunda fuerza política en Europa, el Partido de los Socialistas Europeos (PSE), que obtendrían alrededor de unos 165 escaños. Los resultados fortalecieron a los conservadores en Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Polonia y España. Los Partidos ecologistas registraron avances notables sobre todo en Francia, Alemania y Dinamarca.
 
En Alemania, el mayor país de la UE, que cuenta con alrededor de 99 eurodiputados, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), de la canciller alemana, Angela Merkel, se mantuvo como primera fuerza política con 38.2 por ciento de los votos. El Partido Socialdemócrata alemán (SPD), sufrió un profundo descalabro al conseguir tan sólo un 21,1 por ciento de los votos, empeorando el resultado obtenido hace cinco años. El Partido de Los Verdes se convirtió en tercera fuerza política con 12,2 por ciento de la votación, los liberales (FDP) ganaron considerablemente alcanzando un 10,4 por ciento. La Izquierda (Die Linke) mejoró su resultado registrando un 7,4 por ciento y la conservadora Unión Social Cristiana (CSU) de Baviera, obtuvo un 7,1 por ciento, con lo que logró entrar a la Eurocámara.
 
En Berlín, donde el resultado fue valorado como una prueba política de cara a las elecciones generales en septiembre, apenas conocidos los resultados, se desató una discusión en torno a qué partido designará al futuro comisario europeo alemán. La conservadora CDU, notablemente fortalecida, demandó ese derecho para sí, una posición que desde hace 20 años definen los socialdemócratas alemanes y actualmente ocupa Günter Verheugen, comisario de Industria. El diario Sueddeutsche Zeitung afirma en su edición de este lunes que el experto en economía Friedrich Merz, o el jefe de gobierno de Hesse, Roland Koch, podrían ser los candidatos de Merkel. El líder del grupo socialista europeo, Martin Schultz, es el candidato del SPD para dicho cargo.
 
En Francia, que sigue a Alemania por el número de diputados, hasta ahora con 72 escaños en Estrasburgo, el presidente conservador Nicolás Sarkozy se vio fortalecido con un 27 por ciento de los votos, frente a una oposición muy fragmentada. Los conservadores también triunfaron en la Italia de Berlusconi, en Gran Bretaña, en donde los votantes castigaron al Partido Laborista de Gordon Brown, y avanzó en Bulgaria, Hungría y Eslovenia. Sólo en Grecia los electores votaron mayoritariamente por la oposición socialista.
 
Además de los partidos conservadores, en los comicios ganaron los euroescépticos, la extrema derecha y los políticos críticos al proyecto de integración europea. Ejemplo de ello fue Austria, donde el partido del euroescéptico Hans Peter Martin, obtuvo el 18% de los votos, cuatro por ciento más que en el 2004. En Holanda, el ultraderechista Partido de la Libertad obtuvo el 17 por ciento de los sufragios. La extrema derecha tendrá una mayor representación en la Eurocámara gracias a los apoyos recibidos en Austria, Holanda, Hungría, Finlandia, Dinamarca y Eslovaquia.
 
En Suecia el Partido Pirata, que proclama una mayor libertad ciudadana y la eliminación de patentes y monopolios,  ingresará al nuevo Parlamento al haber obtenido un 7,1 por ciento de los votos. El partido, que fue votado en Suecia y Alemania, sobre todo en ciudades universitarias, ingresará con un escaño en la Eurocámara.
 
En Irlanda donde hubo elecciones generales simultáneamente a los comicios para conformar la Eurocámara, el electorado dio la espalda a los candidatos opuestos a la ratificación del Tratado de Lisboa, apoyando al partido conservador Fine Gail, castigando al partido gobernante Fiana Fail, que obtuvo el peor resultado electoral de su historia, lo que presiona al primer ministro, Brian Cowen.
 
A diferencia de otras elecciones anteriores, las elecciones a la Eurocámara y su composición serán decisivas en el futuro de la Unión Europea. Según el Tratado de Lisboa serán los diputados europeos los que tendrán en sus manos las reformas de las instituciones europeas. En todo caso la abstención ha sido el mayor ganador de los comicios, sobre todo en la República Checa y Polonia, donde se registró una abstención del 73 por ciento. Ambos países e Irlanda no han ratificado aún el Tratado de Lisboa.  
DEUTSCHE WELLE. 8-6-2009
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad