Salud

Pato asmático…

¿Qué pensarí­an si descubriese que la Dirección General de Tráfico invierte parte del dinero recaudado de las multas en una red de franquicias funerarias?

0
0 votos
10-06-2009
Publicidad
¿Qué pensarí­an si descubriese que la Dirección General de Tráfico invierte parte del dinero recaudado de las multas en una red de franquicias funerarias? Pues quince años después de destaparse el escándalo parece que nada ha cambiado; aunque no con la DGT. Las compañí­as de seguros médicos de Estados Unidos, Canadá y Reino Unido tienen invertidos alrededor de 4.400 millones de dólares en acciones de empresas cuyas subsidiarias fabrican cigarrillos, puros y otros productos similares. Si puede sacarse dinero invirtiendo en acciones de las tabacaleras, ¿por qué no? Total, son números sin sangre y patos asmáticos. ¿Qué pensarí­an si descubriese que la Dirección General de Tráfico invierte parte del dinero recaudado de las multas en una red de franquicias funerarias? Pues quince años después de destaparse el escándalo parece que nada ha cambiado; aunque no con la DGT. Las compañí­as de seguros médicos de Estados Unidos, Canadá y Reino Unido tienen invertidos alrededor de 4.400 millones de dólares en acciones de empresas cuyas subsidiarias fabrican cigarrillos, puros y otros productos similares. Si puede sacarse dinero invirtiendo en acciones de las tabacaleras, ¿por qué no? Total, son números sin sangre y patos asmáticos.
"Tres investigadores de la Universidad de Harvard escriben en la revista “The New England Journal of Medicine”: “Aunque invertir en tabaco mientras se venden seguros médicos o de vida puede parecer una derrota, las compañías han comprendido la forma de sacar provecho de ambos […] Las aseguradoras niegan la cobertura a los fumadores o, más frecuentemente, les cobran primas más elevadas"

En las compañías aseguradoras los fumadores pueden llegar a pagar pólizas un 300% más caras de lo normal. Este es un criterio determinante a la hora de aplicar unas u otras tarifas. En un artículo reciente sobre el tema podía leerse: ·Cuantas más posibilidades de enfermar tiene una persona, más gastos potenciales supone para la compañía”, como si las aseguradoras fueran hermanitas de la caridad que solo velan por la salud de sus pacientes, cubriendo gastos.

La realidad es que los beneficios son multibillonarios, y el desastre financiero que han arrastrado desde la caída de Leman Brothers… culpable. ¿Hemos pues exigir que las compañías de seguros nos paguen suntuosas cuotas por adelantado, debido al peligro que corren nuestros seguros y el dinero invertido por el elevado riesgo de quiebra y estafa financiera?

Pero incluso esto sería casi nivelar el fiel de la balanza. El negocio tabacalero de las aseguradoras es absolutamente legal, como legal es la mercantilización de la vida de la gente; horas de vida de la gente que se escapan en tiempo de salud por atención deficitaria y tiempo de trabajo – de vida, en definitiva – entregado para engrosar sus cuentas de beneficios. Mientras hacen también negocio con la enfermedad y la muerte.

No es suficiente con cobrar pólizas trescientas veces más  caras a los fumadores. ¿Cómo ganar todavía más dinero con la condición – de fumador – por la que ya has cobrado con creces de usurero? Pues siguiendo los pasos de la aseguradora Prudential, que tiene invertidos 1.384 millones de dólares en dos tabacaleras British American Tobacco - 871 millones -, fabricante de Lucky Strike, e Imperial Tobacco -513 millones -.

Su pariente americano, Prudential Financial Inc., es uno de los principales inversores de tres empresas del negocio del tabaco: Reynolds American, que fabrica Camel y Pall Mall, y Philip Morris, dueña de la marca Marlboro. Sus stocks ascienden a 264 millones de dólares. En la lista figuran otras aseguradoras como Sun Life - 1.000 millones en acciones - o MassMutual - 585,3 millones -.

“Detrás de cada multiplicación hay una gota de sangre de pato”
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad