Televisión

Televisión pública sin publicidad. Es posible

La corporación de radio-televisión pública francesa anuncia una nueva medida impulsada por su gobierno. Las emisiones carecerán de publicidad desde las 20 hasta las 6 horas. No se conforman con eso, sino que prevén acabar con la publicidad

0
0 votos
06-01-2009
Publicidad
       La medida ha sido acogida con diversas respuestas. Resulta curioso que los sindicatos se opongan frontalmente a esta resolución. Según ellos Sarkozy acumulara con esto más poder, ya que los “mass media” dependerán más de los erarios públicos. Actualmente la televisión pública francesa se había erigido como uno de los resortes más críticos con el presidente de la República. 
 
            Es cierto que la televisión pública dispondrá de menos recursos económicos provenientes de las empresas, pero ¿es esto realmente perjudicial para el contribuyente? En 2004, el presidente Zapatero anunció una reforma radical de la televisión pública, aconsejado por un renombrado “consejo de sabios”. Estos “sabios” fueron  posteriormente “ninguneados” y sus propuestas cayeron en saco roto. El corazón de estas propuestas se centraba en la autosuficiencia de la televisión pública, en la reducción de ingresos por publicidad y el aumento de estos a base de vetas de productos audiovisuales propios al exterior, al estilo de la británica BBC.
 
        Algo parecido a esto que Zapatero despreció con soberbia es lo que se pretende aplicar en Francia. Un modelo de televisión pública que en Inglaterra ha demostrado una absoluta independencia del gobierno “de turno”. Basada en el servicio al ciudadano, y sustentado por la dependencia económica de este.
 
         Los trabajadores del ente público francés ya han convocado una huelga apoyada por los sindicatos mayoritarios. Habrá que observar atentamente como se desarrolla esta medida, y si Sarkozy es realmente el beneficiado. En cualquier caso la resolución pretende ofrecer un servicio público en el que los índices de audiencia no sean el único medio para valorar la calidad de la televisión.
 
           Cabrá esperar cual es la respuesta que los espectadores y contribuyentes dan a esta realidad. Solo así descubriremos quienes son los verdaderos beneficiados de esta nueva televisión pública gratuita y “sin anuncios”.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad