Sanidad

Epidemias de nuestro tiempo

Decirle a alguien come menos y haz ejercicio no ha funcionado ni funcionará. Decirle a la gente que coma más frutas y verduras frescas es muy bonito, pero sólo es posible para las clases más acomodadas.

0
0 votos
29-06-2009
Publicidad
Sólo hay una forma de ganarle terreno a la epidemia, o fabricando versiones saludables y equilibradas de la comida que hoy fabrican las multinacionales alimentarias o tratar de levantar un movimiento de masas para erradicar una epidemia de la única forma que puede ser erradicada. Sólo hay una forma de ganarle terreno a la epidemia, o fabricando versiones saludables y equilibradas de la comida que hoy fabrican las multinacionales alimentarias o tratar de levantar un movimiento de masas para erradicar una epidemia de la única forma que puede ser erradicada.
    Hoy se pone en cuarentena turistas en hoteles y viajeros en cruceros cuando se detecta un caso de una gripe, como es la porcina, que no es virulenta. ¿Por qué no se pone en cuarentena a los que tienen riesgo de sufrir y exender la epidemia del cáncer, la diabetes…?

    Escuelas populares de cocina, sanatorios de rehabilitación dietética, restaurantes, supermercados que tengan como filosofía el 40-30-30. No se trata de privarse de nada, sino de levantar un movimiento de masas, social, económico, político que permita erradicar lo que en los años 60 y 70 podía ser parásitos e infecciones, hoy son cánceres y diabetes.

    El problema del colapso del sistema sanitario en los países desarrollados provoca los más enconados debates y enfrentamientos entre defensores de uno u otro, público o privado, sistema de gestión.

    El envejecimiento de la población y el auge de enfermedades crónicas viene siendo la constante en los análisis de los gestores sanitarios. La tendencia imparable es poner la sanidad en manos de quien menos pérdidas signifique a las arcas públicas, lo cual amenaza con instaurar de forma cada vez más despiadada el “tanto tienes, tanto vives” que ya venía rigiendo, aunque en forma amortiguada, los sistemas actuales.

    ¿Cuáles son estas enfermedades ccrónicas? La primera enfermedad crónica que amenaza el colapso del sistema sanitario es la creciente epidemia de diabetes de tipo 2. Es la ma´s cara de todas laas enfermedades, porque los pacientes acaban gravemente debilitados pero puefden vivir muchos añsos en esta condición. Es la principal causa de ceguera y amutaciones, principal desencadenante de las enfermedades del corazón y causa común de la insuficiencia renal. En EEUU cuesta más de 200.000 dólares al año mantener con vida a un paciente que necesita diálisis. La diabetes cuesta a la sociedad norteamericana 132.000 millones de dólares.

    Se calcula que al año un 7% de los americanos adulos tienen diabetes de tipo 2. Llegar al 10% implicaría un colapso sanitario. No importa si la sanidad es pública, privada o mixta. Quebrará el sistema. Las cardiopatías, el cáncer o el Alzheimer golpean cada vez más pronto y afectan a un número cada vez mayor de personas.
    Se calcula que un tercio de los niños nacidos después del 2000 desarrollan diabetes tipo 2 en algún momento de su vida y tienen mayor riesgo de padecer estas enfermedades.  Casi el 80% de los gastos de las grandes aseguradoras privadas se destinan a pagar este tipo de enfermedades. Las cuotas suben, casi 40 millones de estadounidenses no pueden permitirselas y los empresarios limitan el número de contratos nuevos con las aseguradoras.

   Si los médicos cobraran primas por mantener el equilibrio hormonal del cuerpo dentro del límite saludable, sería una forma de orientar la práctica médica hacia la prevención en un porblema de salud pública de magnitud epidémica. Si no lo consiguieran, percibirían el salario base por tratar los síntomas de la enfermedad crónica. Quizás así utilizarían las instalaciones a su alcance para crear cursos, talleres, fomentar cooperativas, lanzar iniciativas de sanatorios… a nivel de barrio.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad