Nuevo gobierno de Izquierda en El Salvador

Los retos del gobierno de Funes

El periodista, que se desempeño por más de 12 años frente al programa televisivo "La Entrevista", recibió la banda presidencial de manos del presidente de la Asamblea Legislativa, Ciro Cruz Cepeda, acto catalogado de histórico para el paí

0
0 votos
04-06-2009
Publicidad
La generación de empleo, inversión social y seguridad serán prioridad en el primer gobierno de izquierda que asumió ayer bajo el mando de Mauricio Funes, que según el último sondeo, tiene el 80% del respaldo de la población para gobernar el paí­s en el próximo quinqueneo. Durante su primer discurso como Presidente de la República de El Salvador, Funes destacó que el "pueblo pidió un cambio y el cambio comienza ahora". Asimismo, hizo una mención especial de su hermano Roberto y su hijo Alejandro, como sus dos seres queridos que "hubieran querido estar presentes presenciando este momento". La generación de empleo, inversión social y seguridad serán prioridad en el primer gobierno de izquierda que asumió ayer bajo el mando de Mauricio Funes, que según el último sondeo, tiene el 80% del respaldo de la población para gobernar el paí­s en el próximo quinqueneo. Durante su primer discurso como Presidente de la República de El Salvador, Funes destacó que el "pueblo pidió un cambio y el cambio comienza ahora". Asimismo, hizo una mención especial de su hermano Roberto y su hijo Alejandro, como sus dos seres queridos que "hubieran querido estar presentes presenciando este momento".
El periodista, que se desempeño por más de 12 años frente al programa televisivo "La Entrevista", recibió la banda presidencial de manos del presidente de la Asamblea Legislativa, Ciro Cruz Cepeda, acto catalogado de histórico para el paí­s, que después de 20 años de ser gobernado por la derecha pasa a ser gobernado por la izquierda.

El primer gobierno de izquierda tiene previsto ejecutar en los primeros 100 dí­as el Plan Anticrisis Económica que tiene un fondo inicial de $475 millones de dólares, de este monto se tiene al menos la mitad, el que será encaminado a sectores claves. Asimismo, anunció la creación de la Banca Estatal Productiva, para orientar créditos a los sectores que hasta hoy fueron desprotegidos.

En el rumbo de disminuir los efectos de la crisis también se tiene programado la generación de 100 mil empleos, la construcción de 25 mil viviendas urbanas y la entrega de un bono en el 2010 de educación para los niños y jóvenes del paí­s.

Funes explicó que la entrega del bono de educación beneficiará a más de un millón de niños y jóvenes a los que se les entregara útiles y uniformes. Reveló además, que su gobierno entregará una pensión básica a los adultos mayores en 100 municipios pobres.

Asimismo, tiene previsto ampliar el programa que hasta hoy se llamó Red Solidaria y que en su gobierno se llamará Comunidades Solidarias Rurales, además, el impulso del programa de alimentación en centros educativos que beneficiará a unos 500 mil niños, todos estos programas serán parte del Sistema de Protección Social que impulsará en el quinquenio.

En la sesión solemne correspondiente para el 1 de junio, que se instaló con la presidencia de 83 diputados y diputadas, Funes también hizo énfasis en su lucha por construir un gobierno de "Unidad Nacional" tal y como lo anunció después de ser electo como Presidente de la República.

El proyecto de gobernar bajo un modelo de "Unidad Nacional" tienen como base la inclusión social, la ampliación de los servicios básicos, la modernización de las instituciones "por eso el llamado y apoyo de todos los sectores" del paí­s en construir este modelo.

"Nosotros no tenemos el derecho de equivocarnos, fue un largo camino que tuvo que recorrer el pueblo para este dí­a, ningún sacrificio fue inútil" dijo.

Funes también recalcó que su gobierno y gabinete tendrá la responsabilidad de "evitar los errores del pasado, no haremos lo que algunos hicieron mal, gobernar para unos pocos, ser parte del crimen organizado y permitir la corrupción".

El mandatario electo de forma constitucional se comprometió a vencer la pobreza, trasformar el paí­s y modernizarlo pero sobre todo "recuperar el tiempo perdido después de 20 años".

"El desafí­o es que los próximos 5 años valgan por una década", sentenció el mandatario en una ceremonia donde el lí­der religioso el obispo de San Salvador Monseñor, Óscar Arnulfo Romero, fue su guí­a.


¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad