Fidel Castro critica las declaraciones de Clinton

Un exabrupto nada diplomático

Fidel Castro, criticó a la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, por poner condiciones a un posible "diálogo abierto" entre Estados Unidos y Cuba.

0
0 votos
03-06-2009
Publicidad
En un artí­culo intitulado "Los aplausos y los silencios", difundido el dí­a 2 en los medios locales, Castro se refirió a la declaración de Clinton referida a la posible reanudación de conversaciones bilaterales sobre migración y el enví­o directo de correo. En un artí­culo intitulado "Los aplausos y los silencios", difundido el dí­a 2 en los medios locales, Castro se refirió a la declaración de Clinton referida a la posible reanudación de conversaciones bilaterales sobre migración y el enví­o directo de correo.
Las declaraciones de la jefa de la diplomacia estadounidense se produjeron en El Salvador durante una reunión ministerial sobre comercio global que coincidió con la toma de posesión del nuevo presidente salvadoreño, Mauricio Funes, la ví­spera.

Clinton agregó que "habrá un diálogo abierto tan pronto como haya cambios sobre derechos humanos y movimientos hacia la democracia en Cuba". Fidel Castro calificó la declaración de "exabrupto nada diplomático" y se preguntó si era necesario lanzar esa "humillante y prepotente" advertencia. "Cuál es la 'democracia' y los 'derechos humanos' que Estados Unidos defiende?", cuestionó también Castro, de 82 años.

Dentro de la OEA "nunca se vio tanta rebeldí­a" de los paí­ses latinoamericanos como la vivida en la sesión de la ví­spera, aseguró el miércoles el ex presidente Fidel Castro.
En sus "Reflexiones", que periódicamente difunde la prensa cubana, Castro se dedicó a analizar las intervenciones de varios presidentes durante la reunión de la Organización de los Estados Americanos, OEA, el martes en San Pedro Sula, Honduras.

"Al resistir las agresiones del imperio más poderoso que haya existido jamás, nuestro pueblo luchó por los demás pueblos hermanos de este continente. La OEA fue cómplice de todos los crí­menes cometidos contra Cuba", expresó Castro en su artí­culo con relación a las presiones impuestas por Washington para que la isla cambie de sistema.
Los representantes de los paí­ses del continente se pasaron la mayor parte de su primera sesión el martes discutiendo sobre qué hacer con Cuba, suspendida del organismo en 1962 y que ahora varios miembros quieren reincorporar pese a la negativa estadounidense.

Al hacer referencia a la ceremonia de investidura de Funes, apuntó que el nuevo presidente salvadoreño desató "un ensordecedor aplauso y gritos de júbilo" al anunciar que su paí­s y Cuba retomarán sus relaciones diplomáticas, interrumpidas hace casi 50 años.

Castro enfatizó que, sin embargo, muy pocos aplaudieron a Estados Unidos cuando fue citado por Funes. "En determinadas circunstancias, no sólo las palabras hablan por sí­ mismas, sino también los aplausos y los silencios", concluyó Castro.

"Cuba no es enemiga de la paz, ni reacia al intercambio o la cooperación entre paí­ses de diferentes sistemas polí­ticos, pero ha sido y será intransigente en la defensa de sus principios", agregó.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad