Opinión

El Limbo de Zapatero

Que el presidente del gobierno, sea un irresponsable es una cosa, que pretenda hacernos tan irresponsables como él, es otra muy distinta.

0
0 votos
03-06-2009
Publicidad
A nadie sorprende a estas alturas, que las decisiones del presidente, -muchas de ellas- sobre todo, las que no tienen nada que ver con cuestiones económicas, al menos en un primer lugar, parece que son tomadas -así­ a la ligera- sin pensar las consecuencias que puedan tener, ya se encargará su equipo -ministerio- a quien por -imperativo legal- le corresponda lidiar con ese -embolao- A nadie sorprende a estas alturas, que las decisiones del presidente, -muchas de ellas- sobre todo, las que no tienen nada que ver con cuestiones económicas, al menos en un primer lugar, parece que son tomadas -así­ a la ligera- sin pensar las consecuencias que puedan tener, ya se encargará su equipo -ministerio- a quien por -imperativo legal- le corresponda lidiar con ese -embolao-
Nunca sabremos de los rumores que, dicen que -no ya el PSOE- sino que su mismo grupo parlamentario no está al tanto del contenido del discurso que su jefe dará cada vez que se sube a la tribuna y menos cual es su posición.
Pero esto, que parece a todas luces, una contradicción y una sensación de falta de unanimidad, se convierte rápidamente en una ventaja, pues traslada a la opinión pública, la idea de que en el mismo partido también hay -aparentemente – diferencias.
Este principio democrático, es demolido de hecho, pues el debate se genera, en torno a,  1º se conocía o no, tal o cual decisión,  2º si este ministro u otro, le parece mal o bien, esta decisión, nunca sobre  consecuencias prácticas y su repercusión social.

Así, como el hacer política, nada tiene que ver con lo que uno piensa, no repara en las consecuencias prácticas que lleva consigo  su aplicación y cumplimiento.
Que el presidente del gobierno, sea un irresponsable es una cosa, que pretenda hacernos tan irresponsables como él, es otra muy distinta.

Permitir que una menor de 16 años pueda abortar, no ya sin el consentimiento de los padres, sino decretar por ley que no hace falta que estos lo sepan, argumentando que
-así esta decisión no está influida por la opinión de los padres- dice textualmente Zapatero, como si todo o casi todo, lo que piensan los menores, no esta, influenciado, en -mayor o menor medida- por lo que piensan sus padres, su entorno y su círculo de amistades de amistades – siempre hay un sujeto,  Zapatero-
Pero aún hay mas: si es inaceptable que el estado legisle que es lo que se debe pensar y lo que no, carece calificación, que el mismo presidente decrete eximir de responsabilidad al mismo gobierno, al que realiza la acción, por que es menor y a su representante legal, porque no lo sabe y no tiene porqué saberlo, deja
Siendo de una inconsciencia brutal, lo más grave es de esta medida es que deja en limbo y sin ninguna protección legal esta decisión, -si se aplica sienta precedente jurídico, aun sin caso-  ya que es menor de edad, no tiene responsabilidad, penal, tampoco los padres  recordemos – no lo saben- y que decir del hospital público que realice la intervención, ¿que responsabilidad se le puede exigir, si surge alguna complicación?, eso si no se opone previamente por objeción.

Tan listo que es Zapatero, se cae de culo: considerar, -pretender- que: quitando la decisión a los padres elimino la disyuntiva moral que supone esta decisión: no te enteras no decides, al no decidir , otros deciden por ti, pensar así es ponerse al mismo nivel que la niña -madre hermana- del anuncio: tengo el mejor muñeco de mi habitación: -este es verdad- quizás estemos ante una campaña encubierta de fomento dela natalidad –infantil-.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad