Los ganaderos piden acabar con los abusos de los monopolios comerciales

Entonces, sin vacas; ahora, sin leche

En el sector lácteo, fue la desaparición de tantas explotaciones ganaderas que nos dejaron sin vacas, prácticamente sin capacidad para cubrir la demanda. Ahora dejarnos sin la poca leche que nos queda

0
0 votos
05-06-2009
Publicidad
Hace ya años que, a raí­z de la entrada de España en la Unión Europea, el gobierno socialista español de entonces aceptó un sistema de cuotas para la agricultura, la ganaderí­a y la pesca que supuso la dramática destrucción de una gran parte del tejido productivo existente en esos sectores. Porque, por un lado, no se tuvo en cuenta las necesidades reales de la población española ni los intereses económicos nacionales, y, por otro lado, no se condicionó a una modernización sistemática de esos sectores, transformándolos y haciéndolos competitivos. En el sector lácteo, aquello supuso la desaparición de tantas explotaciones ganaderas que nos dejaron sin vacas, prácticamente sin capacidad para cubrir la demanda de la población española. Ahora, se trata de dejarnos sin la poca leche que nos queda.
 (EFE)
(EFE)
Hace ya años que, a raí­z de la entrada de España en la Unión Europea, el gobierno socialista español de entonces aceptó un sistema de cuotas para la agricultura, la ganaderí­a y la pesca que supuso la dramática destrucción de una gran parte del tejido productivo existente en esos sectores. Porque, por un lado, no se tuvo en cuenta las necesidades reales de la población española ni los intereses económicos nacionales, y, por otro lado, no se condicionó a una modernización sistemática de esos sectores, transformándolos y haciéndolos competitivos. En el sector lácteo, aquello supuso la desaparición de tantas explotaciones ganaderas que nos dejaron sin vacas, prácticamente sin capacidad para cubrir la demanda de la población española. Ahora, se trata de dejarnos sin la poca leche que nos queda.
                Ahora, la industria transformadora del sector de la leche y los ganaderos, a través de los responsables de la interprofesional de la industria láctea, considera que la actual política del sector comercial supone poner en peligro el futuro, tanto de los ganaderos de leche nacionales como de las propias industrias. Y denuncia que ello se debe a la aplicación de unos márgenes elevados para la leche con marca del fabricante, lo que reduce sus ventas, y bajos márgenes en la leche con su marca. Igualmente, denuncia los márgenes elevados en otros países comunitarios para la marca de distribución, acercando la misma al precio del fabricante, mientras en España los márgenes son mínimos. Y, así mismo, denuncia importaciones masivas de leches ya envasadas y productos derivados desde el exterior a bajos precios en base a leches excedentarias que reducen las ventas de la leche de producción nacional.
            Una vez que los representantes políticos de las potencias dominantes en la Unión Europea, y en este sector, especialmente, Francia, consiguieron destruir, mediante la política de cuotas de producción, una parte muy importante del tejido productivo y dejándolo por debajo del nivel de consumo de la población española; ahora se suman los monopolios de distribución alimentaria con sus prácticas abusivas. Aprovechándose de la escasa producción nacional de leche para cubrir nuestras necesidades, inundan las cadenas comerciales con leche importada.
            Hay que defender los intereses nacionales frente a las imposiciones de otros países europeos aplicadas como decisiones de la Unión Europea. Hay que regular el sector comercial para acabar con los abusos de los monopolios de distribución y comercialización alimentaria. Como ha declarado hoy Francisco Sosa Wagner, cabeza de lista de UPyD al Parlamento Europeo: “Hay que hacer políticas que salven la producción de leche en España. Hay que revisar el acuerdo de supresión de cuotas lácteas. La defensa de los intereses de estos colectivos es la defensa del país. Cerrar explotaciones es abandonar el campo y es acabar con España”. Estamos radicalmente de acuerdo.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad