Música

¡Cuidao , que vuelven los Beastie!

Desplegando una marabunta de creatividad a medida que mas y mas seguidores iban apostando por su locura punk hip hopera

0
0 votos
01-06-2009
Publicidad
Veinte años después del lanzamiento de "Licensed to ilI", Beatie Boys publican un recopilatorio audiovisual de su extensí­simo y popular trabajo. Hijos del hardcore punk, han creado una forma no solo particular sino prácticamente única de moverse por el hip hop escribiendo historia. Un recopilatorio más que recomendable para los coleccionistas de lo imprescindible. Veinte años después del lanzamiento de "Licensed to ilI", Beatie Boys publican un recopilatorio audiovisual de su extensí­simo y popular trabajo. Hijos del hardcore punk, han creado una forma no solo particular sino prácticamente única de moverse por el hip hop escribiendo historia. Un recopilatorio más que recomendable para los coleccionistas de lo imprescindible.
Nacidos en 1979, pero no fue hasta siete años después que parieron el mítico “Licensed to ill”, después de patearse los clubs y ganar una oportuna demanda a la British Airways de 40.000 dólares por utilizar una canción suya sin su permiso.

Rick Rubin produjo ese trabajo en el 86, que rompió los esquemas en enloquecidos recorridos desde el trash “No Sleep till Brooklyn” hasta el electro “Brass Monkey”. Después del estallido del éxito, los enfrentamientos por los continuos incumplimientos de contrato por parte de la discográfica – Def Jam – les llevó a trabajar con Capitol Records y en 1989 a editar “Paul´s Boutique”: sampling, funk y psicodelia vertida .

Tres años más pasaron hasta que publicaron “Check Your Head”, volviendo al morreo con el hardcore punk, y sin pudor. Los Beatie boys nunca se han andado con chiquitas. Otra cosa será los añadidos truculentos, o de provocación necesaria – no es posible decir que se existe si hay tantas cosas haciendo ruido y nadie te presta atención; mejor ser tú quien lo haga -, pero los giros han sido bruscos.

Terminado Check your head , fundan Grand Royal, sello en el que editarán más de un centenar de referencias: discos de Luscious Jackson –el grupo de Kate Schellenbach -, Ween, Bis o At The Drive-In llevarán impreso en su reverso el marchamo de la escalera de color. Hasta que “montañas de deudas, activos menguantes y las crueles condiciones del mercado” obligaron a bajar la persiana.

En el 94 publican “III Comunication” el álbum de mayor éxito de la banda. Nueve discos más hasta The Mix-Up, en el 2007.

Pocos grupos norteamericanos han crecido y se han desarrollado como los Beastie Boys. Desplegando una marabunta de creatividad a medida que mas y mas seguidores iban apostando por su locura punk hip hopera. Todo porque sí y porque les da la gana; puede decirse que lo transmiten en cada nota, más allá de las alaracas y vestimentas. Vamos, que no es una pose y, además, no tienen que demostrarlo. Todo y que políticamente han funcionado como un pato mareao que no sabe por dónde está el agua.

Siempre ha de tenerse algo de los Beastie boy en la fonoteca. Aunque a uno no le gusten. Es como una biblioteca sin Garccía Marquez, pero en bruto… por eso García Marquez le gusta a todo el mundo, y Beastie Boys no.

Insisto. 
 
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad