Rusia potencia el Tratado de Seguridad Colectiva en Asia Central

Rusia crea su propia "OTAN" en Asia Central

Si Moscú logra mantener su economí­a a flote y ser la locomotora para el resto de sus socios, podrá aspirar a ser lí­der en el espacio postsoviético.

0
0 votos
30-05-2009
Publicidad
Moscú ha interpretado que el anunciado incremento de tropas de Obama en Afganistán no está relacionado con el proclamado objetivo de combatir a los "talibanes", sino que más bien se trata de otro intento de los estrategas del Pentágono de envolver tanto a Rusia como a China en Eurasia para poder mantener el dominio militar global. Por ello, Rusia está actuando para asegurar su área de influencia en Asia Central. No es sorprendente que el Kremlin haya reaccionado frente a esos planes de EE UU para Asia Central. Con varias republicas exsoviéticas, dio hoy dos importantes pasos para reforzar la seguridad en su flanco sur.
 Reforzar el potencial bélico de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) y transformar esta alianza, que incluye a las cinco naciones citadas más Armenia y Bielorrusia, en una entidad similar a la OTAN que es el objetivo marcado por el presidente de Rusia, Dmitri Medvédev. (EFE)
Reforzar el potencial bélico de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) y transformar esta alianza, que incluye a las cinco naciones citadas más Armenia y Bielorrusia, en una entidad similar a la OTAN que es el objetivo marcado por el presidente de Rusia, Dmitri Medvédev. (EFE)
Moscú ha interpretado que el anunciado incremento de tropas de Obama en Afganistán no está relacionado con el proclamado objetivo de combatir a los "talibanes", sino que más bien se trata de otro intento de los estrategas del Pentágono de envolver tanto a Rusia como a China en Eurasia para poder mantener el dominio militar global. Por ello, Rusia está actuando para asegurar su área de influencia en Asia Central. No es sorprendente que el Kremlin haya reaccionado frente a esos planes de EE UU para Asia Central. Con varias republicas exsoviéticas, dio hoy dos importantes pasos para reforzar la seguridad en su flanco sur.
En primer lugar, Rusia y Kirguistán sellaron este viernes el acuerdo que permite a la aviación militar rusa permanecer por lo menos medio siglo en ese estratégico paí­s de Asia central. Esta noticia adquiere doble importancia en el contexto de la decisión de signo contrario que tomó Kirguistán, en febrero pasado, de exigir a Estados Unidos y la OTAN, tras rescindir el respectivo contrato de arrendamiento, que abandonen la base aérea de Manás, fundamental en la logí­stica de su operación en Afganistán, en un plazo de 180 dí­as que vence el 18 de agosto siguiente. Rusia, que hasta ahora habí­a emplazado en Kant cinco cazabombarderos, una docena de helicópteros y un avión de transporte, así­ como cerca de 400 militares, se dispone a ampliar el número de aviones e hizo pública su intención de reconstruir las pistas de esa base aérea para que puedan usarlas sus bombarderos estratégicos.

Rusia planea reconstruir y ampliar la base de Kirguistán, para utilizar la como centro de operaciones aéreas que de cobertura a la Fuerza Colectiva de Reacción Rápida que los siete paí­ses miembros de la OTSC decidieron crear en febrero pasado. La Organización del Tratado de Seguridad Colectiva Es una organización regional internacional de carácter polí­tico-militar creada en el marco de la Comunidad de Estados Independientes (CEI). La integran Rusia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguizistán, Tayikistán, Armenia y Uzbekistán.

El segundo paso dado por Rusia este viernes para reforzar su flanco sur guarda estrecha relación con lo anterior. Tras casi cuatro meses de intensas negociaciones diplomáticas, Rusia y socios de la OTSC -Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán-, terminaron hoy de concordar los documentos que los presidentes de estos paí­ses, al reunirse en Mosccú el 14 de junio, tienen previsto firmar para formalizar la creación de las KSOR (por sus siglas en inglés),Fuerza Colectiva de Reacción Rápida. A partir de la semana entrante, en sucesivos encuentros en la capital rusa, los ministros de Defensa, los secretarios de los consejos de seguridad y los cancilleres de los siete paí­ses discutirán detalles técnicos complementarios. Poco ha trascendido sobre la composición de las fuerzas de reacción rápida, salvo que tendrán entre 10 mil y 20 mil efectivos, de los cuales Rusia aportará unos 8 mil. Tendrán bases permanentes y el armamento más moderno.

Paralelamente, avanza la negociación para formar la agrupación de tropas ruso-centroasiática de la OTSC, en Asia central. El sistema de seguridad colectiva establece que debe haber agrupaciones en tres regiones, pero hasta ahora sólo existen en dos: en el Cáucaso, la ruso-armenia, y en Europa oriental, la ruso-bielorrusa. Rusia espera que con esas tres grandes agrupaciones de tropas, la OTSC se convierta paulatinamente en un auténtico bloque militar, equiparable a la OTAN, pero para ello aún será necesario superar serios escollos, como son la legislación de varios paí­ses miembros y la reticencia de algunos de sus mandatarios.

La prensa rusa se hace eco de la noticia. Cinco paí­ses postsoviéticos - Kazajstán, Kirguizia, Rusia, Tayikistán y Uzbekistán - crearán un poderoso grupo de tropas en el Asia Central, escribe hoy el diario ruso Kommersant. "Será una estructura estrictamente militar formada para garantizar la seguridad del Asia Central ante una agresión externa", explicó a este diario una fuente del Ministerio ruso de Exteriores. El periódico recalca que el plan contribuirá a reforzar el potencial bélico de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) y transformar esta alianza, que incluye a las cinco naciones citadas más Armenia y Bielorrusia, en una entidad similar a la OTAN que es el objetivo marcado por el presidente de Rusia, Dmitri Medvédev.

El futuro "grupo centroasiático" estará conformado por unidades blindadas y de artillerí­a de Kazajstán, Kirguizia, Rusia, Tayikistán y Uzbekistán, así­ como por las fuerzas navales presentes en el Mar Caspio, precisó Vitali Strugovéts, portavoz de la OTSC. El núcleo de este grupo, agregó, será la Fuerza Colectiva de Reacción Rápida que los siete paí­ses miembros de la OTSC decidieron crear en febrero pasado.

Su composición numérica se mantiene por ahora en secreto pero Strugovéts dio a entender que será una fuerza impresionante. En el marco de la OTSC, recordó, ya existen grupos militares integrados por Armenia y Rusia, así­ como por Bielorrusia y Rusia. Este último, por ejemplo, incluye al conjunto de las Fuerzas Armadas de Bielorrusia más todo lo que Rusia tiene en la zona occidental.

Rusia tiene como objetivo incluir en el La Organización de Seguridad Colectiva a Osetia del Sur y Abjasia. El ministerio de Asuntos Exteriores ruso se limitó a explicar que estaban preparando por instrucción del presidente Medvedev varios tratados de "paz, cooperación y asistencia mutua" con Osetia del Sur y Abjazia. Fuentes abjazas señalaron que cederí­an su representación exterior al gobierno ruso. Moscú también planea instalar dos bases militares en Abjazia y una en Osetia del Sur, según citó la agencia Interfax.

Si Moscú logra mantener su economí­a a flote y ser la locomotora para el resto de sus socios, podrá aspirar a ser lí­der en el espacio postsoviético y la OTSC será un elemento estabilizador y de garantí­a de ese liderazgo. Rusia como un poder del status quo también tiene atractivos para los gobiernos locales en Asia Central. Lo que es más importante es que existe una profunda inquietud en las capitales centroasiáticas por la crisis afgana, la estrategia de EE.UU. en Afganistán y la determinación de la OTAN para ganar la guerra.

Para Rusia, el éxito reside en el fortalecimiento de los lazos de integración, acercamiento con sus vecinos y un fortalecimiento de la cooperación. Para EE UU, al contrario, el éxito significa distanciar esos paí­ses de Rusia, una reorientación hacia centros externos de poder orientada a impedir un renacimiento del imperio ruso.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad