Educación

A perro flaco…

En el caso de que apruebe todo quedará en una ayuda de satisfactorios resultados. Si suspende la beca deberá ser devuelta

0
0 votos
29-05-2009
Publicidad
El Gobierno ha decidido invertir 1.350 euros al año para intentar evitar que aquellos estudiantes que están al borde del abandono lo hagan. Se trata de becas para los alumnos del los programas de cualificación profesional inicial - PCPI, la antigua garantí­a social -, con el objetivo de resolver que aquellos que ya hayan repetido varias veces y no haya posibilidades, o previsión, de que vayan a aprobar ahora, reciban ayuda y una alternativa, o préstamo, depende de cómo se mire. El Gobierno ha decidido invertir 1.350 euros al año para intentar evitar que aquellos estudiantes que están al borde del abandono lo hagan. Se trata de becas para los alumnos del los programas de cualificación profesional inicial - PCPI, la antigua garantí­a social -, con el objetivo de resolver que aquellos que ya hayan repetido varias veces y no haya posibilidades, o previsión, de que vayan a aprobar ahora, reciban ayuda y una alternativa, o préstamo, depende de cómo se mire.
Las becas estarán totalmente condicionadas por los aprobados del estudiante. En el caso de que apruebe todo quedará en una ayuda de satisfactorios resultados. Si suspende la beca deberá ser devuelta. Se entiende que estas becas serán otorgadas a alumnos pertenecientes a familias con las rentas más bajas.

Simultáneamente el Gobierno ha aprobado otro tipo de becas – 2.800 euros – destinadas a ayudar a los hijos de familias más castigadas en sus condiciones de vida, que desean estudiar en la universidad, “evitando así que se ponga a trabajar”

Siendo el gasto en becas en España uno de los más bajos de Europa con una diferencia de 13 puntos – 0,8% del PIB español frente al 0,25% de la media de gasto europeo -, es de esperar que no sea esta una heredera de la Ley de Dependencia, basada en el golpe fantástico de presupuesto. Y es fantástico porque es una fantasía. Ahí están las personas dependientes y las decenas de asociaciones para corroborarlo.

El comunicado del Ministerio hace un total despliegue de las diferentes modalidades en uso y mejora, de las posibles becas que pueden obtenerse: “un estudiante de una familia de cuatro miembros con una renta anual de 27.069 euros tendrá derecho a la beca de escolarización - 575 euros para estudios no universitarios, a los que se sumarían 202 euros en caso de vivir en una ciudad de más de 100.000 habitantes -. No tendrán que pagar la matrícula de la carrera universitaria las familias de cuatro miembros por debajo de 38.831 euros de renta. Y un alumno que se vaya a estudiar fuera de su comunidad - beca de movilidad con residencia -, recibirá 3.303 euros si su familia no gana más de 36.421 “

Pero aparte de la prevención, ¿a dónde nos lleva esta línea de Mr. Parche? ¿Para cuándo una reforma educativa que cuestione los pilares sobre los cuales se han construido los fundamentos modernos de nuestro sistema educativo? ¿Qué se pretende sobrecargando a los padres gracias a los suspensos de sus hijos?... cargar también sobre los hijos, es la respuesta. Si el Ministerio nos explica todos los mecanismos, medios y sobreesfuerzo que se ha hecho para asegurar la asistencia educativa, pedagógica y necesaria para aborda un cambio garantizando unos resultados excelentes solo en el primer trimestre. Porque si no, todo quedará en una nueva vía abierta para el endeudamiento familiar. Y a perro flaco no pueden ser todo pulgas.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad