Corresponsalí­a asturias

Frente a los despidos, unidad y lucha

Se trata de filial de promociones telefónicas de Konecta BT, un grupo de origen andaluz que ha despedido a estos 82 trabajadores, o más bien trabajadoras ya que la gran mayorí­a son mujeres

0
0 votos
29-05-2009
Publicidad
   Los trabajadores de la empresa Konecta BTO celebraron ayer una asamblea para decidir las acciones a tomar con respecto al despido de 82 de los 162 trabajadores que la empresa tiene en Asturias. Se trata de filial de promociones telefónicas de Konecta BT, un grupo de origen andaluz que ha despedido a estos 82 trabajadores, o más bien trabajadoras ya que la gran mayoría son mujeres, en su filial asturiana.
 
   Ante los despidos, la empresa los achaca a la merma de la carga de trabajo, aunque desde el comité de empresa dudan de los argumentos ya que encuentran los datos “difícilmente constatables”. En la asamblea decidieron un calendario de movilizaciones, entre las que cabe destacar la convocatoria a huelga para el próximo 3 de junio. Los despidos se producen en una situación de extinción de contratos de fin de obra en la que estas trabajadoras quedan en una desprotección total y manifiestan su rechazo, no solo a los despidos, también a la forma en la que se hacen, ya que lo que la empresa se evita con esta decisión es el pago de las correspondientes compensaciones a las trabajadoras que quedan en la calle. Por eso, piden al Principado que tome cartas en el asunto y ponga medidas para que se solucione la situación y hacen hincapié a las ayudas que Konecta BT recibió para instalarse en Asturias, en un acto de apertura en 2.006 en el que  el presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, el del grupo empresarial, José María Pacheco, y el entonces alcalde de la ciudad, Santiago Rodríguez Vega  destacaban el carácter tecnológico e innovador del que disponía esta empresa y auguraban la creación de un gran número de puestos de trabajo. De manera que reclamando estas ayudas podría compensarse en algo los despidos, que es lo que la empresa quiere evitar, hacer borrón y cuenta nueva con la crisis a costa de los trabajadores.
 
   Por otra parte no podemos quedarnos sin destacar la fuerza que esta movilización cobra con la unidad de toda la plantilla, que como una piña se une, la unidad y la organización es el arma principal de la que dispone la clase obrera, y es una cuestión de principios que nos muestra la buena leche de nuestra gente, que cuando se unen, luchan en una sola dirección, en la que la unidad es una cuestión sana de principios.
 
   Los trabajadores sospechan el desvío de trabajo a otra empresa multinacional, y aunque queda por comprobar la veracidad de este hecho, comprobarlo y proponer un plan de viabilidad en el caso de que sea necesario es una solución para salvar de la quema a estas 82 trabajadoras.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad